Después del resultado electoral del 22 de octubre, la tarea de rearmar una oposición al gobierno nacional con eje en el peronismo, ha comenzado. Con ello, el pase de facturas entre los diferentes sectores, la búsqueda de chivos expiatorios y el uso indiscriminado del peronómetro para saber al fin y al cabo, quién es más fiel al legado del General Perón. Tarea impropia e inútil si las hay…

CAMBIAR O NO CAMBIAR

Por Carlos “Chino” Fernández

Antes de iniciar una limpieza étnica o proponer un suicidio en masa, es nuestra intención hacer un aporte en dirección a la necesaria recomposición de una alternativa política para nuestro país. Para ello, nada mejor que dejar por un instante de lado los aportes de las consultoras electorales y las consignas de campaña y, rastrear algunas de las causas estructurales que explican determinados resultados electorales, más allá de la imagen y buenas intenciones de los candidatos.

 

 

Por Carlos “Chino” Fernández

 

Después del resultado electoral del 22 de octubre, la tarea de rearmar una oposición al gobierno nacional con eje en el peronismo, ha comenzado. Con ello, el pase de facturas entre los diferentes sectores, la búsqueda de chivos expiatorios y el uso indiscriminado del peronómetro para saber al fin y al cabo, quién es más fiel al legado del General Perón. Tarea impropia e inútil si las hay…

Antes de iniciar una limpieza étnica o proponer un suicidio en masa, es nuestra intención hacer un aporte en dirección a la necesaria recomposición de una alternativa política para nuestro país. Para ello, nada mejor que dejar por un instante de lado los aportes de las consultoras electorales y las consignas de campaña y, rastrear algunas de las causas estructurales que explican determinados resultados electorales, más allá de la imagen y buenas intenciones de los candidatos.

CAMBIEMOS y las nuevas fronteras sociales

Un buen marketing político, una oportuna política de comunicación y candidatos con buena imagen, son necesarios para enfrentar con éxito una elección. No obstante, existen otras causas estructurales que cimentaron el triunfo electoral de Cambiemos.

Hemos sido testigos del colapso del sistema de partidos de representación parlamentaria allá por la crisis del 2001. Con esta, los partidos políticos tradicionales dejaron de ser lo que eran (UCR Y PJ).

A mediados de los años ´70 el patrón de valorización financiera del capital, se hace hegemónico y subsume definitivamente las formas de valorizar el capital industrial, comercial, etc. Al mismo tiempo, la llamada valorización financiera construye un orden cultural que le es propio, ese orden cultural no elimina lo anterior, sino que impone formas particulares de producir el mundo simbólico.

Cambiemos, que evoluciona desde el PRO, es el frente político-electoral que mejor lee la nueva situación. El haber comprendido los nuevos gustos culturales y sobre todo, la formación de las nuevas estructuras sociales en especial, las zonas de frontera entre lo nuevo y lo existente.

Veamos…

La UCR, a través fundamentalmente de H Yrigoyen, supo leer la nueva realidad de entonces, en donde una inmigración exterior en diferentes oleadas modifica sustancialmente la realidad social del país. Logrando así sintetizar las demandas y necesidades de la época.

El Peronismo, a través de su líder, logra interpretar la nueva situación generada por las transformaciones en el patrón de producción y la consecuente inmigración del campo a la ciudad. Sobre todo, el peronismo logra interpelar con éxito la estructura que se fue generando en la frontera entre el mundo rural y el mundo urbano.[1]

En el presente, a consecuencia de los cambios introducidos en las formas de producción en los años ´90 que finalizan con el colapso de 2001, se desenvuelve una nueva configuración demográfica y social. Transformaciones que si bien se anuncian con el Kirchnerismo, se presentan y expresan claramente con el triunfo de Cambiemos.

¿En qué consisten esos cambios?

  • El corazón del voto a Cambiemos se dio en la zona sojera-aceitera. Cuando se produce el conflicto por la 125 con el Campo, el gobierno de entonces se enfrentó como si el conflicto fuese contra la Sociedad Rural Argentina y la oligarquía agraria como un todo. Los cambios en las formas de producir en el campo, la tecnología usada, el desarrollo de la ciencia aplicada a la producción agraria, dio como resultado la aparición de nuevos actores sociales y económicos: Quizás sea el contratista (arrendatario) el paradigma de la época, pero también se desarrollaron los pooles de siembra, se diversificaron los técnicos y profesionales que articulan el mundo rural y urbano de otra manera, que impactaron en la cadena de valor entre la producción primaria y la industria. Una nueva Argentina emerge después de la crisis por la circular 125, y se expresa electoralmente con el triunfo de Cambiemos.[2]

 

  • El otro cambio importante se visualiza en el interior de los conurbanos de las grandes ciudades, especialmente en Bs As. Se produce desde hace unos 20 o 30 años una relocalización de la población. Relocalización, que por un lado genera el ciclo industrial expulsando fuerza de trabajo hacia los diferentes cordones u anillos del conurbano. Y por otra parte, vemos a diversas fracciones de capas medias que deciden, por miedo a los robos o por pretender mejorar sus niveles de vida, mudarse afuera de la ciudad. Es así que como consecuencia de ambos procesos, segmentos de la clase trabajadora ahora en condiciones precarias y capas medias que ascendieron en la estructura social, habitan en un mismo territorio.

Este compartir un mismo territorio, complejiza las demandas sociales que cada sector enarbola, impactando tanto en los gobiernos locales como en el provincial y nacional.

 

  • En tal sentido, la recomposición de una oposición política con eje en el peronismo, tendrá que considerar alguna de las transformaciones sufridas en nuestro país en los últimos tiempos. Esta posibilidad supera el simple cálculo de sumar la cantidad de votos de los diferentes sectores, que darían un resultado favorable. En política 2 más 2 no son necesariamente 4.

 

Noviembre de 2017

 

[1] Nota: Mafud Julio : Sociología del Peronismo, Editorial América lee, agosto de 1972 “…El peronismo, así, recurrió en las nuevas estructuras sociales a todos los núcleos viejos a nuevos con sus intereses que potencialmente eran contradictorios: ejército y sindicatos, iglesia y grupos de izquierda, grupos de la nueva y vieja clase social” (Página 20)

[2] Barsky Osvaldo y Dávila Mabel: La Rebelión del Campo/ Historia del conflicto agrario argentino. Editorial Sudamericana, Bs As., 2008. Scaletta Claudio: El avance del capitalismo en el agro. Le Monde Diplomatique, septiembre de 2017

 

A %d blogueros les gusta esto: