Una de las Veinte Verdades nos aclara: “quien habla mal de un compañero, se está pasando al enemigo”.

¿QUE PERONISMO ES AQUEL QUE PLANTEA QUE CRISTINA NO ES PERONISTA?

Por Jorge Rachid

Perón nos advertía en su discurso de despedida del 12 de junio de 1974: “mi único heredero es el pueblo”, y siempre nos planteó que el Partido Justicialista es sólo una herramienta electoral, porque el peronismo es Movimiento Nacional y Popular.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
16/6/17

Cuando las estructuras desconocen la historia, los pueblos reparan los rumbos nacionales y populares (JR.)

 

Perón nos advertía en su discurso de despedida del 12 de junio de 1974: “mi único heredero es el pueblo”, y siempre nos planteó que el Partido Justicialista es sólo una herramienta electoral, porque el peronismo es Movimiento Nacional y Popular.

En esos dos conceptos se encierran hoy las demandas de la hora, ante la batalla electoral.

Si alguna estrategia estudió el enemigo oligarca y neoliberal a lo largo de la historia, fue justamente como apuntalar la estructura Partido y diluir la concepción de Movimiento, en cuya dinámica encuentra respuesta lo doctrinario, lo político, lo ideológico y filosófico del peronismo.

Fue la acción movimientista de las organizaciones libres del pueblo, en especial el movimiento obrero organizado, constituyendo verdaderos arietes de en la lucha por la Liberación Nacional.

Hasta intentaron cambiar la marcha peronista, borrando el párrafo de “combatiendo al capital”, que muchos cantan alegremente, sin otorgarle entidad política.

Tampoco piensan algunos, cuando recitan las tres banderas peronistas de: Justicia Social, Independencia Económica y Soberanía Política, acompañando leyes lesivas a cada una de esas formulaciones estratégicas del peronismo, como el pago a los buitres, de llamada Reparación Histórica falsa, que esconde el saqueo del FGS, aceptar Tratados de Libre Comercio, hacer silencio ante la derogación por DNU de la ley de Medios y podemos seguir con el listado lesivo al pueblo argentino, en 16 meses.

Desde el primer día de gobierno, a la par de adjudicarle una supuesta “pesada herencia” al gobierno anterior, que dejó el gobierno sin deuda externa inmanejable, 52 mil millones de dólares del FGS del ANSES sobre el cual avanzaron en su saqueo, 27 mil millones de reservas del BC, 97% de cobertura previsional, la mayor del mundo, los trabajadores trabajando, los industriales produciendo, el pueblo consumiendo, el PBI creciendo, el gobierno planteó sin embargo, garantizar “la gobernabilidad”.

Muchos legisladores olvidaron o temiendo pliegues oscuros de su actuación o por temor a los medios, aceptaron NO cumplir su mandato, el que les dio el pueblo en el 2015: ser oposición, que significa ni mas ni menos que defender los derechos conquistados en 12 años de recuperación de identidad nacional, del estado nacional al servicio del pueblo y de ampliación de derechos.

Esos años, que llenaron de peronismo y alegría, después de la noche de los 90, permitió recuperar la política como herramienta de construcción social solidaria, que hizo que los jóvenes se hiciesen cargo de la historia.

Perón nos decía siempre: “no griten la vida por Perón, hagan peronismo”.

Eso significa en el seno del pueblo, redoblar el compromiso y la voluntad de construcción de una sociedad más justa, que en 12 años más allá de los errores, que si los hubo, nunca en las definiciones políticas, que nunca fueron contrarias a los intereses populares, en un marco de recuperación permanente de Patria Grande.

Eso es lo que no perdona el enemigo, las realizaciones, no los errores.

Para las jóvenes generaciones Perón y Evita son Néstor y Cristina, el mismo flaco nos decía cuando era presidente: “nos dicen kirchneristas para bajarnos el precio”, en una descripción clara de las acciones del enemigo para dividir, fracturar, buscar socios, estigmatizar entre peronistas buenos y malos, con el favor de las campañas mediáticas y las operaciones políticas.

Cuando éramos gobierno, acciones destituyentes, guionadas desde el exterior acompañados por los cipayos locales.

Golpes de Mercado, informaciones falsas cada día, resistencia a las leyes votadas con jueces cómplices, que hoy son los arietes del poder en la persecución política.

En ese tránsito, con la lamentable muerte de Néstor, Cristina debió asumir la responsabilidad que siempre había compartido en su decisión final.

Es un cuadro político superior, difícil de encontrar en la Argentina, con su experiencia de 12 años de Poder Ejecutivo, una estadista reconocida a nivel mundial, lo cual se comprueba a poco de caminar el mundo de las informaciones, los gobiernos y las percepciones de los pueblos Sudamericanos.

Ese carácter fuerte al cual muchos critican, es el mismo que con la misma pasión, defiende los intereses nacionales en los Foros Internacionales.

Eso detesta el poder hegemónico, siempre complaciente con los intereses extranjeros, en esa colonización cultural que padecemos.

Siempre las elecciones alejan los ejes políticos en las discusiones, por las legítimas aspiraciones de los candidatos y en ese escenario, el enemigo actúa por líneas interiores del Movimiento Nacional, como bien lo señala el diario La Nación en su edición de ayer: “Euforia en el gobierno”, destacando las operaciones del gobierno desde hace un año, destinadas a dividir el peronismo, haciendo eje entre el peronismo y el kirchnerismo como cuestiones confrontadas.

¿Que peronismo es aquel que plantea que Cristina no es peronista?

Una de las Veinte Verdades nos aclara: “quien habla mal de un compañero, se está pasando al enemigo”.

Cristina es la única Líder nacional que hoy existe, su deterioro, sólo posterga la fortaleza del Movimiento Nacional y Popular.
De ahí que la realización de las PASO en instancias donde los demás actores no las tendrían, permitía la operación clara de la artillería del enemigo sobre nuestras propias filas.

Claro que hay otros compañeros que no comparten ni la conducción de Cristina, ni éstas reflexiones, están en su derecho, es más muchos de los que se habían alejado volvieron a las filas del Movimiento Nacional.

Nunca serán enemigos, pero sí les pedimos que juntos desnudemos a un único enemigo que está ahogando las esperanzas del pueblo argentino, brutal e inhumana en su operación de gobierno, ajustando sobre los humildes y los desposeídos, universo claro de acción del peronismo.

Evita nos impulsaba con: “el peronismo será revolucionario, o no será”, y los jóvenes leyeron ese mensaje, como así también el Modelo Argentino para un Proyecto Nacional, que nos dejó Perón como mandato testamentario, el 1° de mayo de 1974.

JR/

A %d blogueros les gusta esto: