El movimiento obrero refrenda su capacidad de movilización y se reposiciona luego del fracaso electoral, como eje central de la lucha contra la política macrista.

EL MOVIMIENTO OBRERO EN LA CENTRALIDAD POLÍTICA

Por Lautaro Fernandez Elem *

La Corriente Federal de Trabajadores desde hace meses señala la necesidad de que la Confederación General del Trabajo asuma una postura confrontativa y determine un plan de lucha claro y concreto contra el plan de gobierno, que es indetenible discutiendo sólo hechos puntuales sino se observa el modelo de país que plantea la entrega de los derechos de los trabajadores así como la destrucción del sistema productivo nacional y el endeudamiento externo a niveles superiores al de la dictadura cívico-militar.


Por Lautaro Fernandez Elem *
La Señal Medios
29 DE NOVIEMBRE

De cara a la movilización en la cual manifestarán su rechazo a las reformas, numerosos sectores del movimiento obrero organizado así como organizaciones sociales y políticas, analicemos la gesta de esta gran movilización: los principales hechos, conflictos y dirigentes que confluirán este miércoles en el acto central frente al Congreso de la Nación.

El lunes 30 de octubre Mauricio Macri presentó desde el CCK las reformas laboral, previsional y tributaria.

Desde aquel momento el conjunto íntegro de las centrales sindicales rechazaron de plano las medidas.

El triunvirato conductor de la CGT manifestó su repudio al conjunto de los puntos establecidos.

Una semana más tarde y luego de varias reuniones con el gabinete de Jorge Triaca, en un encuentro en la Sociedad Rural terminó por acordar el proyecto modificando 14 puntos.

La Corriente Federal de Trabajadores desde hace meses señala la necesidad de que la Confederación General del Trabajo asuma una postura confrontativa y determine un plan de lucha claro y concreto contra el plan de gobierno, que es indetenible discutiendo sólo hechos puntuales sino se observa el modelo de país que plantea la entrega de los derechos de los trabajadores así como la destrucción del sistema productivo nacional y el endeudamiento externo a niveles superiores al de la dictadura cívico-militar.

Varios confederales y plenarios con esta misma postura pasaron de largo sin que se resolvieran posiciones claras.

La movilización del 22 de Agosto pareció ser un avance, pero la desunión en la construcción del hecho y la desaceleración posterior desilusionaron a las bases sindicales que esperaban algo más.

Con conflictos gremiales fortísimos como precedente inmediato, y con una agenda enorme de movilizaciones durante los últimos meses, se encaró la realización del Encuentro Militante por la Soberanía Nacional y Popular el último 20 de noviembre, donde la discusión acerca de las reformas y la reafirmación de la defensa de la soberanía por parte de los trabajadores fueron ejes clave; terminó siendo un congreso donde distintos sectores sindicales y políticos aportaron la intención de sumarse y potenciar las definiciones tomadas por la CFT.

La presencia de Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT como hombre fuerte dentro del Consejo Directivo y voz disonante ante la quietud del triunvirato, fue central, ya que realizó esfuerzos para acumular más sindicatos que expresaran efectivamente su repudio a la reforma laboral.

De la misma manera lo hizo Hugo Yasky y dirigentes de la CTA Autónoma que desde hace meses se encuentran movilizados y activamente trabajando para ponerle palos en la rueda al gobierno macrista.

Con la lucha de los gremios docentes y estatales como principal expresión, ocuparon un lugar importante en la disputa ante el Estado gestionado por Cambiemos.

Otro sector trascendente y de fuerte actividad que va a participar es la Economía Popular.

Tanto la CTEP como el conjunto de movimientos populares y representantes de Cooperativas son muy afectados por la política antiindustrial antipopular del gobierno.

Fueron conquistas importantes las que se lograron, como la Ley de Emergencia Social que se ve obligada a ser defendida semana tras semana en la calle.

El movimiento obrero refrenda su capacidad de movilización y se reposiciona luego del fracaso electoral, como eje central de la lucha contra la política macrista.

La interpretación de los reclamos de las bases, unido a la iniciativa política activa y la intervención propositiva de un programa pensado desde los trabajadores para el pueblo argentino, ha caracterizado el trabajo de la Corriente Federal, que llega a uno de sus puntos máximos de organización este 29 de noviembre.

Si bien no estará el conjunto de la CGT presente, no es intención de los sindicatos movilizados generar una ruptura en la central.

La visión estratégica de un movimiento obrero unido supera las mezquindades propuestas por sectores antinacionales que prefieren muchas centrales sin peso a una gran CGT confrontativa.

La responsabilidad política estará en los senadores y diputados pero, a diferencia de otros momentos, se les hará saber en las calles que la voluntad popular de los trabajadores deberá pesar realmente en las cámaras a la hora de votar.

El recambio legislativo que se inicia y que concretará el ingreso de importantes referentes de origen sindical es una oportunidad de volver a unir a la representatividad popular de sindicatos y organizaciones con la alejada clase política dirigente.

Sindical Federal / La Señal Medios / Radio Gráfica

A %d blogueros les gusta esto: