La lectura entrelíneas de lo ocurrido este 22 de agosto en Plaza de Mayo puede permitir conocer los pasos venideros del movimiento obrero y también, elementos de la nueva configuración de la dirección cegetista.

EL DEVENIR DEL MOVIMIENTO OBRERO EN UN ACTO

Por Gabriel Fernández

Un encuentro significativo. El importante paso de unidad en el rechazo al plan económico oficial que brindaron el movimiento obrero organizado y las organizaciones sociales en este jornada no fue acompañado por casi ningún medio de comunicación, excepción hecha de Radio Gráfica, La Señal Medios, Sindical Federal y AGN.

Por Gabriel Fernández *

LA SEÑAL MEDIOS

25/08/2017

 

Un encuentro significativo.

La lectura entrelíneas de lo ocurrido este 22 de agosto en Plaza de Mayo puede permitir conocer los pasos venideros del movimiento obrero y también, elementos de la nueva configuración de la dirección cegetista.

Algunos apuntes de interés: la masividad del acto, la presencia de las distintas vertientes de CGT, CTA y organizaciones sociales.

También, la contundencia de todos los presentes en rechazar el plan económico del gobierno macrista.

En esa línea, el discurso de Juan Carlos Schmid canalizó adecuadamente ese pensar y admitió la convocatoria a un Comité Central Confederal.

Schmid puso énfasis en la condena del esquema financiero y redobló la apuesta en defensa de la industria y el trabajo argentinos.

En realce: las observaciones sobre la desaparición de Santiago Maldonado y acerca de la situación venezolana, enfocadas desde un mirador nacional y popular.

La inclusión de esos factores, además de poner sobre la mesa asuntos en verdad preocupantes de la actualidad, contienen un sesgo cultural inequívoco combinado con una mirada latinoamericana que fortalece el volumen del planteo obrero.

La decisión del moyanismo de empezar a salir de su laberinto y aunar esfuerzos contra el plan de ajuste, con Pablo Moyano y Schmid señalando la unidad en la confrontación, es un avance del conjunto de los espacios gremiales críticos. Allí tenemos a uno de los protagonistas del barajar y dar de nuevo en la orientación de la central para el año 2018.

En ese marco, las observaciones de Héctor Amichetti, titular de la Federación Gráfica Bonaerense y motor de la Corriente Federal de Trabajadores, resultan de trascendencia: indicó que el Confederal no es sólo para lanzar un paro sino para diseñar un plan de lucha y debatir “qué CGT necesita el pueblo argentino”.

Amichetti nos dijo, durante el diálogo radial, que esa discusión debe realizarse en un marco de unidad y que la CFT aportará sus esfuerzos en tal dirección, y al mismo tiempo planteará su programa de modo claro y sin concesiones.

Vale consignar las coincidencias entre el discurso de Schmid y el planteo previo convocante lanzado por esa vertientes, 24 horas antes del llamado de la CGT a la marcha.

Una jornada en la cual se corroboró que los diagnósticos correctos contribuyen al accionar y ese camino puede ofrecer resultados favorables, siempre tomando en cuenta el entorno en el cual se desarrollan.

LOS MEDIOS

Ahora bien, el importante paso de unidad en el rechazo al plan económico oficial que brindaron el movimiento obrero organizado y las organizaciones sociales en este jornada no fue acompañado por casi ningún medio de comunicación, excepción hecha de Radio Gráfica, La Señal Medios, Sindical Federal y AGN.

Mientras los concentrados pusieron su eje sobre las dificultades del tránsito, remarcaron la escasez de la convocatoria -total, se puede afirmar lo que sea- y realzaron el discurso oficial -¡aumento del empleo!, estabilidad económica e inutilidad del reclamo- los cercanos no se quedaron atrás.

Toda la cobertura de los espacios que suelen cuestionar aspectos de la política oficial enfatizaron la “fractura” en la CGT, justo cuando confluyeron planteos fuertes y no se registraron cruces, y en vez de entrevistar a los sindicalistas ofrecieron micrófono a miembros del FIT.

Luego hablaron de la no convocatoria a un paro que no estaba previsto.

Como nos apuntó Ariel Weinman, este trabajo comunicacional adverso, que viene de hace semanas, derivó en la escasez de segmentos medios en el acto, circunscribiendo la masividad a las entidades obreras y sociales.

Es decir, se ha logrado teñir de desconfianza horizontal una movida que salió en línea con las necesidades nacionales y populares.

Dentro de la potencia del acto, se trata de un punto a considerar con seriedad a futuro, si se estima que la confluencia de las franjas medias y los nucleamientos sindicales y sociales tiene relevancia a la hora de configurar una política nacional con raigambre popular amplia y profunda.

GF/

* Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

A %d blogueros les gusta esto: