Las marcas apuestan al packaging más chico para disimular aumentos de precios. Los descuentos también provocan que los clientes perciban menos los incrementos

VENTA FRACCIONADA PARA CLIENTES QUE NO LES ALCANZA

Por Graciela Moreno

Los ejemplos de este tipo de estrategias abundan. Un estudio de Focus Market detectó que el dulce de leche que tenía 500 gramos, hoy tiene 400, en casi todas las marcas y las mermeladas que tenían 454 gramos, bajaron a 390. Las galletitas surtidas, que antes tenían 500 gramos, ahora cuentan con 100 gramos menos. El yogur en sachet de litro se redujo a 900 gramos.

 

Por Graciela Moreno

Diario BAE
@gracielmoreno
gmoreno@diariobae.com

En los últimos años, no hubo empresa de productos de consumo masivo que no achicara su packaging para atenuar los aumentos de precios. La idea era que el consumidor tuviera la percepción de que la suba del valor del artículo no era significativa.

 

La botella de aceite de un litro bajó a 900 mililitros y hoy tiene un valor promedio de $45

 

Los ejemplos de este tipo de estrategias abundan. Un estudio de Focus Market detectó que el dulce de leche que tenía 500 gramos, hoy tiene 400, en casi todas las marcas y las mermeladas que tenían 454 gramos, bajaron a 390. Las galletitas surtidas, que antes tenían 500 gramos, ahora cuentan con 100 gramos menos. El yogur en sachet de litro se redujo a 900 gramos. Las latas de conserva que antes tenían 350 gramos, apenas llegan a los 300. Las latas de lentejas de medio kilo, hoy ofrecen 400 gramos. La botella de aceite de un litro bajó a 900 mililitros (hoy tiene un valor promedio de 45 pesos) y los potes de quesos blancos de 400 descendieron a 320 gramos.

Los dentífricos fueron una de las categorías que más cambiaron: los de 100 gramos, bajaron a 90 gramos y también los hay de 80 y 70 gramos. Los de 200 hoy son de 180 gramos. Los detergentes que en otras épocas tenían 750 mililitros, ahora apenas alcanzan los 600. El jabón de pan es de 200 gramos y antes tenía 250 y el jabón en polvo hoy tiene 800 gramos, cuando antes tenía 1 kilo.

 

Algunos bancos ofrecen descuentos de entre el 25% y el 50%

 

La bolsa de pañales que históricamente ofrecía un tamaño medio, ahora tiene 10 unidades. Las toallas femeninas que tenían diez, ahora tienen ocho. El papel higiénico que antes tenía 60 metros, ahora tiene 30, pero viene en pack de 6 rollos. Los jabones de tocador cada vez tienen más espacio para moverse en sus packaging, la clave es que de 125, pasaron a 90 gramos. En este caso, el valor por unidad se sitúa en los $22.

El whisky pasó de un litro a 750 mililitros, el Fernet que tenía antes un litro lanzó una versión de 750 ml. y la categoría cervezas ideó nuevos formatos, al igual que la de gaseosas.

En este contexto, Damián Di Pace, director de Focus Market, sostiene que “los cambios de formato empezaron cuando comenzó el control, con los Precios Cuidados. En ese momento, las empresas aprovecharon para comenzar a lanzar nuevos packaging para los productos que no integraban la lista controlada. Acompañando este cambio, los precios aumentaban un poco menos que la inflación para no perder mercado, pero en definitiva, fue una estrategia para dar más por menos”.

Con envases más chicos y productos más pequeños, con suba de precios y caída de consumo, las estrategias de las cadenas de supermercados y empresas cambiaron. “Como el packaging no se podía achicar más, entonces la estrategia de precios dejó de anclarse en el contenido y la presentación y se trasladó hacia las promociones y descuentos. Algunos bancos ofrecen entre el 25% y el 50% (con reintegros que llegan a los $1.500), las tarjetas de fidelización traccionan con descuentos muy importantes para cerrar el círculo”, sostiene Di Pace, autor del libro Marketing Extraordinario.