La lucha fue desigual y lo sigue siendo porque nosotros tenemos pruritos y principios, y discutimos lealmente, no con mentiras y fabulas, protegidos por el oligopolio mediático.

SABER QUE TENEMOS RAZÓN

Por Adrián Paenza

Nosotros queremos lo mejor para la gente, para el prójimo, para que haya educación PARA TODOS, salud PARA TODOS, trabajo PARA TODOS y techo para TODOS… queremos INDUSTRIA NACIONAL, queremos CIENCIA POPULAR, queremos universidades en las calles y ocupar los espacios libres. No queremos comprar afuera, queremos producir adentro, queremos radares, semillas, aviones, medicamentos, vagones argentinos… y los vamos a producir, quizás un poco más tarde que temprano.

 

 

De Adrián Paenza al grupo del Conicet:

 

Supongo que no puedo agregar nada a lo que fueron diciendo todos desde que empezó el día, pero, desde lejos, pero MUY CERCA, quiero hacer notar que no solo no tenemos derecho a ser pesimistas, sino que nosotros sabemos (y perdón la arrogancia) que tenemos razón.

Nosotros queremos lo mejor para la gente, para el prójimo, para que haya educación PARA TODOS, salud PARA TODOS, trabajo PARA TODOS y techo para TODOS… queremos INDUSTRIA NACIONAL, queremos CIENCIA POPULAR, queremos universidades en las calles y ocupar los espacios libres. No queremos comprar afuera, queremos producir adentro, queremos radares, semillas, aviones, medicamentos, vagones argentinos… y los vamos a producir, quizás un poco más tarde que temprano.

Pero convengamos que hemos vivido 12 años que nunca pensamos, y nos malacostumbramos… no nos lo van a regalar, y nos van a hacer escupir sangre y nos pegaran en las encías, pero curiosamente, una vez mas, vamos a salir de esto que es solo momentáneo. Lo digo no porque lo sepa, sino porque soy el más viejo de todos…

A nosotros nos importan aun los que no nos importan, y los únicos que se quedan afuera (juicio mediante como corresponde) son los que ejecutaron (y pensaron) lo que devino en la última dictadura.

Es solo cuestión de tener más paciencia, militancia y convicción.

La lucha fue desigual y lo sigue siendo porque nosotros tenemos pruritos y principios, y discutimos lealmente, no con mentiras y fabulas, protegidos por el oligopolio mediático.

No quiero leer lo que acabo de escribir. Solo quiero contar lo que me pasa. En definitiva, vamos a dar vuelta esta historia (y para siempre) porque en el largo aliento, nosotros tenemos de nuestro lado… nada menos que a la VERDAD.

Mis felicitaciones a quienes pusieron el cuerpo y mi afecto y orgullo de coparticipar de este lugar, que sirve para las múltiples catarsis, pero también para educarnos, querernos y protegernos.

Un beso enorme para todos, y seguimos como siempre, SIN DESPEINARNOS…

 

 

A %d blogueros les gusta esto: