Los últimos años de crisis económica en España han tenido dos grandes consecuencias en la correlación de fuerzas políticas: la llegada de movimientos políticos progresistas y el colapso del bipartidismo.

JOAN TAFALLA: EN CATALUÑA TODO ESTÁ EN MANOS DE LA INICIATIVA POPULAR

Por Alex Anfruns

Al mismo tiempo, en Cataluña ha aparecido un movimiento soberanista capaz de movilizar a amplios estratos de la sociedad. Al acercarse la fecha del referéndum, el gobierno central ha multiplicado los gestos para impedir su celebración, llevando a la memoria colectiva el recuerdo del franquismo. Esto ha levantado un amplio rechazo y paradójicamente ha favorecido una creciente ola de solidaridad ante el derecho de autodeterminación.

 

 

Por Alex Anfruns

Investig’Action

29 Sep 2017

 

Los últimos años de crisis económica en España han tenido dos grandes consecuencias en la correlación de fuerzas políticas: la llegada de movimientos políticos progresistas y el colapso del bipartidismo. Al mismo tiempo, en Cataluña ha aparecido un movimiento soberanista capaz de movilizar a amplios estratos de la sociedad. Al acercarse la fecha del referéndum, el gobierno central ha multiplicado los gestos para impedir su celebración, llevando a la memoria colectiva el recuerdo del franquismo. Esto ha levantado un amplio rechazo y paradójicamente ha favorecido una creciente ola de solidaridad ante el derecho de autodeterminación. Es un contexto de gran incertidumbre, rodeado por una parte de denuncias, incautaciones de material electoral y detenciones por parte del estado central, y por otro lado de grandes movilizaciones y anuncios de desobediencia por parte de la Generalitat. ¿Qué se juega este domingo 1 de octubre en Cataluña? Para averiguarlo hemos entrevistado al profesor y doctor en Historia Joan Tafalla, miembro de Espacio Marx.

 

 

El gobierno central ha reforzado la presencia policial en Cataluña. ¿Piensa que puede detener el acto del 1-O? ¿De qué manera?

Creo que la fuerte presencia policial en Cataluña será desbordada por las grandes masas que están participando, organizadas en estos momentos ocupando escuelas y tratando de mantenerlas abiertas hasta el domingo. Se ha dado orden a los Mossos de que cierren y precinten escuelas, y al resto de cuerpos policiales del estado desplegados en Cataluña que mantengan el orden público. Pero ese despliegue no podrá contener o disuadir a la gente de su voluntad manifiesta de votar.

¿Cómo podría reaccionar la sociedad catalana ante el impedimento de ejercer el voto?

La sociedad catalana es algo más amplio y complejo que el movimiento popular independentista. En lo que se refiere a este último, lo dicho : desbordará cualquier intento de contención por parte de las fuerzas represivas del estado. Existe la posibilidad de que la policía autonómica actúe de forma poco contundente y de alguna manera permisiva, por lo menos hasta el domingo a las seis de la mañana.

Respecto a la parte de la sociedad catalana que, por razones muy diversas no participa en el movimiento popular independentista aún está por ver su reacción después de casi siete años de proceso independentista. Aún es pronto para saber qué actitud adoptará este segmento de población. Sólo tenemos los datos de una reciente encuesta del Centro de Estudios de Opinión: los sectores económicamente más débiles y de más reciente instalación en Cataluña muestran un elevado grado de rechazo al objetivo de la independencia, aunque no a resolver el conflicto en base a una votación.

¿Qué consecuencias podría tener el desenlace del 1-O para los otros pueblos del estado español?

Creo que, como movimiento básicamente democrático, el movimiento por la autodeterminación ahora está produciendo una cierta brecha en el régimen creado en la transición de 1978. Es probable que su ejemplo permita una reactivación de los movimientos independentistas gallego y vasco. Ahora bien, en el resto de territorios de España probablemente origine un cierto resurgimiento del nacionalismo esencialista español, que permita al PP y al PSOE ocultar la corrupción y su incapacidad de ofrecer una perspectiva de futuro en España.

De todas formas si España quiere preservar su unidad como nación política (compuesta a su vez por varias naciones y pueblos) sólo puede hacerlo si consigue, en un movimiento democrático, desplazar el Partido Popular del gobierno y abrir un proceso constituyente que permita la autodeterminación de los pueblos. Y una vez oída la voluntad de los mismos, una Unión Libre en forma de República Federal. El futuro de la nación política España sólo puede pasar por un proceso constituyente radicalmente democrático y descentralizador.

¿Cuál es la composición social del independentismo?

Antes he hablado de un movimiento popular independentista. Pero es una descripción que no abarca el conjunto del independentismo. Junto a los sectores obreros y populares independentistas actúan, y hasta el momento dirigen el movimiento, los sectores burgueses (básicamente de pequeña y mediana burguesía), que por el momento imprimen su orientación cultural y ideológica.

Ciertamente la gran burguesía catalana no es independentista y pretende un pacto entre las élites que restablezca el equilibrio de poderes entre las diversas fracciones de las burguesías españolas, que se ha roto.

¿Qué intereses económicos se juegan en este proceso?

Los motivos de la ruptura del bloque dominante son diversos: los desequilibrios de las balanzas fiscales y comerciales o la agudización de la competencia industrial/comercial entre diversos territorios de España. Por ejemplo, en la competencia entre los aeropuertos de Madrid y de Barcelona, en el tema del corredor mediterráneo o en la gestión de los puertos de Barcelona y Tarragona…en un momento en que Cataluña ha dejado de ser una locomotora industrial de España.

Todo ello denota un conjunto de conflictos y de intereses complejos que hacen que la solución del conflicto dependa de intereses corporativos muy contradictorios entre sí. En resumen, la globalización de la economía deja poco margen para un pacto entre élites.

Si a eso le añadimos la torpeza con que se está gestionado políticamente el conflicto, la situación se agrava. Añadámosle la movilización de los sectores populares, que no será fácil de reconducir a la calma y al pacto…y constataremos que tenemos un panorama incierto por delante.

¿Qué lección de la historia puede ser útil recordar en el actual contexto?

Las naciones políticas modernas son comunidades imaginadas creadas al amparo de las revoluciones burguesas. En España la creación de la nación política fue defectuosa, nada que ver con Francia o Alemania. A menudo se ha basado más en la coerción que en la hegemonía.

Si España quiere sobrevivir necesita un cambio radical, una ruptura democrática que las élites no parecen estar dispuestas a soportar. Todo está en manos de la iniciativa popular.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: