Esta resolución fue adoptada por los jueces Luis Rafaghelli y Néstor Rodriguez Brunengo.

LA JUSTICIA LABORAL LE PUSO UN LIMITE EN EL CASO PEPSICO AL GOBIERNO CRUEL Y CACHIVACHE DE MACRI Y VIDAL

La Sala VI de la Cámara del Trabajo ha dispuesto la reinstalación de los trabajadores de Pepsico en sus tareas habituales. Esta resolución fue adoptada por los jueces Luis Rafaghelli y Néstor Rodriguez Brunengo. Raffaghelli tiene pedido de juicio político por haber dictado una medida cautelar que ordenaba la reinstalación de 9 trabajadores despedidos del AFSCA. Rodríguez Brunengo también ha sido objetado por un fallo referido al gremio camionero.

NAC&POP

14/07/2017

Cabe recordar que ayer agentes de la Gendarmería Nacional y de Infantería desalojaron a los trabajadores de la planta de la empresa multinacional fabricante de las gaseosas  Pepsi Cola y 7up ubicada en Florida, partido de Vicente López.

Dos horas después del insensato ataque a los trabajadores de Perpsi Cola que cuidaban la planta y su maquinaria de trabajo, la Sala VI de la Cámara del Trabajo dispuso la reinstalación de los trabajadores de Pepsico en sus tareas habituales.

Esta resolución fue adoptada por los jueces Luis Rafaghelli y Néstor Rodriguez Brunengo.

Raffaghelli tiene pedido de juicio político por haber dictado una medida cautelar que ordenaba la reinstalación de 9 trabajadores despedidos del AFSCA.

Rodríguez Brunengo también ha sido objetado por un fallo referido al gremio camionero.

El Gobierno de Mauricio Macri había presentado un pedido de destitución contra dos camaristas que convalidaron una paritaria de la Asociación Bancaria por encima del 20 por ciento que el presidente planteó como techo.

Los camaristas habían ordenado además al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que no interfiriera en la paritaria.

Triaca desacató esta orden judicial y se reunió con los empresarios para apelar el fallo.

También dio instrucciones a los bancos públicos para que no pagaran lo acordado por el 80 por ciento de las patronales.

Finalmente, debió aceptar lo acordado.

Luego, en un giro sorpresivo, el Ministerio de Trabajo pidió la destitución de los dos camaristas, con lo que recibió el repudio de un amplio espectro judicial y sindical, que incluyó a la Asociación de Magistrados.

En este caso, los trabajadores de Pepsico tenían razón.

Lo dicho, un gobierno cruel y cachivache.

 

Fuente: La Señal Medios