Rajoy, Cataluña y un decreto que hace recordar a Adam Smith, Jeremy Bentham, John Kenneth Galbraith y David Casassas

RAJOY, BARCELONA Y LOS CEOS

Por Fernando Del Corro

Adam Smith, el notable economista escocés, se anticipó en más de tres siglos al futuro devenir del capitalismo y en ese marco es entendible el reciente decreto del jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, independizando a los directivos de empresas de la voluntad de los accionistas, los verdaderos dueños.

 

 

Por Fernando Del Corro

 

 

Adam Smith, el notable economista escocés, quién dio a conocer su señera obra “La riqueza de las naciones” en marzo de 1776, cuatro meses antes de que los Estados Unidos de América declarasen su independencia, en la misma, que ha merecido elogios y cuestionamientos por lo general errados, se anticipó en más de tres siglos al futuro devenir del capitalismo y en ese marco es entendible el reciente decreto del jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, independizando a los directivos de empresas de la voluntad de los accionistas, los verdaderos dueños.

Smith, que sucediera como el gran pensador de la economía al inglés William Petty de quién Karl Heinrich Marx tomase el concepto de la plusvalía, planteó la necesidad, ante el surgimiento de las primeras grandes sociedades anónimas, de que para integrar la junta directiva de las mismas era indispensable ser un importante accionista y no un simple gerente y en ese criterio hasta promovió leyes que establecieran ese criterio.

Consideraba que más temprano que tarde los gerentes iban a operar en su propio beneficio y no sólo iban a perjudicar a la población en general sino a sus propios presuntos mandantes, los accionistas, como sucediera luego en múltiples ocasiones, entre ellas una muy reciente, como la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, fundado en 1850 en Alabama y que a su cierre en 2008 hizo perder el ciento por ciento de su capital a los inversores mientras no faltaron gerentes que se llevaran cientos de millones de dólares estadounidenses como indemnizaciones.

Mucho después el italiano Bruno Rizzi se planteó en “La burocratización del mundo” que se avanzaba hacia una nueva forma de sociedad que el estadounidense, que el originariamente trotskista, James Burnham plasmó, a mediados del Siglo XX, en “La revolución de los directores” mediante la idea de que no se iba a llegar al socialismo sino que el capitalismo devendría en un sistema gerencial autónomo de los accionistas quiénes quedarían desplazados.

Unos años más tarde, durante la presidencia en los EUA de John Fitzgerald Kennedy, el canadiense John Kenneth Galbraith, principal asesor económico del referido mandatario, retomó las idas de Smith al señalar que los gerentes, al no ser debidamente controlados, operaban en sus propios beneficios y no de los intereses de los verdaderos dueños de las empresas y en uno de sus artículos hasta llegó a cuestionar el alquiler de aviones para uso personal generando gastos evitables a costa de los dividendos accionarios.

Mucho más recientemente, en 2010, el economista catalán David Casassas, académico en la Universidad de Barcelona, , reivindicando al gran pensador escocés dio a conocer su libro “La ciudad en llamas; la vigencia del republicanismo comercial de Adam Smith” reivindicando las ideas del mismo; cosa que continuó destacando en otros trabajos posteriores como en “Comercio y emancipación social en el republicanismo de Adam Smith; una lectura contemporánea para la rehumanización de la economía y de la sociedad”, dado a conocer en 2013.

Casassas es uno de los destacados economistas que reclaman la independencia de su terruño del reino de España, frente a la cual, tras el reciente referéndum que impulsó la misma, el gallego Mariano Rajoy, actual presidente español, haciéndose eco de los presagios de todos los mencionados, sancionó un decreto que da piedra libre a los directores de empresas a trasladar las mismas fuera de Cataluña sin consultar a la asamblea de los accionistas quienes quedaron marginados de las negociaciones con el gobierno nacional estén o no de acuerdo con esas mudanzas.

A %d blogueros les gusta esto: