La ODNI no presentó ni una prueba, ni puso ejemplos concretos, ni facilitó detalles sobre un ataque puntual.

DONALD TRUMP, LIBRA UNA BATALLA SIN TREGUA CONTRA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Mientras el mandatario se sirve de sus discursos y de su cuenta de Twitter para lanzar acusaciones, los medios responden atribuyéndole acciones inadmisibles, remitiéndose para ello a “fuentes anónimas” que realizan todo tipo de declaraciones.

LOS SUPUESTOS ‘HACKEOS’ RUSOS A FAVOR DE TRUMP

Rusia Today

2/06/2017

A primeros de septiembre de 2016, el periódico ‘The Washington Post’ escribió, citando a “funcionarios de Inteligencia y del Congreso” de EE.UU. bajo condición de anonimato, que la Inteligencia del país y las agencias del orden público investigan “muy atentamente” lo que ven como “una operación amplia y encubierta rusa en EE.UU. cuyo fin es diseminar la desconfianza pública en las próximas elecciones presidenciales e instituciones políticas estadounidenses”.

En diciembre del mismo año el medio reiteró esta misma declaración, citando a “un alto cargo” anónimo estadounidense, que afirmaba: “según las estimaciones de la comunidad de Inteligencia, el fin de Rusia fue dar ventaja a un candidato sobre el otro para ayudar a Trump a ser elegido”.

Después, ya en enero de 2017, la Oficina del Director Nacional de Inteligencia (ODNI, por sus siglas en inglés) publicó un informe en el que se sostiene que Departamento Central de Inteligencia ruso (GRU, por sus siglas en ruso) interfirió en las pasadas elecciones presidenciales.

Sin embargo, la ODNI no presentó ni una prueba, ni puso ejemplos concretos, ni facilitó detalles sobre un ataque puntual, sin revelar en ningún caso sus fuentes y métodos.

Sin embargo, pese a las citadas “fuentes de Inteligencia”, James R. Clapper, director de la Inteligencia Nacional de EE.UU. (DNI, por sus siglas en inglés), aseguró que su comunidad no tiene nada que ver con el documento.

Dicha información fue posteriormente rechazada tanto por Trump como por las autoridades rusas, siendo también criticada por varios analistas y por el portal WikiLeaks.

A %d blogueros les gusta esto: