Ahora el gobierno acusa al “Cuervo” Larroque como un socio de la RAM.

MACRI QUIERE ASOCIAR A LA CAMPORA CON LA “RAM” Y ASI SACARSE “DOS PAJARO DE UN TIRO”

Por Alfredo Silletta

El gobierno de Mauricio Macri está decidido a buscar nuevos “enemigos internos” para que los medios de comunicación hablen de esos rivales mientras profundizan sus políticas económicas, que castigan a los trabajadores y a los jubilados para defender a los sojeros y la timba financiera.

MACRI QUIERE ASOCIAR A LARROQUE CON LA “RAM” Y ASI SACARSE A LOS MAPUCHES Y “LA CAMPORA” DE ENCIMA.

Por Alfredo Silletta.
Info135
3 diciembre, 2017

El gobierno de Mauricio Macri está decidido a buscar nuevos “enemigos internos” para que los medios de comunicación hablen de esos rivales mientras profundizan sus políticas económicas, que castigan a los trabajadores y a los jubilados para defender a los sojeros y la timba financiera.

Desde la muerte de Santiago Maldonado, por la represión ilegal de la Gendarmería, hasta el asesinato por la espalda de Rafael Nahuel por parte de la Prefectura, el gobierno insiste con que hay un “grupo guerrillero” armado por grupos extremistas árabes para “crear un nuevo país” en la Patagonia.

En el día de hoy, el principal operador del gobierno en el diario La Nación, Joaquín Morales Solá, señaló en su columna que el gobierno asegura que “hay fuertes vínculos del kirchnerismo con la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) que nadie conoce y que fue desmentido por el obispo de Bariloche Juan José Chamorro y las autoridades locales.

Según Morales Solá la alianza entre La Cámpora y la RAM tiene como nexo al diputado nacional y líder de la agrupación juvenil, Andrés “Cuervo” Larroque.

Este dato del nuevo enemigo se basa en los servicios de inteligencia que conduce Gustavo Arribas, el amigo de Macri y denunciado por recibir millones en coimas por parte de Odebrecht.

Según el periodista, la RAM está compuesta por escasos 50 miembros, mientras que en Chile hay 2.500 militantes de la CAM (Coordinadora Arauco-Malleco) sobre unos 200 mil mapuches que viven en el sur chileno.

Morales Solá en su búsqueda del enemigo aclara: “ A veces importa menos el número que la capacidad de hacer daño que tienen.

Esta es la gran duda del gobierno de Macri.

¿Hasta dónde están dispuestos a llegar los militantes de la RAM argentina?

¿Hasta dónde los dejará llegar la lenta justicia argentina?

¿Podrá probarse que Rafael Nahuel murió en un tiroteo entre la Prefectura y los ocupantes de un Parque Nacional cercano a Bariloche?”

El presidente coincide con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en que la prefectura se “defendió” del ataque armado de los mapuches, pero la realidad lo desmiente ya que no se encontró una sola arma, más allá de piedras y algunas boleadoras.

El periodista dice que el gobierno cree que la violencia mapuche se instaló en los dos últimos años por la alianza con Cristina Kirchner y ahora La Cámpora.

Acusa al gobierno de Cristina por darle un subsidio a las comunidades mapuches que están en territorio de Vaca Muerta y que ahora Macri se los quitó.

El gobierno durante dos años habló de la “pesada herencia”, pero ya no lo podrán seguir utilizando porque Cambiemos gobierna hace dos años.

Con los mapuches no alcanza como enemigo interno, de allí que ahora incorporan a La Cámpora y a los miles de jóvenes que pertenecen a esa agrupación.

Pero Macri no se conforma solamente con La Cámpora y la RAM, tampoco permitirá movilizaciones y cortes en la Capital Federal.

En las últimas horas volvió a decirle a Horacio Rodríguez Larreta que no quiere manifestaciones y que las saque de las calles “como sea”.

Estuvo muy molesto cuando los canales de televisión mostraban decenas de columnas de trabajadores cortando las calles para participar del acto de la CTA y Pablo Moyano contra la reforma laboral.

El gobierno ya exigió al Juez de Bariloche que permita la entrada a “sangre y fuego” a Villa Mascardi donde varias familias mapuches recuperaron sus tierras.

Frente a parte del gabinete, el presidente apoyó las posiciones radicalizadas de la ministra Bullrich, que ya tiene dos muertes sobre su espalda.

Al presidente poco le importan las muertes del sur.

Sabe que para imponer su plan económico habrá represión también en las calles porteñas.

AS/

A %d blogueros les gusta esto: