La nueva plataforma digital de Horacio Verbitsky. Culminan los preparativos para el lanzamiento el 10 de diciembre.

¿EL PERRO VERBITSKY EN EL COHETE A LA LUNA?

Furioso por la publicación de mi primera nota en Página/12 y en Economía Política sobre el blanqueo de capitales de su hermano Gianfranco, de su hermano de la vida Nicky Caputo, del presunto comprador de la empresa familiar, Marcelo Mindlin, del cuñado de su secretario legal y técnico Pablo Clusellas Zorraquìn, del primo de su jefe de gabinete Alejandro Jaime Braun Peña, de su suegra Pomi Awada y de sus cuñadas Leila y Zoraida Mauricio Macri dijo que el país estaría mejor si pudiera meter en un cohete y enviar a la luna a 562 personas.

NAC&POP

03/12/2017


Culminan los preparativos para el lanzamiento. El embarque al cohete controlado por expertos. El cohete ya llegó a la Luna. Cómo se ve la Tierra desde la Luna.

EL PERRO NO SE CALLA

Por Horacio Verbitsky

Al embarcar en El Cohete a la Luna quiero agradecer a quienes grabaron su mensaje de solidaridad y apoyo a la libertad de expresión con la consigna Página/12 no se calla, en el diario en el que trabajé durante treinta años, y a los muchos que se comunicaron por otra vía para preguntar y alentar.

Los cuento entre los pasajeros de esta travesía en entorno digital.

Aquí los espero, a partir del 10 de diciembre en elcohetealaluna.com con mi nota de los domingos y mucho más.

Va a ser todo un viaje.

NUEVA PLATAFORMA

https://t.co/M8xp94VpMy /

Desde el 10D

Subite al cohete.

¡Gracias por suscribirse!

Una historia al cohete

El primer responsable del cohete que despegará desde aquí el 10 de diciembre es George Méliès, cuyo “Viaje a la Luna” fundó hace 115 años la ficción cinematográfica, que me parece una expresión más justa que el cine fantástico o de ciencia ficción, que también se le endilga.

Como era mago e ilusionista entendió y exploró antes y mejor que nadie las posibilidades del nuevo medio para contar historias que asombraran y divirtieran al espectador.

Su contemporáneo Louis Lumière lo llamó el creador del espectáculo cinematográfico.

Más previsibles, otros lo bautizaron el Julio Verne y el Cristóbal Colón del cine.

Brian Jacobson, profesor de la Facultad de Artes Cinemáticas de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, cree que el cine de Méliès, “en su relación con la arquitectura, jugó un rol significativo en los cambios de la modernidad industrial que los historiadores de la tecnología describen como la mayor revolución tecnológica en la historia: la creación de un mundo crecientemente artificial, construido por el ser humano”.

Hace poco más de un siglo.

A Méliès le debemos la imagen que nos identifica.

Aquí es posible ver la película que filmó en 1902, en una versión HD, restaurada en 2010 con los colores originales que Méliès pintaba sobre el celuloide.

Son menos de 15 minutos deliciosos.

Subo varias versiones, porque ninguna es perfecta.

Sólo una tiene subtítulos en castellano, pero compensados con una chata locución en inglés.

Vean la que prefieran:

El cohete a la luna

En cualquiera que elijan, mi escena preferida es la de los paraguazos a los demonios que se desvanecen en una nube de humo, pero hay maravillas y metáforas para todos los gustos.

El otro responsable de la nave ya se imaginan quien es.

Subite al cohete.

Poné tu correo
Sumate al Cohete

Somos muchos más que 562

El otro responsable de que este cohete despegue hacia la luna se llama Maurizio Macrì y cree que sus órdenes son deseos para todo el mundo, ¿o era al revés?

Furioso por la publicación de mi primera nota en Página/12 y en Economía Política sobre el blanqueo de capitales de su hermano Gianfranco Macri, de su hermano de la vida Nicky Caputo, del presunto comprador de la empresa familiar, Marcelo Mindlin, del cuñado de su secretario legal y técnico Pablo Clusellas Zorraquìn, del primo de su jefe de gabinete Alejandro Jaime Braun Peña, de su suegra Pomi Awada y de sus cuñadas Leila y Zoraida dijo que el país estaría mejor si pudiera meter en un cohete y enviar a la luna a 562 personas.

Muy Méliès, el presidente.

Si fuera más Lumière, habría que mostrar 562 secuestros y asesinatos, tipo Triple A. Mejor que no.

Pero Macrì es un optimista y vive una realidad tan fantasiosa como la de Méliès.

Desde aquí, a partir del domingo 10 de diciembre trataremos de hacerle saber que somos muchos más que 562.

Por empezar, me acompañan Fred Astaire, Eduardo y Victoria Basualdo, Eli Gómez Alcorta, Martín Kovensky, Damián Loreti, Mónica Muller y Adrián Paenza.

En 1971, cuando España vivía el último lustro de la dictadura de Franco, el dibujante Forges (un viejito de barba nacido unos días antes que yo) publicó una pieza maestra del humor político.

Un barbudo sentado en un banquito y con una lámpara apuntándole al rostro es interrogado desde las sombras por varios detectives de civil.

Uno de ellos lo insta: “Confiesa, sabemos que sois 36 millones”.

Busqué el dibujo, pero sólo encontré otros sobre el mismo tema, pertinentes para estos tiempos.

En uno la consigna del investigador es “Confiesa,

¿Qué pretendías con eso de salario digno?

¿Subvertir el sistema?”.

En el otro, apenas “Sabemos qué piensas”.

Porque sabemos lo que ustedes piensan, los citamos aquí y les pedimos que ayuden al buen destino del cohete, cuyo despegue se realiza con más entusiasmo que recursos.

Seremos lo que ustedes decidan que seamos.

HV/

VIAJE A LA LUNA

De Georges Méliès

Viaje a la Luna (Le Voyage dans la Lune) es una película francesa que se estrenó en 1902 suponiendo una revolución para la época.

Su autor, Georges Méliès, fue el primer gran creador del cinematógrafo, el pionero en dotar a las primeras películas de un verdadero argumento.

Artista, mago, ilusionista, saltimbanqui, el polifacético Méliès, vio en el nuevo invento del cinematógrafo una forma de aumentar la promoción de sus números.

Aunque su estética estaba dominada por la técnica del teatro, concibió numerosos trucos y efectos que incluyo en sus más de 800 películas.

La influencia que ha tenido Méliès en la técnica cinematográfica es incalculable, y hoy podemos referirnos a él como el primero en idear el cine como espectáculo.

Viaje a la Luna (1902) es considerada como la primera película de ciencia ficción, y en ella quedan evidenciados los elementos característicos del género (la nave espacial, la exploración de nuevos horizontes…).

Algunas de las técnicas cinematográficas más conocidas ya están presentes en esta película, como los fundidos, la sobreimpresión, la utilización de maquetas, etc.

SINOPSIS:

La historia arranca con una reunión de científicos en la que el doctor Barbenfouillis (interpretado por el propio Georges Mélliès) trata de convencer a sus colegas de que participen en un viaje para explorar la Luna.

Tras concretar el plan y formar el grupo que realizará la expedición, se ultiman los detalles del viaje y los científicos son disparados en un cohete espacial.

La nave aterriza en el ojo de la Luna (imagen ya célebre) y los científicos comienzan a explorar el entorno lunar.

No tardan mucho tiempo en encontrar a los habitantes de la Luna, los selenitas, que les capturan y llevan ante su rey.

Después de descubrir la forma en la que los selenitas pueden ser vencidos con la utilización de un paraguas, los científicos consiguen escapar y regresar a la Tierra.

Allí, tras caer en el mar y ser rescatados, son recibidos en Paris como héroes.

Esta versión está restaura a alta calidad y puede ser vista en alta definición 720p HD.

 

A %d blogueros les gusta esto: