Estamos en un continente en disputa. Como diría el filósofo peronista Mario Casalla “América Latina es simultáneamente dos cosas: tierra de la opresión y de la dominación, por un lado, pero también de consecuente voluntad liberadora, por el otro”.

MURALLA MEDIÁTICA Y MANIPULACIÓN DE LAS PASO

Por Nicolás Canosa

Cada vez es más evidente que el gobierno de Mauricio Macri tiene su terminal en el exterior. “Volver al mundo”, uno de los “caballitos de batalla” del actual gobierno -o la madre de las zonceras geopolíticas en términos jauretcheanos- significa, en rigor, obedecer los planes de la potencia hegemónica en la región –Estados Unidos- y de los intereses del capital financiero global.

 

 

 

 

Por Nicolás Canosa*

Cenack

05/09/2017

 

EN CLAVE GEOPOLÍTICA: MURALLA MEDIÁTICA Y MANIPULACIÓN DE LAS PASO

 

Estamos en un continente en disputa. Como diría el filósofo peronista Mario Casalla “América Latina es simultáneamente dos cosas: tierra de la opresión y de la dominación, por un lado, pero también de consecuente voluntad liberadora, por el otro”. Los resultados de las PASO evidencian que el pregonado “fin de ciclo” por las usinas culturales del neoliberalismo no es más que un deseo del bloque de poder que hoy nos gobierna y que el “fantasma que recorre las elites argentinas”[1], como se leía en La Nación meses antes de las elecciones en referencia a Cristina, no solo no está acabado, sino que les ganó una elección en la cual existió una enorme asimetría en términos de poder institucional y recursos para la campaña. La memoria de un pasado reciente que fue mejor para las mayorías, la vigencia del liderazgo popular de Cristina, quien está en el corazón de millones de argentinos y la fuerza popular organizada –importante pero no suficiente-, junto a la creación de Unidad Ciudadana, un nuevo espacio fruto de una heterogénea articulación político-social, se hizo sentir en las últimas elecciones, a pesar de la adversidad y los ataques constantes de las corporaciones mediáticas, el partido judicial, los servicios de inteligencia y el gobierno actual.

Dieciocho días transcurrieron desde el domingo 13 de agosto, cuando el gobierno nacional se adjudicó la victoria de las PASO en la provincia de Buenos Aires, hasta que se conoció el escrutinio final en el cual ganó Unidad Ciudadana. Mucho se ha hablado y denunciado acerca de la manipulación del escrutinio, la falsificación de telegramas, el modo de selección de la empresa del conteo de votos, la selección de fiscales “a dedo”, así como la designación del juez electoral afín al presidente actual del principal distrito del país. Todo ello abona a la caracterización que en el debate producido posterior a las elecciones se hizo de Cambiemos como una fuerza que deteriora la calidad democrática del país, y más aún, se agregan a los rasgos antidemocráticos de la actual coalición de gobierno, especificados por Martín Granovsky[2].

(Aclaremos que, subrayar esto, no implica negar su consolidación como fuerza política nacional ni su adhesión en importantes sectores de la población que explica su caudal electoral, como tampoco hacer triunfalismo de cara a las elecciones generales). Por otro lado, podemos advertir la eficiente capacidad de orquestar y diseñar acciones desde el ejercicio del gobierno del Estado, en función de lograr el objetivo de que en el momento de mayor condensación política y expectativas ante el resultado (tanto el horario prime-time de la televisión, como los días siguientes a la elección) reine la confusión y se impida que la tapa de los diarios y los diversos medios de comunicación expresen e informen a la ciudadanía cual fue el verdadero resultado de las elecciones. No ahondaremos en ello aquí, pero era imprescindible al menos mencionarlo antes de introducirnos al tema central de este artículo. Analicemos entonces las razones geopolíticas que se pueden encontrar desmenuzando algunos ejes que nos parecen fundamentales a la hora de examinar en perspectiva lo ocurrido.

Razones geopolíticas

Cada vez es más evidente que el gobierno de Mauricio Macri tiene su terminal en el exterior. “Volver al mundo”, uno de los “caballitos de batalla” del actual gobierno -o la madre de las zonceras geopolíticas en términos jauretcheanos- significa, en rigor, obedecer los planes de la potencia hegemónica en la región –Estados Unidos- y de los intereses del capital financiero global. Evidencias de esto lo hemos trabajado en un artículo que titulamos “en la órbita norteamericana”[3], refiriéndonos a los acuerdos realizados en el ámbito militar y el de seguridad. Asimismo, el creciente endeudamiento externo y el pago de acuerdo a los intereses de los fondos buitres dan cuenta de la subordinación de nuestro país a un poder global que avanza destruyendo el bienestar de los pueblos y poniendo en riesgo de supervivencia de la especie humana y de la naturaleza. También, cabe alertar la desesperación del gobierno actual por acelerar la firma de un Tratado de Libre Comercio del Mercosur con la Unión Europea que sería nocivo para los trabajadores argentinos y mercosureanos. Justamente, representantes de estos sectores del poder mundial estuvieron presentes la semana posterior a las PASO.

La hipótesis que aquí se sostiene gravita en que la manipulación realizada en el escrutinio no fue exclusivamente para impedir que en la tapa de los diarios del lunes 14 de agosto se publicara lo que hoy a regañadientes aceptan decir: ganó Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires. La creación de un clima triunfal en el cual se montaron para accionar efectivamente en el plano real desde el domingo a la noche en que celebraban una diferencia de casi 7% de votos, les permitió afrontar sin la pesadumbre simbólica de la derrota tres momentos que guardan estrecha vinculación con la agenda geopolítica y las “terminales de poder” del macrismo. No era sólo una cuestión de política nacional. A saber:

1) Al día siguiente de las PASO ocurrió la llegada del vicepresidente de Donald Trump, Mike Pence. Éste, felicitó el resultado de las elecciones y en la Bolsa de Comercio destacó “las reformas audaces que devolvieron la reputación a la Argentina en el mundo”[4] que lleva adelante el gobierno de Macri e instó a “ampliarlas”. Además, cosechó apoyos en la estrategia destabilizadora hacia Venezuela, donde se juega la paz de toda la región, más aún ante la grave amenaza que el magnate republicano pronunció en una entrevista en la que mencionó que no descarta EEUU intervenir militarmente[5]. El representante de un gobierno que mantiene mil bases militares en todo el mundo, que emplea flotas navales en todos los mares, que carga en la espalda con la intervención en decenas de países y en el desatamiento de guerras con millones de muertes y crisis migratorias, tiene la osadía/impunidad de acusar de tiranía a un gobierno que ha ido a las urnas 23 veces en los últimos 19 años y que ha aceptado y reconocido el resultado en las dos oportunidades en que fue derrotado.

El cinismo no tiene límites.

Siguiendo con la visita de Pence, destaquemos dos hechos que demuestran la relación subordinada a la que este gobierno acepta someterse. El acuerdo que mencionó Pence en que se iba a avanzar con respecto a “beneficiar productores de cerdos” de ambos países, como era de esperar, finalizará perjudicando a los productores argentinos y beneficiando a los estadounidenses que exportarán sus alimentos a nuestro país, como anunció Trump en la Casa Blanca dos días después de la presencia del vicepresidente en nuestro país[6]. En segundo lugar, la imposición unilateral que tomó el gobierno norteamericano al restringir las importaciones de biodiesel argentino pone en situación alarmante a nuestros productores, quienes intiman al gobierno a realizar gestiones para frenar esta medida[7].

2) No solo el vicepresidente de la principal potencia mundial visitó la Argentina días después de la elección. El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, compartió actividades con diferentes ministros y con Macri. Esta institución gravitante en el apogeo y despliegue de la globalización neoliberal en todo el mundo, bendijo a las “reformas estructurales graduales” emprendidas por el macrismo y advirtió que “no hay que confundir ser gradual con frenar”[8]. También, manifestó que se le otorgaría un crédito de 2000 millones de dólares al país en el próximo año.

Sobre la lluvia de inversiones que no llegan, el surcoreano planteó que: “en este momento, si hablas con el inversor promedio de Europa o de Asia -dueños de capital que buscan retornos interesantes-, todavía ven a la Argentina como un lugar de riesgo porque no están seguros de que vaya a haber continuidad de las políticas que se están tomando ahora”[9]. En otras palabras, los inversores temen la posibilidad de que regrese a ejercer el gobierno del Estado una fuerza política que apunte a la redistribución de la riqueza, la industrialización, la generación de empleo y el bienestar de los trabajadores, como sucedió en la Argentina entre 2003-2015 y que CAMBIEMOS no conquiste la hegemonía política y cultural (tema que abordaremos en un próximo artículo) actualmente en disputa para profundizar desde el ejercicio del gobierno del Estado las transformaciones económicas, sociales y culturales que exige el centro de poder mundial.

3) El 15 de agosto, dos días después de las PASO, el Banco Central licitó las “codiciadas LEBACS”[10], por un monto de 535.000 millones de pesos. Según Zaiat “la bola de nieve de las Lebac es el factor más perturbador de la estabilidad cambiaria y financiera”[11].

Para tomar dimensión de lo que esto implica volvamos a citar al autor de Economía a contramano: “El costo enorme que representan las Lebac para el balance del Banco Central es equivalente a las ganancias inmensas para los inversores. El BC ha diseñado una lujuria financiera con esos pasivos de cortísimo plazo. Entre el 15 de diciembre de 2015 y el 30 de junio de 2017 devengaron 251 mil millones de pesos de intereses. Esto implica un pago de 460 millones de pesos en promedio por día”.

Sabemos que las decisiones de los actores económicos no son exclusivamente económicas. Son políticas. ¿Los inversores hubieran reinvertido en Lebacs o hubieran pasado las ganancias extraordinarias a dólares si no se creaba esta ficción? ¿Hasta cuándo seguirá girando la rueda de esta bicicleta? ¿Realizó esta maniobra el gobierno para sostener la gobernabilidad de los índices macroeconómicos? En principio, la progresiva devaluación que se venía produciendo pareció detenerse de cara octubre –incluso el dólar bajó algunos centavos el día posterior a la elección- y los inversores volvieron a apostar a las Lebacs, alimentando una burbuja que inevitablemente va a estallar… y no hay muchas dudas de a quienes nos va a perjudicar y que medidas de ajuste vienen atrás.

 

La muralla mediática

 

Estas tres razones geopolíticas nos parecen fundamentales para comprender porque fue necesario crear la ficción de un triunfo en Buenos Aires y accionar a posteriori como si esto haya ocurrido concretamente. Gracias a la muralla mediática que los protege, pudieron superar el peso simbólico y el costo político que hubiera implicado afrontar el comienzo de la semana con una fuerza opositora que expresa un proyecto de país radicalmente opuesto al que están implementado y que representa una política internacional soberana frente a los grandes poderes mundiales, máxime de cara a la visita del vicepresidente norteamericano, del presidente del Banco Mundial y de un nuevo empujón a una bicicleta financiera que nos lleva al precipicio como es la renovación de las LEBACS, como vimos anteriormente. Más aún, se montaron en ese clima triunfal para auto-crearse un margen de maniobra político como se vio en la destitución del juez Freiler, en el ataque a la movilización de los sindicatos, al ninguneo a las denuncias de Unidad Ciudadana sobre el acto electoral. No sólo eso, demostrando su violencia simbólica atacando a los gremios docentes que proponen tratar en las escuelas la situación gravísima que vive el país con un joven desaparecido de manera forzada y luego reprimiendo y deteniendo a decenas de personas en una marcha pacífica y multitudinaria realizada en todo el país para EXIGIR LA APARICIÓN CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO.

 

NOTAS

 

[1] FIDANZA, I. Si cristina ganara en octubre: Recuperado de: http://www.lanacion.com.ar/2027767-si-cristina-ganara-en-octubre

[2] GRANOVSKY, M. ¿Derecha democrática? Recuperado de: https://www.pagina12.com.ar/57262-derecha-democratica

[3] CANOSA, N. Argentina en la órbita norteamericana.  Recuperado de: https://cenack.com/en-la-orbita-norteamericana/

[4] Recuperado de: https://www.clarin.com/politica/mike-pence-bolsa-reformas-macri-devolvieron-reputacion-argentina-mundo_0_ByVa6Tg_W.html

[5] Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=yM0iCoWmzSs

[6] http://www.ambito.com/894064-trump-anuncio-que-eeuu-volvera-a-vender-carne-de-cerdo-a-la-argentina

[7] Recuperado de: http://www.ambito.com/895605-biodiesel-bolsas-de-todo-el-pais-alertan-que-la-situacion-es-de-urgencia-extrema

[8] Recuperado de: https://www.cronista.com/economiapolitica/Para-el-Banco-Mundial-Argentina-es-un-modelo-a-seguir-20170819-0002.html

[9] Idem

[10] Recuperado de: https://www.clarin.com/opinion/reforma-tributaria-incluye-renta-financiera_0_BkG6_GLFb.html

[11] ZAIAT. A. El negocio de las Lebacs. Recuperado de: https://www.pagina12.com.ar/49057-el-negocio-de-las-lebac

 

*Estudiante de Sociología en UBA, responsable nacional del Frente Cultural del Peronismo Militante y responsable de relaciones internacionales del CENACK.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: