Menos de dos meses antes de que se vaya a la inmortalidad el General.

ARTURO JAURETCHE MURIÓ EN SU LEY: LA DE LA PATRIA, UN 25 DE MAYO DE 1974.

“El drama de la Patria enfrenta dos personajes solamente: el pueblo encadenado y la finanza imperialista. Lo demás no cuenta. Cuando están en juego los destinos de un pueblo, toda reclamación particular perturba y divide.”(A. Jauretche)

Por Iciar Recalde:
NAC&POP
24/05/2017

Menos de dos meses antes de que se vaya a la inmortalidad el General.

Se ahorró ese dolor inmenso pero andaba dolorido.

Doliéndole la patria, apretando los dientes, alertando sobre las consecuencias del fraccionamiento progresivo e imparable del frente nacional.

Sabía como buen nacional cuáles eran los efectos de la violación de la ley primera legada por Hernández.

Por eso, yo cada víspera del 25 de mayo prefiero recordar a Don Arturo más que con las frases de la alegría que tanto se citan, con aquellas enseñanzas que legó y que hoy necesitamos afianzar por preservación patriótica: “El drama de la Patria enfrenta dos personajes solamente: el pueblo encadenado y la finanza imperialista.

Lo demás no cuenta.

Cuando están en juego los destinos de un pueblo, toda reclamación particular perturba y divide.”

Cuando los enemigos del Pueblo deciden los destino de la Patria, los nacionales necesitamos estrechar filas y dejar de señalar a los costados con acusadores dedos y motes de traiciones, mi límite es… que sólo sirven a los intereses de los enemigos que se dice “teóricamente” combatir.

Don Arturo decía que el país semicolonial demandaba la tarea de encontrar “puntos de coincidencia” para construir la patria en base a sus intereses que son los del pueblo.

Para eso, frente al avance arrollador del criterio colonial, había que trascender las posturas nocivas de los que llamaba “novios asépticos de la revolución” (“¡estos novios que quieren casarse con la revolución, y le piden certificado prenupcial!”) con un único objetivo inclaudicable: “Hacer la nación: esa es nuestra tarea y traición es todo lo que se le oponga…

Es necesario unirse bajo la gran bandera de la causa argentina frente al régimen, alternativamente democrático o fascista, de los entregadores. (…)

Las nuevas generaciones como la de mayo, tienen un deber emancipador que cumplir.”

¡Que así y gloria a Don Arturo, patriota que parió este digno suelo!

¡Viva la Argentina!

IR/