“Seamos libres, lo demás no importa; de comer no faltará y si no hay vestuario, andaremos en pelotas, como nuestros paisanos los indios” (Jose de San Martín)

SAN MARTÍN: “SEAMOS LIBRES, Y SI NO HAY VESTUARIO, ANDAREMOS EN PELOTAS, COMO NUESTROS PAISANOS LOS INDIOS”

Por Jorge Rachid

Debemos recordar que al llegar el Libertador a su Patria crea la Logia Lautaro, en honor al cacique mapuche que resiste la colonización y el genocidio español. Su respeto por la civilización originaria se plasma en la edición de los Comentarios Reales del Inca Garcilazo de la Vega, libro prohibido y quemado por los españoles, después de la insurrección de Tupac Amaru.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
9/8/17

Esta era la visión del Libertador sobre los pueblos originarios, de los cuales él mismo formaba parte, por su madre Rosa Guarú y el español Diego de Alvear ( Hugo Chumbita) y a quienes convocaría desde el sus inicios revolucionarios en 1812

En efecto incorpora a su ejército de granaderos a sus paisanos yapeyuanos en cientos, conducidos por cuatro oficiales nativos; Abucú, Aybi, Gueyare y Abaya, elevando un petitorio en el cual reclamaban al gobierno el fin de la opresión a los pueblos originarios.

Ya en 1810 en General Belgrano dictaba un bando para eximirlos de tributos, distribuirles tierras y crear escuelas, tesis que reafirma, apoyado por San Martín en el Congreso de Tucumán de crear una Monarquía Inca, según consta en carta de éste a Godoy Cruz. Quienes declararon la Independencia Nacional en 1816 eran delegados de Charcas, Potosí, Chuquisaca entre otras localidades y el texto constitucional fue editado en castellano, quechua y aymará.

San Martín convoca en San Carlos, Mendoza a los caciques pehuenches mapuches que vuelve a juntar en Plumerillo, incorporándolos como espías, a ambos lados de la cordillera, rechazado el plan por sólo tres caciques que no se incorporan.

Debemos recordar que al llegar el Libertador a su Patria crea la Logia Lautaro, en honor al cacique mapuche que resiste la colonización y el genocidio español.

Su respeto por la civilización originaria se plasma en la edición de los Comentarios Reales del Inca Garcilazo de la Vega, libro prohibido y quemado por los españoles, después de la insurrección de Tupac Amaru.

Con San Martín junto a los patriotas Paz, Del Corro, Fragueiro y Cabrera afirman que: “la herencia de los originarios es un compuesto de justas y sabias leyes que nada tiene que envidiar a las naciones europeas”, al convocarlos.

A estas afirmaciones históricas ( Chumbita) debemos agregar las consideraciones de Enrique Dussel, filósofo argentino, quien afirma por el mundo -en sus conferencias- que los pueblos originarios llegaron entre 30 y 20 mil años a tierras americanas, desde Asia en una migración Oeste Este, que destruye la teoría del “descubrimiento del mundo” de Colón y los españoles.

O sea que la construcción de Hegel sobre las edades del mundo comenzando por la antigua hasta la moderna, ignora la historia de casi 7 mil años, de los chinos, árabes, egipcios, africanos, americanos y asiáticos que construyeron civilizaciones que hasta hoy admiramos.

Los pueblos originarios americanos, no eran ni chilenos, ni peruanos, ni mexicanos, sólo tribus con mayor o menor grado de desarrollo y constituyeron un pueblo Nación más allá del genocidio colonial, aceptando la religión impuesta a fuerza de las armas, a las cuales agregaron sus propios íconos ancestrales.

Fueron los jesuitas quienes mejor interpretaron sus conductas, aprovecharon sus conocimientos.

De esas Misiones salieron Tupac Amaru, Tupac Atari y el General Andresito que aunque es posterior, es educado en esa escuela del pensamiento, permitiendo a los argentinos hoy, contar con la provincia de Misiones, defendida por éste general artiguista, con sus indios de la ocupación portuguesa.

Entonces no se entiende como politólogos, periodistas, sociólogos del régimen neoliberal, pretenden estigmatizar a los mapuches, como “terroristas” por reclamar sus derechos ancestrales, que no pasa por constituir un Estado, sino ser reconocidos como Nación o sea pueblo, argentinos con los mismos derechos que cualquier otro, entre ellos el derecho treintañal a la tierra, a la cual acceden como Comunidad, rechazando la teoría occidental de “la propiedad privada”.

Perón creó esas comunidades con tierras comunitarias comunes, que fueron de a poco arrebatadas por militares y gringos millonarios, más los sojeros expansivos en el norte.

Da lástima la ignorancia de estos sucesos de nuestra historia con la cual “se limpian la boca”, agresivamente, desde el gobierno neoliberal, atacando un pueblo pacífico que integrado al país aporta sus mejores conocimientos en las zonas más difíciles de transitar, por el arraigo que poseen en sus comunidades.

En realidad, sale de estos personajes lo peor del racismo, la discriminación, el coloniaje cultural impuesto por la historia oficial de Mitre-Sarmiento.

“¿Lograremos exterminar a los indios?

Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen.

Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos.

Incapaces de progreso, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande.

Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”.

Domingo Faustino Sarmiento. El Nacional 25 –nov – 1876

Nada que agregar, sólo estupor después de corroborar que nuestros Padres Fundadores contaron con los pueblos originarios para sus gestas libertadoras.

Artigas en el Arroyo la China declarando la Independencia de la Liga de los Pueblos Libres en 1815, San Martín y Bolívar incorporando a sus ejércitos a los bravos y valiente guaraníes, pampas, tehuelches, mapuches pehuenches y otras etnias como los Quilmes y los chaná.

El Obispo Jaime de Nevares, ese enorme pastor de la iglesia, nos mostró esas comunidades en Neuquén, nos abrió los ojos sobre su cultura desde los chamanes-médicos, hasta el conocimiento de la fitoterapia, nos hizo participar en sus ceremonias secretas, profundas de fe y recogimiento, pudiendo beber de su conocimiento ancestral.

Esta ofensiva, que tiene una víctima como Santiago Maldonado al cual quieren desplazar del centro de la escena, como detenido-desaparecido por el gobierno neoliberal, tiene como objetivo volver a denigrar y humillar al pueblo mapuche.

Perón era hijo de tehuelche Doña Juana Sosa, como lo fueron San Martín y otros tantos héroes de nuestra independencia.

Los Benetton, los Midlin, los Lewis, los Macri, supuestos dueños de millones de hectáreas, que han cercado las comunidades mapuches, que además son apretadas sobre tierras áridas por el petróleo y el gas de Vaca Muerta.

Ellos son defendidos por gendarmería, los jueces, el gobierno, los mapuches son defendidos por el Movimiento Nacional y Popular, que tiene como ícono a Perón descendiente de esos pueblos, que son americanos desde el inicio de los tiempos, antes de la colonización genocida que hoy quieren reinstalar desde el neoliberalismo.

A %d blogueros les gusta esto: