La idea del CAMBIO se vendió usando la neurociencia que (en un equipo multidisciplinario con antropólogos y psicólogos) creó el neuromarketing

EL NEUROMARKETING DEL “CAMBIO”

Por Francisco Paco Meoqui

El cerebro simple no entiende de datos, no puede analizar discursos largos. Necesita comparar blanco y negro, chorros- decentes, relato-transparencia, avance-estancamiento. No entiende lo intangible (patria-igualdad-inclusión-derechos) busca términos conocidos (puentes-rutas-aeropuertos-créditos-empleos) no hay diferencia si son ciertos o no, tampoco puede comprobarlo, solo necesita escucharlos.

Por Francisco Paco Meoqui
NAC&POP
05/11/2017

La idea del CAMBIO se vendió usando la neurociencia que (en un equipo multidisciplinario con antropólogos y psicólogos) creó el neuromarketing.

El neuromarketing no es nuevo, lo nuevo es su utilización en campañas políticas (en la región) se ha usado desde 1952 para fines comerciales (ver Jürgen Klaric, especialista en el tema).

El método se basa en dirigir el mensaje a lo más primitivo del cerebro humano (el cerebro reptiliano) que es muy elemental, sirve para sobrevivir (correr o pelear, buscar agua si hay sed y comida si hay hambre).

Trabaja muy rápido (si un tigre diente de sable quería comernos, no había tiempo de pensar) sirvió para que sobreviviéramos y pudiéramos evolucionar y quedó allí, abajo de otras dos capas de cerebro evolucionado.

El cerebro reptiliano no entiende de datos (por eso de nada sirve que hables de deudas, déficit, PBI, índices de nada) no puede analizar discursos largos (solo entiende el principio y el fin del mensaje, todo lo demás se borra, imaginate dónde va a parar un discurso de Cristina lleno de datos y cifras).

Necesita comparar blanco y negro,(los grises lo ralentizan) chorros- decentes, relato-transparencia, avance-estancamiento.

No entiende lo intangible (patria-igualdad-inclusión-derechos) busca términos conocidos (puentes-rutas-aeropuertos-créditos-empleos) no hay diferencia si son ciertos o no, tampoco puede comprobarlo, solo necesita escucharlos.

No tiene memoria, ni futuro, ni pasado, vive en el ahora (por eso de nada sirve que trates de comparar este plan con experiencias anteriores).

Su percepción es 90 % visual (ve montañas de billetes, presos con chalecos y cascos de kevlar, valijas voladoras) esa es la verdadera campaña y no la explicación de plan ni proyecto alguno.

Cuando sentís que estás hablándole a la pared, hay algo de cierto en ello.

Estamos hablando en otro idioma, usando partes del cerebro diferentes.

Quisiera tener una solución tan fácil como mágica (como la que ofrecen del otro lado)

No la tengo.

Pero estoy convencido de que el primer paso es identificar el problema y estamos empezando a desatar este paquete.

No hay nada perfecto, ni siquiera este plan bien preparado y ejecutado.

Tiene que tener fisuras y aparecerán.

Desde este humildísimo grupo seguiremos trabajando por lograrlo.

A %d blogueros les gusta esto: