El macrismo es fáctico, brutal, sus intelectuales disfrazan el daño realizado con ropajes de constitucionalismo republicano.

CRISTINA TIENE QUE PRESENTARSE PORQUE NO TIENE OTRO REMEDIO QUE PRESENTARSE.*

Por Horacio Gonzalez

Los asuntos políticos los hacen pasar por cuestiones técnicas, las cuestiones técnicas por políticas de seguridad, la seguridad se transforma en un protocolo, el protocolo sustituye a la ley, y la ley ya no es más un acto deliberativo de la conciencia pública –individual o colectiva–, sino un sondeo de opinión, un nivel de encendido de un canal de televisión, un rito publicitario para vender una ciudad postiza como los pícaros que hacían loteos falsos en la película El Jefe (Ayala, Viñas, 1962).

Por Horacio González

Página/12

18 de mayo de 2017

Cristina debe decir presente, ni siquiera en nombre de su liderazgo ni de cómo “tracciona votos” –ojo a la jerga–, sino por la incumbencia fatal que una persona no puede eludir.

El pretexto, la coartada, la excusa o el subterfugio son todas figuras propias de una conciencia que busca otra versión disimulada para sus verdaderos deseos o apetencias.

Se podría decir que esa es una característica de las personas que mantienen su ansiedad sobre un objetivo pero que, por distintas razones, vacilan en presentarlo con su identidad verdadera.

Tejen redes arácnidas, tienen miedo de sus propias desmesuras.

Su táctica es la de hacer constantes excepciones sobre sí mismo, pero han aprendido que la palabra es un simple cortinado ocasional.

Luego de un choque con quienes considerarán ajenos o inadmisibles esos anhelos suyos, no les cuesta ausentarse de lo que han dicho.

Hacen desaparecer lo dicho como en una propagando de mosquitos.

El atenuante de este comportamiento es conocido.

Nunca es difícil encontrar un uso inevitable de coartadas en la acción humana.

Esto no ocurriría en las excepcionales conductas que actúen no por intención sino en nombre de una ley universal.

Pero la coartada sistemática nos lleva a una conducta de mala fe que los funcionarios de este gobierno han “protocolizado” como gravísima eximición del mundo del habla y lo que ella implica como compromiso y autoexamen.

Al contrario de lo que toda persona cree, para ellos hablar no implica costos sino efímeras actuaciones.

Se consideran así exentos de censuras o autocensuras.

La teoría es la de una conciencia gubernamental insoportablemente opaca pero pavorosamente desdeñosa del drama del lenguaje (esto es, de la promesa, la culpa o el dolor).

Hablar entonces son emisiones encadenadas de excusas y venganzas contra el tiempo.

“Esto hoy lo creemos pero lo negamos, fojas cero; pero volveremos.”

Y reinician el ciclo de sus alucinaciones.

De ahí el uso del pretexto y todo un bagaje de recursos evasivos para darle curso a acciones que tienen la estructura de esa mala fe, la que aplican ignorando conscientemente su verdadero sentido.

En su reemplazo, esgrimen una segunda cuerda, un acorde menor, de apariencia indiscutible, para que sirva para la justificación de una decisión desmedida o agraviante.

Así, para concluir el plazo de la Escuela Itinerante, el macrismo alegó que era necesario arreglar las veredas de Plaza Congreso.

PUBLICIDAD

Para justificar lo bochornoso del fallo de la Corte, se lo disimuló alegando la independencia de poderes.

Quieren reivindicar el pasado terrorismo estatal, pero se exoneran a medida que la Ciudad les hace llegar los indicios masivos del repudio.

¿Rosenkranz? ¿Rosenkranz?

¿Quién es? ¡Ah! Un personaje “totalmente independiente” de una obra de Shakespeare.

Sí, uno que tuvo que hacer un viaje con un tal Guilderstein.

Con razón ni sabíamos en dónde estaban.

¿Y Rosatti y Nolasco podemos decir que son personajes de una ópera de Verdi?

¡No, no exageremos con las exoneraciones compulsivas!

Para masacrar la vida urbana como inherente a un conjunto vital de ciudadanos-trabajadores, la desmenuzan en la atomización extrema en la figura del vecino.

Es el paso para justificar la conversión de la ciudad en vías de circulación extremadamente agresivas con sus clásicas instalaciones urbanas.

Dicen que con el Paseo del Bajo se ganará en espacios verdes.

Para desmantelar el jardín zoológico dicen que pondrán un parque ecológico.

Para intervenir políticamente en el municipio de La Matanza dicen que lo favorecen con la extensión del Metrobús.

Los asuntos políticos los hacen pasar por cuestiones técnicas, las cuestiones técnicas por políticas de seguridad, la seguridad se transforma en un protocolo, el protocolo sustituye a la ley, y la ley ya no es más un acto deliberativo de la conciencia pública –individual o colectiva–, sino un sondeo de opinión, un nivel de encendido de un canal de televisión, un rito publicitario para vender una ciudad postiza como los pícaros que hacían loteos falsos en la película El Jefe (Ayala, Viñas, 1962).

Así se transforma la vida en un flujo de acoplamientos mecánicos revestidos de grácil ligustrina.

Se la lleva a lógicas de experimentación humana que están por encima de códigos o de tradiciones jurídicas.

Antes gobernó el Proceso, al que el macrismo añora en sus clubes políticos.

Ahora gobiernan por medio de procesamientos.

Denominan ley a una aleación empresarial-jurídica- gerencial y disciplinaria.

De allí sale la decisión, la voluntad o el capricho.

Incluso el caprichito.

Y la ley siempre llega después, para sufragar un hecho consumado.

Es ley macrista.

Ley que recubre lo ya decidido; ley que es la retaguardia justificadora, luego que una orden de desmantelamiento fue ejecutada; ley es una retícula hueca que se hace presente con calculada demora para cubrir lo que premeditadamente fue destruido antes.

El macrismo es fáctico, brutal, sus intelectuales disfrazan el daño realizado con ropajes de constitucionalismo republicano.

La república se extingue en sus manos, la aplastan al convertirla en actos de injuria, en persecuciones basadas en exterminios morales.

¡Toquen la palabra República cada vez que Macri la pronuncia!

Suena a hueca, como si una lanza hubiera rebotado contra el caballo de Troya.

Adentro esperan para tomar la Ciudad los arregladores macristas de veredas.

El código que admiten es el del insulto a lo popular, para luego solaparlo todo con el dicho de que lo mejor que tenemos es el mismo conjunto de personas que acaban de vejar. (Pueden sonar bombos del Tula en este preciso momento.)

Al peronismo lo consideran un pellejo vacío y precisan peronistas que se digan macristas y viceversa.

No faltan apostadores.

La excavación automática del subsuelo social no da abasto; lo dedos se electrizan de tanto timbrear.

El macrismo convirtió a la república en una monarquía del pretexto, en una autocracia de la coartada.

Ese catálogo completo de la aplicación de señuelos saca de apuro de cualquier gabinete, con su jefe y todo.

Incluye a trolls off shore, que globalizaron el insulto como se globalizaron las computadoras chinas.

Desaparece el lenguaje con mínimos anclajes de verosimilitud.

Siempre un lenguaje vivo contiene su retractación, su pensar sobre sí mismo, su aire confesional o excusatorio.

No aquí.

Estos genuinos recursos han desaparecido ahogados por una planicie metálica de dos fríos enchapados: primero muestran un acto reglamentario intrascendente para impedir el juego político trascendente; luego presentan un ámbito público individualizado –por ej., la Ecobicicleta–, como cobertura bucólica de actos de afrenta laboral, vejación personal, lapidación de nombres y prestigios.

Nada tenemos contra el metrobús, como es obvio; sí contra su ideologización alcornoque; nada contra la bicisenda y sí con su explicación obtusa; nada contra la felicidad sino contra la pánfila intención de anunciarla con eufemismos melosos y huecos.

¿Por qué llamar Paseo del Bajo a una modalidad de circulación urbana que representa nada más que a una visión del capitalismo que mira las ciudades como ámbito privilegiado de su reproducción financiera?

La Avenida 9 de Julio era un verdadero Paseo antes del Metrobús.

Allí sí fue una imposición de la Bicicleta financiera absorbiendo metrobuses y bicicletas amarillas.

No es chiste, Mordisquito; te regalan diez minutos de transporte, pero te cobran la plusvalía urbana bajo la forma de un ocio represivo.

Te empobrecen bajo un protocolo obligado y te mandan a pedalear en una Eco-Ciudad que ya no es tuya.

Es un eco del circulador inmaterial del gran Capitalismo.

