Dicen que es un mundo democrático, pero yo me pregunto hasta que punto es democrático un mundo donde la soberanía de los países se ha convertido en un objeto de museo.

LA DEMOCRACIA MUNDIAL

Por Eduardo Galeano

El FMI está dirigido por cinco países y el Banco Mundial (BM) por ocho países. La Organización Mundial de Comercio (OMC), cuyos estatutos establecen que las decisiones se tomarán por voto democrático. Pero nunca se votó en la OMC. Nunca. Ni una sola vez. Se utiliza el principio estalinista de la aclamación: las resoluciones se toman por aclamación. El organismo anterior que se llamaba GATT, votó una vez. No fue una buena experiencia. Nunca se repitió.

 

 

 

 

Por Eduardo Galeano

 

 

Un cocinero reunió a las aves: a las gallinas, a los gansos, a los pavos, a los faisanes, y a los patos. El cocinero les preguntó con qué salsa querían ser comidas.

Una humilde gallina dijo:

—Nosotras no queremos ser comidas de ninguna manera.

Y el cocinero aclaró:

—Eso está fuera de la cuestión.

Es una metáfora del mundo. El mundo está organizado de tal manera que tenemos derecho a elegir la salsa con la que seremos comidos.

Dicen que es un mundo democrático, pero yo me pregunto hasta que punto es democrático un mundo donde la soberanía de los países se ha convertido en un objeto de museo. Por citar ejemplos concretos:

El organismo que gobierna a los gobiernos, el Fondo Monetario Internacional (FMI), está dirigido por cinco países y da las órdenes a casi todos los países del mundo. Salvo a los países que dan las órdenes, que pueden ser sádicos, pero no masoquistas.

El FMI está dirigido por cinco países y el Banco Mundial (BM) por ocho países. La Organización Mundial de Comercio (OMC), cuyos estatutos establecen que las decisiones se tomarán por voto democrático. Pero nunca se votó en la OMC. Nunca. Ni una sola vez. Se utiliza el principio estalinista de la aclamación: las resoluciones se toman por aclamación. El organismo anterior que se llamaba GATT, votó una vez. No fue una buena experiencia. Nunca se repitió.

Entonces: ¿Podemos hablar de un mundo democráticamente organizado, cuando el mundo depende de tres organismos no democráticos que toman decisiones en lugar de la humanidad?

En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hoy por hoy parece que las guerras están bien cuando las Naciones Unidas (ONU) las aprueba, y están mal cuando no las aprueba. ¿Pero quién imparte estas bendiciones?

La ONU está formadas por una Asamblea General. Ahí estamos todos los países, todas las voces. Pero es simbólica. Formula recomendaciones. No toma decisiones. Las decisiones las toma el Consejo de Seguridad, donde mandan los cinco países que tienen derecho de veto. El derecho de veto es el que de verdad decide.

Ellos velan por la paz mundial. Pero son también los cinco principales fabricantes y vendedores de armas en el mundo: Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Rusia y China. Los cinco principales fabricantes y vendedores de armas en el mundo, son los que tienen a su cargo nuestra paz. Así nos va. Hacen el negocio de la guerra, pero venden la paz.

¿Dónde? ¿Cómo? A través, sobre todo, de los grandes medios de comunicación que reproducen el sistema de poder en el mundo y que toman examen de democracia a cada país. Son grandes medios de comunicación que confunden la libertad de expresión, con la libertad de presión. Y que han sido definidos con mano maestra, por un anónimo que en un muro escribió:

“Nos mean y los diarios dicen que llueve”.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: