“El rey está desnudo…” clama el niño en su inocencia, los súbditos inclinados, ahora lo ven…... (Dicho Popular)

AL REY DESNUDO SE LE VE EL PITITO

Por Jorge Rachid

Los procesos políticos que llevan al gobierno a los esquemas perversos neoliberales, que llegan siempre de la misma forma: por golpes militares, por proscripciones o por mentiras, todas herramientas perversas de la política, tienden a lograr dividir el espacio simbólico de las expectativas, lo cotidiano de la realidad. Lo denominan ellos, pos verdad.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

15 de diciembre 2017

Los procesos políticos que llevan al gobierno a los esquemas perversos neoliberales, que llegan siempre de la misma forma: por golpes militares, por proscripciones o por mentiras, todas herramientas perversas de la política, tienden a lograr dividir el espacio simbólico de las expectativas, lo cotidiano de la realidad. Lo denominan ellos, pos verdad.

Esas percepciones que corren por andariveles, por momentos paralelos y divergentes en otros, por alguna circunstancia histórica, chocan, poniendo al descubierto fragilidades no conocidas, conflictos no aclarados, crisis subyacentes de un gobierno que al cumplir órdenes off shore, entra en contradicciones y conflicto con el pueblo.

Es que en política, esto lo enseñó Perón, ni el gobierno hace lo que quiere, ni la oposición decreta la revolución.

Ni una ni otra, es el pueblo el que escribe la historia y es su protagonista absoluto, al cual deben acompañar las organizaciones políticas, sociales y de trabajadores, que forman parte del campo nacional, conformando así la masa crítica del movimiento nacional, en plena y dinámica recomposición permanente.

En este tiempo convulso, invadido de incertezas, que en el caso del gobierno son búsquedas alienadas de salidas fáciles, siempre a través de la represión como respuesta a los reclamos, ante la falta de justificación de políticas antipopulares.

Por otro lado, el pueblo en que se va conformando de a poco, un escenario más claro de esas políticas denunciadas por la oposición, pero  no absorbidas en medio de la avalancha mediática cómplice.

Es que el cumplimiento estricto de metas impartidas por el gobierno global a través del FMI, del Banco Mundial y de la OMC, coordinados por la embajada de EEUU, lesionan gravemente el cuerpo social del país, estructuralmente, intentando consolidar un modelo financiero agroexportador.

Eso es funcional a los intereses imperiales de los grandes Fondos de Inversión, que dinamizan los planes estratégicos de EEUU para América Latina, que pretenden consolidar, como su cuartel de El Álamo, aislado en México en el siglo XlX, cuando se robaron los norteamericanos, casi la mitad del territorio de ese país.

Ese diseño que el gobierno de Cambiemos pretende llevar adelante a sangre y fuego, incluye desde la recuperación de tierras originarias, preservadas por la misma Constitución Nacional, para los “inversores” extranjeros que ya se despliegan en la Patagonia Argentina, poniendo en riesgo la integridad territorial de nuestro país.

Ese proceder ya provocó por represión Mapuche dos muertos asesinados por fuerzas de seguridad, verdadero arsenal represivo al servicio de los más bajos intereses extranacionales.

A eso sigue son la represión social al reclamo salarial y a las políticas que amputan derechos adquiridos.

El gobierno neoliberal no admite disensos en sus políticas, oculta sus miserias como en el caso del submarino San Juan y la pérdida de 44 vidas, la misma cantidad de gendarmes muertos en un accidente, cuando mandó a reprimir de urgencia a Milagro Sala, ante la exigencia del gobernador Morales, que junto al genocida Blaquier de Ledesma y Uturbey de Salta, necesitaban desarticular la organización social Tupac, para explotar el Litio sin conflictos, torturando a su Líder hasta hoy.

No cesó tampoco desde el primer día de gobierno de denigrar, humillar, perseguir, encarcelar a la oposición con su herramienta favorita el Partido Judicial, llevando a juicio incluso medidas políticas del gobierno anterior, avaladas parlamentariamente.

O sea que el esquema represivo es una constante desde el primer día de gobierno que ha motivado desde movilizaciones masivas hasta el despliegue de infiltrados provocadores, para justificar su accionar represivo.

Esas movilizaciones, como el hecho electoral del año permitieron al campo nacional obtener pequeñas victorias, que en la resistencia, período en el cual transitamos la política hoy, limitan la capacidad de acción del enemigo y condicionan su capacidad de maniobra.

Se debe entender que en Resistencia al modelo neoliberal, esos logros, no siempre perceptibles por el conjunto del pueblo han permitido sobrevivir el ataque despiadado sobre el peronismo, logrando asimismo desarticular el fallo de la Corte del 2×1, postergar la Reforma Laboral y ahora frenar el trípode estructural ordenado por el FMI desde hace dos años, de recortar salarios y jubilaciones.

Lo lamentable es que son los mismos protagonistas, los mismos actores como en una película de terror, donde los protagonistas se meten en la casa siniestra con la inocencia propia del cine, pero que en la vida real suele consolidarse trágicamente, como está sucediendo hoy.

Pero como toda película termina bien, el protagonista menos esperado en el cine, pero conocido en la vida real, el pueblo, termina reaccionando y donde se sembraron vientos, se vienen cosechando tempestades, que sigue siendo aún repetida, una expresión maravillosa, que consolida la expresión de Perón:”cuando los pueblos agotan su paciencia, hacen tronar el escarmiento”.

Está sucediendo, el niño ya gritó y los que eran súbditos hasta ayer, se convierten en protagonistas hoy, cuando empieza a cerrarse otra etapa neoliberal.

JR/