La matemática dice que la oposición obtuvo la mayoría (aún cuando esté dividida).

ARGENTINOS, ¿DÓNDE ESTÁ LA DERROTA?

Por Roger Capella

Ante los recientes resultados de las elecciones de senadores y diputados en la República Argentina he oído algunas lamentaciones y leído textos periodísticos atribuyéndole un gran triunfo al macrismo. Estoy convencido de que no es exactamente así. Las organizaciones que apoyan a Macri, solo alcanzaron un 42 por ciento y Cristina Fernandez y otros grupos de oposición el restante 58 por ciento.

 

 

Por Roger Capella*

 

Ante los recientes resultados de las elecciones de senadores y diputados en la República Argentina  he oído algunas lamentaciones y leído textos periodísticos atribuyéndole  un gran triunfo al macrismo. Estoy convencido de que no es exactamente así. Las organizaciones que apoyan a Macri, solo alcanzaron un 42 por ciento y Cristina Fernandez y otros grupos de oposición el restante 58 por ciento.

La matemática dice que la oposición obtuvo la mayoría (aún cuando esté dividida).

Aquí en Venezuela, en el 20015 cuando la oposición obtuvo el 56 por ciento de los votos para la Asamblea Nacional, todos coincidieron en había tenido un rotundo triunfo (aunque también está dividida internamente). Lo curioso es que para muchos cuando la derecha argentina saca el 40 y pico por ciento, triunfa exitosamente. Cuando el Chavismo obtiene esos resultados está tremendamente derrotado. Lo terrible es que muchos de los compañeros revolucionarios se dejan atrapar por esta perversa lógica mediática.

Pero porque no se compara los resultados de la elección presidencial, donde Macri obtuvo 12.903.301 votos, el 51.40 % delos votos, frente a los escasos 41 % de los votos de su alianza electoral en las elecciones de ayer. Es decir 10 puntos menos. Así la conclusió es otra. Macri y cambiemos fueron estruendosamente derrotados.

Pero revisemos más todavía los numeritos. En el 2015, en la primera vuelta, Macri solo obtiene 34.33% de los votos y Scioli (FPV), 36.86% y Sergio Massa, supuestamente Peronista, pero que luego se descubrió que era asiduo visitante de la embajada norteamericana en Buenos Aires, y en nombre de un discurso contra la corrupción de los Kirchner (algo así como los disidentes del Chavismo en Venezuela), obtiene 21.39% de los votos. Cuando van para el ballotage, Macri gana con el 51.40% y Scioli llega a 48.60%. Sergio Massa, recomendó votar por Macri. El caballo de Troya y la embajada gringa hicieron su trabajo.

Es evidente que la fuerza con la que ganó Macri la elección presidencial no es una fuerza propia, su fuerza en amboa procesos (2015 y 2017) está más cerca del 40 por ciento. Eso ya es una real y pareciera difícil de superar, debilidad del señor Macri.

Incluso en Página 12, periódico equilibrado o progresista, leí hoy un articulo: POR DONDE SE LE MIRE, de Mario Wainfeld, que dice: …el gobierno obtuvo un rotundo triunfo. La oposición enfrenta un desafío. El macrismo gana paso institucional, se revalida. Es el mejor colocado en larga carrera hacia las presidenciales 2019….

Macri hoy, en pago a sus votantes masoquistas, anunció el aumento del 10% de los combustibles, luego seguiran la luz, transporte, cuotas de prepago y monotributo (por supuesto, solo afecta a trabajadores).

Reconozco que es preocupante que haya ganado en Jujuy.

Pero lo justo es señalar que a pesar de los esfuerzos del macrismo por derrotar a Cristina en Buenos Aires, ella se posiciono como la principal figura opositora y firme candidata a triunfar en las elecciones presidencales del 2019.

 

*Ex embajador de Venezuela en Argentina, Ministro de Salud de Hugo Chávez y un gran amigo de la Argentina.

A %d blogueros les gusta esto: