“Si hay gente que debe estar prevenida sobre el escándalo son los peronistas, y sobre todo del escándalo movido por los grandes diarios.”

SEGÚN ARTURO JAURETCHE “LA MORAL PUEDE SER UN GRAN NEGOCIO”.

Por Don Arturo Jauretche

Mientras no comprendamos que hay una superestructura en las finanzas que rodea al Estado y lo somete a sus fines, no comprenderemos nada. Solo les interesaba lo que decía ‘Financial News’, el ‘Times’ o el ‘New York Herald’ y hasta ‘Pravda’, sí era desfavorable para el país. La mayor parte de nuestra industria, que se sustenta en el poder de compra de las masas populares, no tardará en entrar en liquidación.

Por Arturo Jauretche
NAC&POP
15/06/2017

Unificaron todo el periodismo, la radiofonía y la televisión.

Volcaron sobre papel y sobre los oídos toneladas de injuria y difamación.

Convirtieron en traidores a la patria a los que la habían redimido de las viejas coyunturas a que ellos sirven.

Presentaron como tiranos a los libertadores.

No hubo basura del rincón o de retrete que no se arrojaran sobre los hombres, sobre las ideas y sobre la fe de pueblo argentino.

La moral puede ser un gran negocio.

Cada vez que hay un escándalo y éste tiene gran difusión periodística, yo desconfío del objetivo de la difusión.

Si hay gente que debe estar prevenida sobre el escándalo son los peronistas, y sobre todo del escándalo movido por los grandes diarios.

Llamaron al patriotismo, esquizofrenia y demagogia, al amor al pueblo.

Libre empresa, a la destrucción del capital argentino para subordinarlo al extranjero.

Llamaron jueces a los sicarios; policías, a los matones.

Virtud, al entreguismo.

Desfiguraron todo, anatematizaron lo argentino, exaltaron lo extranjero.

Llamaron valentía al asesinato impune y cobardía a la resistencia popular.

Volvieron a desfigurar la historia, exaltando al cipayo y al vende patria y denostando al patriota de verdad.

Y eso lo dieron por el periódico, por la radio, por el libro, por la universidad, por la escuela.

Y lo dieron en dosis masivas, en dosis para adultos, se dormían oyendo la palabra mentirosa del locutor y despertaron oyendo la palabra mentirosa del locutor”

Mientras no comprendamos que hay una superestructura en las finanzas que rodea al Estado y lo somete a sus fines, no comprenderemos nada.

Solo les interesaba lo que decía ‘Financial News’, el ‘Times’ o el ‘New York Herald’ y hasta ‘Pravda’, sí era desfavorable para el país.

La mayor parte de nuestra industria, que se sustenta en el poder de compra de las masas populares, no tardará en entrar en liquidación.

Mientras tanto nos iremos hipotecando con el fin de permitir que falsos inversores de capital puedan remitir sus beneficios al exterior.

Avellaneda dijo: -Ahorraremos sobre el hambre del pueblo para pagar a los acreedores extranjeros.

El pensamiento sigue siendo el mismo.

Ahora el gerente (CEO) no es el representante del interés económico foráneo, sino la expresión de una élite gobernante.

Ya no hace falta el cipayo porque el gerente (CEO) directamente forma parte de la élite.

Asesorarse con los técnicos del Fondo Monetario Internacional es como ir al almacén con el manual del comprador, escrito por el almacenero.

De a poco irán reconstruyendo el estatuto del coloniaje, reduciendo a nuestro pueblo a la miseria, frustrando los grandes ideales nacionales.

Ese día en que parece que las naciones se doblan, y se resignan y no les queda nada, cualquier Braden viene de afuera y las empieza a mandar.

No habrá entonces más remedio que contraer nuevas deudas e hipotecar definitivamente nuestro porvenir.

Será el momento de la Crisis deliberada y conscientemente provocada.

Y cuando las industrias se liquiden y comience la desocupación, entonces habrá muchos que no tendrán ni para pagarse esa comida…

Es un país donde después de mezclar todo no han quedado más que dos razas: los blancos y los cabecitas negras, afirman los antirracistas.

El verdadero enemigo nunca está enfrente.

Creo haber sido el inventor de las palabras ‘vendepatria’ y ‘cipayo’ o por lo menos de su divulgación inicial.

Si malo es el gringo que nos compra, peor es el criollo que nos vende.

La clave para saber quién es dirigente o no, es entender lo que la gente querrá mañana, no lo que quiere hoy.

Combatir contra la restauración de la oligarquía y el coloniaje.

Por la defensa de los trabajadores…

Por la soberanía nacional…