Que vengan esos regimientos y vengan también cuantos monstruos abortó la España con su Rey Fernando a la cabeza. A nada temo porque he jurado defender la Independencia de América y sellarla con mi sangre.

RESPUESTA DE GÜEMES A LOS JEFES REALISTAS QUE QUISIERON SOBORNARLO

El Jefe de la Vanguardia del Ejército de Lima, Pedro Olañeta, le ofrece dinero en cantidad suficiente como “para labrar su felicidad futura”. Le ofrece además “proporcionarle cuanto desea para su familia”. Sólo tenía que dejarles entrar a Salta y Jujuy.

 

El Jefe de la Vanguardia del Ejército de Lima, Pedro Olañeta, le ofrece dinero en cantidad suficiente como “para labrar su felicidad futura”. Le ofrece además “proporcionarle cuanto desea para su familia”. Sólo tenía que dejarles entrar a Salta y Jujuy.

Su respuesta, fechada el 21 de octubre de 1816:

 

“Al leer su carta del 19 del corriente, formé la idea de no contestarla para que mi silencio acreditara mi justa indignación. Pero como me animan sentimientos honrados diré a usted que desde ahora y para siempre renuncio y detesto ese decantado bien que desea proporcionarme. No quiero favores con perjuicio para mi país: éste ha de ser libre a pesar del mundo entero.

Que vengan esos regimientos y vengan también cuantos monstruos abortó la España con su Rey Fernando a la cabeza.

A nada temo porque he jurado defender la Independencia de América y sellarla con mi sangre.

Todos estamos dispuestos a morir primero que sufrir por segunda vez una dominación odiosa, tiránica y execrable. ¿Qué más quiere que le diga? Adopte usted la guerra que más le acomode para nuestra destrucción, pero tema, y mucho, la mía.

Yo no tengo más que gauchos honrados y valientes. No son asesinos sino de los tiranos que quieren esclavizarlos. Con estos únicamente espero a usted, a su ejército, y a cuantos mande de España”.

A %d blogueros les gusta esto: