Era un sargento de infantería de marina argentino, peronista, que desertó y combatió a la dictadura de 1976.

LA PÓLVORA, EL PELIGRO Y LA LIBERTAD.

Por Roberto Bardini*

Me gustó la foto porque “El Negro” desenfundaba pocas veces esa media sonrisa tristona, de permanente viajero tras el rastro de la pólvora, el peligro y la libertad.

Por Roberto Bardini

NAC&POP

11/06/2017

 

En agosto de 1979 yo estaba con dos corresponsales en la cafetería del Hotel Intercontinental de Managua.

Entraron un combatiente y una miliciana de uniformes camuflados y se sentaron junto a nuestra mesa.

El tipo parecía árabe y pensé que era palestino.

Mis amigos se fueron, me quedé tomando notas y de golpe el “palestino” me dice con acento argentino: “¿Cómo te va, hermano? ¿Sos periodista?”.

Fue el inicio de una relación intermitente y nos vimos pocas veces más, muy espaciadas, en Nicaragua y México.

Se le conocía como “El Negro Hugo”.

El “Negro” Hugo

Era un sargento de infantería de marina argentino, peronista, que desertó y combatió a la dictadura de 1976.

Después se sumó al Frente Sandinista y combatió a la dictadura somocista.

Y luego, a pesar de que le ofrecieron ser oficial del nuevo ejército, se fue a El Salvador a combatir a la dictadura de turno.

Allí le tocó perder y aún permanece en una tumba en algún lugar desconocido.

El Gran Maestro Coquena, que lo conocía desde mucho antes, subió hoy esta fotografía.

Me gustó la foto porque “El Negro” desenfundaba pocas veces esa media sonrisa tristona, de permanente viajero tras el rastro de la pólvora, el peligro y la libertad.

RB/

 

  • El autor es periodista del diario La Jornada de México.