Este nuevo año vamos a necesitar abrazos. De los que restauran el alma, de los que conjuran el dolor.

ABRAZOS

Por Marcelo Koenig

Abrazos, de los que nos sostienen, de los que nos contienen.
Abrazos de los que ya no están y de los que están siempre.
Abrazos en la lucha, abrazos de la esperanza.
Abrazos de justicia pero también para perdonar.

Por Marcelo Koenig

Este nuevo año vamos a necesitar abrazos.
De los que restauran el alma, de los que conjuran el dolor.
Abrazos, de los que nos sostienen, de los que nos contienen.
Abrazos de los que ya no están y de los que están siempre.
Abrazos en la lucha, abrazos de la esperanza.
Abrazos de justicia pero también para perdonar.
Necesitamos abrazos que nos unan para acabar con la injusticia que nos gobierna, con la oligarquía que nos desprecia, con la gendarmería de uniforme que nos reprime y con la gendarmería del pensamiento que con sus gorilopolios mediáticos nos dice lo que tenemos que pensar. Abrazos para los que pagan su consecuencia siendo presos políticos pero también a los que son perseguidos.
Para este año estamos preparando abrazos, para nuevos compañeros que se suman a construir sueños y para los que nunca aflojan.
Abrazos que nos dan fuerza, para que la fuerza nos acompañe. Abrazos de pasión y abrazos de cariño.
Abrazos de compañero que son los que nos constituyen, que nos impulsan, que no se pueden comprar ni ningunear.
Abrazos subversivos, abrazos peligrosos para los que son dueños de todo y se sienten dueños de las personas.
Vaya mi abrazo para vos este año, a cuenta de todos los que nos vamos a dar construyendo la victoria del pueblo.