Los detenidos como Luis D'Elía que, siendo presos políticos, están en pabellones con presos comunes reciben visitas masculinas una vez por semana.

D´ELIA UN MES PRESO DEL MACRISMO

En el dia de hoy domingo 7 de enero a la mañana Luis recibió a dos categorías de visitantes: familiares (los hijos y el yerno venido de Estonia) y los amigos.
Algunos militantes de su movimiento u otros como yo: simplemente amigos.

Por Néstor Piccone.

Los detenidos como Luis D’Elía que, siendo presos políticos, están en pabellones con presos comunes reciben visitas masculinas una vez por semana.

Un mes los domingos y otro mes los sábados.

Dos veces por semana reciben visitas femeninas.

En el dia de hoy domingo 7 de enero a la mañana Luis recibió a dos categorías de visitantes: familiares (los hijos y el yerno venido de Estonia) y los amigos.

Algunos militantes de su movimiento u otros como yo: simplemente amigos.

Tomamos mate, discutimos de politica (como siempre) comentamos novedades.

Luis está bastante mas informado, en su pabellón ahora hay 4 televisores y acaba de acceder a una radio.

No ven Netflix ni acceden al cable.

Solo los canales de TDA y gracias a que algunos compañeros de pabellón armaron una antena casera.

Luis se olvidó el mantel y el chucker en el pabellón asi que tuvo que acomodarse a los amargos y a desgranar las migas sobre la mesa de plástico (como las que vende Colombraro).

Como tenía ganas de afeitarse ( y un temblequeo en sus manos se lo impide) trajo la crema, las maquinitas descartables para que lo ayudáramos a hacerlo.

Tras un debate entre los presentes sobre la conveniencia o no de lucir barba se decidió satisfacer su deseo y accedimos a su pedido.

Esta vez me tocó a mí.

Nunca había afeitado a nadie que no fuera yo.

Quedó bastante bien. Un mimo ante tanta injusticia.

Fernando Esteche solo comparte con Luis el momento de las visitas.

Ni esa posibilidad tiene de estirar la discusión política algunas horas mas que la de las que ocupa el turno de visita.

Asi que aprovechamos para saludarlo también.

Para hacerla corta: si alguien quiere saber como está Luis les cuento o les digo lo que contesta su compañera Alicia Sanchez: ¿Luis? Luis está preso.

Esto no es una cadena, por eso lo firmo: Néstor Piccone.