Es el plato fuerte de la globalización irresponsable, que anula lo que toda nación debe resolver en su seno, la preparación del hombre universal, de un humanismo incisivo que piense el planeta bajo el estímulo de una nueva humanidad del trabajo y la cultura emancipada.

Todos estos son planos del laboratorio maquinístico que robotiza el trabajo, lo brutaliza para quienes lo tienen y lo “pilotea cancheramente” para quienes no lo tienen y quizás no lo tendrán.

La circulación humana, un derecho histórico consagrado, la acicalan con calcomanías de alegría y el éxtasis de un tuteo falsificado.

Por eso, “vos” que me estás escuchando, vos, sí, vos, Mordisquito, como te decía Discépolo, ¿qué harías si oyeras al soberbio e improvisado Macri decir que habló con Trump sobre “vos”?

¿Te creías que antes, cuando el gobierno anterior decía capitalismo serio, hacia solo obra capitalista?

No, Mordisco, hacía cosas a las que por improvisación les daba ese nombre pero merecían otro.

Ese otro nombre, costaba hacerlo salir de las gateras.

Pero mirá como está el mundo, Mordi.

Todo ha mutado, vos y yo también.

Pensalo.

Te quiero decir una cosa más, ponételo en la cabeza, que junto al corazón son emblemas alegóricos de la libertad

¡Qué frase!

¿Te diste cuenta, no?

Bueno, ante esta destrucción de la lengua, la política, la cultura de textos e imágenes, de la libertad urbana, de la vocación laboral, hay una persona que debe presentarse a la lid.

Con urgencia –mirá lo que te digo–, con urgencia.

Porque guarda una distancia enorme con el resto.

Se llama Cristina, vos la conocés.

Sé que primero la viste con suspicacia y luego te diste cuenta.

Y empezaste a reírte del tintineo de mucha moneda falsa lanzada por los truchos del pretexto infinito y de la coartada sistemática.

Son momentos cruciales, perentorios.

Dicen que polariza mal, que con ella se discute el pasado y no “para adelante”.

¿Y?

¡Si justamente se trata también de discutir contra esos conceptos de ocasión!

Es un tema de tragedia clásica no de estadística profesional.

Bueno, Mordi.

Tiene que presentarse porque no tiene otro remedio que presentarse.

No me mires así.

Y encima te agrego: dijo cosas importantes en Europa.

¿Pero por qué ponerlas bajo la invocación de un capitalismo serio?

Concepto equívoco, aunque sea dicho con toquecito irónico y teniendo en cuenta los nubarrones de violencia que imperan por doquier, el drama de los migrantes, las graves militancias sacrificiales de nuevas teologías políticas.

Mordisquito, vos no sos el de antes, yo tampoco.

Cristina debe decir presente, ni siquiera en nombre de su liderazgo ni de cómo “tracciona votos” –ojo a la jerga–, sino por la incumbencia fatal que una persona no puede eludir.

Pues encarna ese pathos de la distancia –no te asustes por la frase, hasta la dicen en la Casa Rosada; es de Nietzsche pero lo comprenden mal –, distancia que la separa inevitablemente del absolutismo trivializado que nos gobierna.

Esa distancia primordial y fuera de discusión puede esfumarse en la indigna crueldad de estos días si no se asumen las quijotadas y las valentías necesarias.

Debe presentarse – no me mirés así, Mordisquito –, y te digo más, debe presentarse poniendo otra palabra sugestiva y convocante en el lugar donde dice capitalismo, palabra que no está a la altura de todo lo demás que dice.

¡Date cuenta, Mordisquito! date cuenta, no es un tema político ni económico; es que están rebajando lo humano, nos dicen que estamos demás, aquí y allá, que nos corramos, que nos vayamos, que tienen que reparar esta vereda, que ni para pedalear servimos.

No nos rebajemos, vos no sos el mismo Mordi, ya te lo manifesté de entrada.

No sos el que desconocía por qué se estaba así, como te pinchaba Discepolín, que en el fondo te tenía como un hijo descarriado, como se decía antes.

Comprendiste, comprendimos.

Está el país en juego y una noción de la emancipación humana se podrá abrir ente nosotros.

Dos cosas nos deben llenar el ánimo de admiración y respeto, Mordisquito.

El cielo estrellado sobre nosotros y la ley moral en mí, en vos, y en todos nosotros.

HG/

  • NAC&POP: Título en el original: “REBAJAR LO HUMANO”