Hay quienes durante los primeros días de la dictadura conocieron ese apellido vasco, con aires de Jockey Club porteño, ignoto hasta entonces para quienes trabajaban en el ámbito de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca aunque no para los grandes propietarios de la tierra.

UNO MENOS

El mismo día del golpe Jorge Zorreguieta fue nombrado subsecretario del área. A cinco días de su asunción, el 29, los tanques del ejército entraron en la sede del INTA –Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria– de Castelar, un organismo dependiente de Agricultura. Casi al mismo tiempo irrumpían en la mayoría de las delegaciones.

 

 

Máxima es la hija de un represor que murió impune y que además se robó 400 campos mientras era Secretario de Agricultura de Videla.

Denunciado por ambas cosas murió impune.

Hoy la familia de Máxima (materna) los Cerruti Carnicot (testaferros Zorreguieta) son los dueños de medio Pergamino que están inundados 17 barrios por los canales clandestinos sojeros.

Y Máxima y su marido son dueños de la Shell, empresa en quiebra en el 2015, que Aranguren, Franco Macri y Mauricio Macri salvaron con la importación de gas metano de China para Argentina según informe Bloomberg y Newsletters YPF, Shell y Gazprom además de la bolsa de Nueva York.

Hoy llego a las 6.30 am a Buenos Aires el Rey Guillermo de Holanda dueño con Máxima de la Shell.

A las 11 am en pilar es el entierro del represor y estarán presentes los que nos están robando con la Shell todos los días.

ZORREGUIETA, LA DICTADURA Y LOS SECUESTROS DEL INTA

Zorreguieta fue funcionario de Agricultura en la dictadura. Aquí víctimas del INTA cuentan los secuestros y desapariciones en esos días.

 

En 1979, Zorreguieta como secretario de Agricultura.

Aquí, en la asunción del subsecretario de la cartera.

 

 

Por Cristian Alarcón

Página 12

 

Hay quienes durante los primeros días de la dictadura conocieron ese apellido vasco, con aires de Jockey Club porteño, ignoto hasta entonces para quienes trabajaban en el ámbito de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca aunque no para los grandes propietarios de la tierra. El mismo día del golpe Jorge Zorreguieta fue nombrado subsecretario del área. A cinco días de su asunción, el 29, los tanques del ejército entraron en la sede del INTA –Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria– de Castelar, un organismo dependiente de Agricultura. Casi al mismo tiempo irrumpían en la mayoría de las delegaciones. “Muchos estuvimos chupados y fuimos torturados. Pero otros nunca volvieron –le cuenta a Página/12 Agustín Moglié, uno de los sobrevivientes de ese ‘plan de limpieza’–. En Castelar hubo dos compañeros y una mujer que siguen desaparecidos. A ella la fueron a buscar al sanatorio donde había tenido su hijo, con datos que salían de su legajo de empleada del Estado. Los jerarcas nuevos los tenían en la lista que venía hecha desde arriba.”

Nacido el 18 de enero de 1928, la vida de Jorge Horacio Zorreguieta Steffanini parece siempre haber estado ligada al campo, aunque sólo fue dueño de una parcela en Pergamino. Entre 1961 y 1976 pasó por el Ateneo Rural de Buenos Aires, la Comisión Coordinadora de Entidades Agropecuarias, Confederaciones Rurales Argentinas, Coninagro, y finalmente la Comisión Directiva de la Sociedad Rural Argentina, donde llegó a secretario impulsado por su amigo Martínez de Hoz, con quien se conocieron en 1947. Allí estuvo hasta un día antes del golpe, cuando lo nombraron flamante subsecretario. Pero sus malos pasos ahora despreciados por el gobierno holandés habían comenzado antes, según la propia prensa de Amsterdam. En una nota del matutino Trouw, el periodista Edwin Koofman sostiene que no sólo fue parte del Ejecutivo sino que “complotó contra el gobierno de Isabel Perón y estuvo involucrado con anterioridad al diseño de políticas del gobierno militar”. Más aún: “Coqui” Zorreguieta había sido miembro del consejo asesor de Política Agropecuaria de Juan Carlos Onganía y luego del consejo económico-social de Alejandro Lanusse.

Jorge Noverazco era el 29 de marzo del ‘76 el secretario de Prensa de ATE Castelar y militaba desde su puesto en el INTA. Estaba con su hijo de seis años cuando unos diez militares lo arrastraron desde allí hasta el comedor central, donde fueron encerrados los secuestrados. “Nos fueron a buscar a cada uno con una lista. Fuimos vendados antes de bajarnos del camión. Nos interrogaban cada diez minutos. Nos metían el arma, nos gatillaban. Después fuimos a parar a comisarías”, cuenta. Noverazco conocía de cerca a los dos investigadores del área de suelos del INTA Castelar que no volvieron a aparecer. “Fueron ‘Manzanita’ Costa y un compañero al que le decíamos ‘Chiquito’, porque era enorme. Pero lo que fue más terrible fue el secuestro de Marta Sierra, una compañera que en ese momento estaba internada porque había tenido un hijo. Dicen que murió en la tortura. Después supimos que actuaron igual en todas las sedes del INTA. Era algo institucional que tuvo que haber bajado desde arriba mismo, desde donde estaba Zorreguieta.”

Moglié, el compañero del INTA de Noverazco, era un hombre de 40 años y larga militancia peronista cuando se lo llevaron. “Los que asumieron enseguida hicieron una limpieza. Fuimos detenidos montones, algunos torturados con la picana como fue en mi caso. En ellos el maltrato y la violencia despiadada no tiene limites”, dice. Moglié fue entrevistado por un equipo de la televisión holandesa. A ellos les dijo lo mismo: “El principito, el cajetilla burgués que se casa con la mina ésta, me importa un carajo. Sí me importa el valor de los derechos humanos, y que esta gente esté fuera, caminando. Yo milagrosamente estoy vivo, pero compañeros, familiares, amigos míos no están, mientras ellos siguen”.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: