Histórico triunfo fiscal reoxigena a Donald Trump

TRUMP AVANZA

Por Alfredo Jalife-Rahme

Más allá de la lista de “ganadores y vencidos” el Consejo Editorial del New York Times –portavoz oficioso del Partido Demócrata, enemigo confeso de Trump y ostensiblemente vinculado al megaespeculador George Soros– fulminó que la enmienda constituye un “atraco” impositivo histórico.

Por Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada (Méjico)
03/2/2017

El Capitolio de Estados Unidos, sede de las dos cámaras del Congreso de ese país, captado al amanecer del jueves pasado, mientras los senadores republicanos trabajaban en la reforma fiscal que fue aprobada en los primeros minutos de ayer 2 de diciembre de 2017.

Mientras la nación estadounidense dormía a las 2 de la madrugada del sábado 2 de diciembre, el Senado, de mayoría republicana –con un solo sufragio disidente de Bob Corker, quien seguramente será linchado en la plaza pública de Primero Estados Unidos (EU)–, votó en forma sonámbula una histórica reforma fiscal regresiva que reduce los impuestos de 35 a 20 por ciento a la reinante plutocracia, lo cual tendrá repercusiones negativas en el atribulado “México neoliberal itamita”, debido a la quizá masiva repatriación de los capitales foráneos –será mucho más perjudicial que el agónico cuan disfuncional TLCAN, donde ha hecho el ridículo el desbrujulado equipo mexicano repleto de entreguistas neoliberales que no entienden el significado geopolítico del trumpismo, con o sin Trump (https://goo.gl/PfCZiZ).

The Hill, cercano al opositor Partido Demócrata y consagrado a asuntos legislativos, concede mayor relevancia al estado de choque (sic) en el que se encuentra el equipo legal de Trump –por cierto, muy mediocre– debido a la confesión de las mentiras proferidas por el ex director de la DIA y ex teniente general Michael Flynn al fiscal Muller que pone en la picota las versiones de Trump (https://goo.gl/kRC4bu).

El asunto Flynn, anterior consejero de seguridad (sic) de Trump, no es menor y tendrá reverberaciones sobre la de por sí mancillada credibilidad del presidente, más que sobre su tambaleante cuan peculiar gobernabilidad (https://goo.gl/12ZH6t).

La mayúscula reforma fiscal concede una oxigenación al atribulado Trump colocado, bajo la espada de Damocles del fiscal bushiano Muller del Deep State (https://goo.gl/XwyDwS).

La histórica reforma fiscal plutocrática oxigena triplemente a Trump:

1) eclipsa en forma transitoria las cortopunzantes confesiones del ex teniente general Flynn que afectaron las cotizaciones de la bolsa al cierre del viernes;

2) quizá preserve, y hasta fortalezca, su mayoría el Partido Republicano en el Congreso en las elecciones intermedias de 2018, lo cual blindaría los intentos de defenestración (impeachment) –se necesitan dos tercios del Senado– de Trump, expuesto en sus pecados capitales, pero sin una sentencia ejecutoria, similar al síndrome Clinton y el vestido azul de Mónica Lewinsky bajo la protección de los Bush, y

3) podría propulsar a Trump a su nada descabellada relección en 2020, quien, como óptimo publicista, exulta que ya es imbatible (sic) (https://goo.gl/Kt5z21).

El portal Breitbart, de Steve Bannon –estratega e ideólogo de Trump–, arremetió contra el yerno ultraortodoxo Jared Kushner, quien se empinó al ex teniente general Flynn para realizar los contactos con la embajada rusa en Washington (https://goo.gl/JGyQTw).

Es probable que Trump arroje a su pérfido yerno bajo un autobús (https://goo.gl/WeKXVC) y quien puede fungir como un óptimo chivo expiatorio después de haberle propinado demasiados problemas en sus tratativas clandestinas en Medio Oriente, en el “México neoliberal itamita”, en sus escándalos inmobiliarios con China y ahora con la exhumación de su traición al ex director de la DIA.

Todo ello no puede acabar felizmente.

El fin de semana cerró en forma espléndida para Trump después de haber sufrido tres severos golpes, uno en su política interna con las obscenas confesiones de Flynn, y otros dos de pronóstico reservado en su política externa:

1) La desquiciante amazona Nikki Haley, embajadora de Trump en la ONU, amenazó destruir al régimen de Norcorea después del impactante ensayo de un cohete misilístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) por Pyongyang, susceptible de alcanzar Washington DC (https://goo.gl/jdromn).

¡Las desorbitadas amenazas apocalípticas de la embajadora nada diplomática Haley perturbaron las dos fronteras norteñas de Norcorea: Rusia y China!

2) El jefe de gabinete trumpiano, general John Kelly, filtró el inminente despido de Rex Tillerson como secretario de Estado, quien sería sustituido por el director de la CIA, Mike Pompeo, lo cual no ha sucedido en los recientes 120 años de la diplomacia estadunidense y refleja la fractura cosmogónica del gabinete (https://goo.gl/dcDXfw).

A juicio del Financial Times, “la histórica reforma lleva a Donald Trump más cerca del primer éxito legislativo de su presidencia (https://goo.gl/oh7SL8)” al significar un drástico recorte impositivo para las trasnacionales que llevan sus tasas al menor nivel en décadas(¡súper-sic!),con mas modestas reducciones para los contribuyentes individuales, mientras las acciones bursátiles beneficiadas son las financieras (¡supersic!) y las del resucitado sector energético.

Los líderes del Partido Republicano –Mitch McConnell, del Senado, y Paul Ryan, de la Cámara de Representantes– consideran a la nueva ley fiscal como vital para sus oportunidades de retener el control del Congreso en las elecciones intermedias del año entrante.

La enmienda del Senado tendrá que ser conciliada y acoplada con la otra legislación separada de la Cámara de Representantes (https://goo.gl/RzCify).

Sin contar a toda la pléyade de financieros provenientes de Goldman Sachs que hoy operan en el gabinete trumpiano –los israelí-estadunidenses Steven Mnuchin, de la Secretaría del Tesoro, y Gary Cohn, jefe de economistas de la Casa Blanca, y el mismo estratega Steve Bannon–, la plutocracia financierista alabó la enmienda del Senado, como Jamie Dimon, mandamás de JP Morgan Chase –vinculado a Trump Organization (https://goo.gl/8G7khF)– y jerarca del influyente grupo cabildero Business Roundtable.

No importa que, de acuerdo con el Joint Committee on Taxation, la enmienda plutocrática merme los ingresos en un mínimo de un billón de dólares (trillón en anglosajón) los próximos 10 años, lo cual abultaría el déficit fiscal (https://goo.gl/7yYNt9).

En una inverosímil voltereta, el pugnaz senador republicano John McCain exclamó que la enmienda mejoraría la competitividad estadounidense, estimularía la economía y otorgaría un extenso respiro atrasado impositivo a las familias de la clase media (sic).

Más allá de la lista de “ganadores y vencidos (https://goo.gl/5nvXnN)”, el Consejo Editorial del New York Times –portavoz oficioso del Partido Demócrata, enemigo confeso de Trump y ostensiblemente vinculado al megaespeculador George Soros– fulminó que la enmienda constituye un “atraco (¡supersic!) impositivo histórico (https://goo.gl/uw7wX3)”.

Los editores del portal financiero Bloomberg –propiedad de Michael Rubens Bloomberg, ex-alcalde de Nueva York (https://goo.gl/3HU3jK)– fustigan que el Congreso logró lo imposible con su reforma fiscal cuando los “republicanos consiguieron hacer peor (sic) un plan terrible (https://goo.gl/Dhw6mQ)”.

Mike Bird, del Wall Street Journal (2/12/17), aduce que los cambios fiscales de repatriación de las ganancias y la liquidez foránea de las trasnacionales de EU tendrán intensas reverberaciones en los mercados cuando pueden distorsionar la cotización de las divisas y asfixiar el financiamiento de firmas que se benefician del dinero colocado en el exterior.

¿Cuántos capitales serán repatriados desde el “México neoliberal itamita”?

www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

A %d blogueros les gusta esto: