La historia demuestra que la "barbarie" impuesta" por los imperios tuvo como principal objetivo el de demoler "civilizaciones" que nutrían de diversidad a nuestra especie humana" (Francisco Pestanha)

NI EL IMPERIO PERSA, NI EL IMPERIO ROMANO, NI EL IMPERIO INCA, NI EL IMPERIO INGLES, NI EL NORTEAMERICANO HAN SIDO NUNCA LA “CIVILIZACION”, SINO LA “BARBARIE”

Por Jorge Rachid

Salvo raras excepciones, toda la civilización que conocemos, desde hace diez mil años, es bárbara. Pero hubo barbarie sin civilización también. En ese sentido tiene razón Walter Benjamin, que decía «todo documento de civilización es también un documento de barbarie». La civilización sin barbarie es todavía un proyecto: el nuestro. (Alejandro Romero)

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

18/5/17

En el siglo XlX, EEUU desde casi el inicio de su proceso revolucionario, que no fue por los Derechos Civiles, como construyeron la historia, sino un enfrentamiento del norte industrial, contra el sur manufacturero que pretendía seguir vendiendo materia prima a Inglaterra.

Los esclavos estaban de los dos lados, Lincoln mismo tenía casi 100 durante toda la guerra de Secesión.

Esa “grieta” se expresa en los países en desarrollo como el nuestro.

Ya a comienzos del siglo comienza a plantear EEUU “América para los americanos”, doctrina Monroe, que significaba que consideraban a todo el continente como su área.

Bolívar ya había instruido a su vice, Santander de NO invitar a EEUU al Congreso Anfictiónico de la Gran Colombia, este no obedeció invitando a EEUU y Canadá, haciendo fracasar la idea de Patria Grande, por casi 200 años, hasta que Lula, Chávez y Kirchner lograron rehacerla, UNASUR mediante.

Pero EEUU en su afán expansionista invade y roba casi un tercio de territorio de México, lo que hoy es desde San Francisco a Texas, pasando por California, en donde el idioma sigue siendo español, por la descendencia de aquellos viejos pobladores, más los familiares e inmigrantes llegados a esas tierras.

El genocidio mexicano, incluidos los “chicos de Chapultepec”, que se suicidaron en masa, antes de caer en manos norteamericanas, muestran las épicas de nuestra historia.

Pero más tarde, entrando el siglo XX inventaron una excusa: “el Maine”, un barco propio que hundieron en plena guerra cubano española de liberación, para quedarse en forma definitiva con esa isla a sólo 80 millas de Miami.

Los primeros tres presidentes cubanos fueron norteamericanos, que convirtió a los cubanos en tributarios de sus excesos, convirtiendo la isla en un cabaret prostibulario.

Sólo la Revolución Cubana puso las cosas en su lugar.

Pero siguieron en el curso del siglo XX las invasiones sucesivas a los países hermanos latinoamericanos: los sufrió Colombia previo asesinato de su líder Eliécer Gaitán, luego Panamá, Guyana, con intervenciones en El Salvador, Honduras, además de la instalación de la Escuela de las Américas en Panamá, bajo el amparo de la Doctrina de Seguridad Nacional, partera de todas las dictaduras militares asesinas en nuestros países. Somoza, Batista, Pérez Jiménez, Stroessner, Banzer entre otros fueron sus alfiles.

La muerte de Vargas en Brasil y Allende son productos directos de su intervención, los golpes de estado también.

Recibieron premios Nóbel de la Paz entre otros norteamericanos Kissinger y Obama, ambos con las manos y las conciencias manchadas de sangre vietnamita, chilena, argentina, panameña en el caso del primero y cientos de miles de muertos irakíes, afganos, sirios, libios, yemenitas, paquistaníes en el caso del segundo.

Asesinos seriales presentado los “la civilización occidental y cristiana”, como íconos de la humanidad.

La decadencia del género humano en su máxima expresión.

Acaba EEUU de liberar al preso más antiguo de la humanidad, más que Mandela que pasó 27 años en prisión, el Líder puertorriqueño que acaba de liberar, Oscar López Rivera pasó 36 años en las mazmorras norteamericanas por pedir la Independencia de su país, Puerto Rico.

Además sigue EEUU persiguiendo en el mundo a Assange y Snowend, quienes dieron información sobre los asesinatos, torturas y cárceles clandestinas que diseminaron por el mundo bajo la excusa de guerra al “terrorismo”, que se comprobaron en su mayoría como “atentados de falsa bandera”, que sirvieron en EEUU y Francia para limitar las libertades individuales, el principal avance de la humanidad.

EEUU sigue con su aventura bélica en el mundo, posee el mayor ejército y la diseminación de bases militares más imponente que registra la historia, controla las redes globales de información, tiene paraísos fiscales que critica a los demás países, tiene la DEA que opera controlando el tráfico de drogas que lleva a su territorio, mayor consumidor final del mundo, pese a lo cual vende armas para combatirla a todos los países, controla los Mercados financieros globales y pretende hegemonizar unilateralmente al mundo a fuerza de doblegar soberanías.

En nuestro país, frente a un presidente puesto por la Embajada, construido por el marketing desplegado en esa teoría de la llamada pos verdad, en realidad catarata de mentiras que permiten operar el espacio simbólico del pueblo a través de los medios de comunicación.

Ahora EEUU pretende también instalar bases militares en el sur argentino y en la Triple Frontera, además de sumar una en Jujuy con el objetivo de saquear el Litio recurso estratégico del siglo.

Ese paso aumentará el nivel de la confrontación política, más aún si este gobierno decide acompañar con tropas las incursiones guerreras del Imperio.

Es un límite sin dudas, arriesgar a nuestros hijos por intereses lejanos.

La región latinoamericana ha sido en las últimas décadas, una región de paz, sólo conmovida por las políticas expansionistas y de control estratégico de EEUU, que nos ha hecho enfrentar, incluso promoviendo guerras como la del Chaco por el petróleo, la de Honduras y El Salvador,

Perú contra Ecuador, todas promovidas por las multinacionales amparadas por el Departamento de Estado de EEUU.

El peronismo combate desde sus inicios esta actitud imperial: Braden o Perón como consigna de 1946 lo ejemplifica, la negativa a entrar en el FMI en 1951, la negativa a enviar tropas a la guerra de Corea, la ruptura del Bloqueo a Cuba por Perón en 1973, entre otros ejemplos sirven para apuntalar a la actitud antiimperialista de nuestro pueblo.

Como decía Leopoldo Marechal y nos recuerda Teo Boot: “”El peronismo es como el otoño, que aun envuelto en hojas secas, viene cargado de semillas”

No pasarán, el movimiento nacional y popular presentará lucha evitando la colonización del país.

JR/

NOTA DE LA NAC&POP:  El imperio inca, como el Antiguo Egipto, era la forma de superar los límites de las pequeñas comunidades campesinas a través de la centralización del poder con el objetivo de ejecutar las obras públicas y prestar los servicios (“agrimensura, astronomía empírica, etc.”) que permitían llenar los graneros. En particular el primer tercio del imperio romano, no se sostiene. El imperio fue una solución conservadora pero revolucionaria a la tiranía de los senadores (usureros, terratenientes, etc.) Eso lo cuenta hasta Jauretche. El emperador era, en principio, ni más ni menos que la continuación del tribuno de la plebe. En la práctica se convirtió en una dictadura de base militar (pero al principio el Ejército era el pueblo en armas). Antes del surgimiento del modo de producción capitalista y del mercado mundial, algunos imperios cumplieron funciones “históricamente positivas”, y de hecho p. ej. incluso algunas de las formas de administración de la vida pública que retuvo la China hunden sus raíces en la noche de las primeras unificaciones de la cuenca del Yangtsé. Lo que sí es verdad es que los imperios de formación capitalista dominante, como el inglés, el estadounidense, y en general los europeos occidentales y el japonés, que se formaron entre 1876 y nuestros días, son la barbarie. Es en ellos que pensaba Rosa Luxemburgo cuando hablaba de socialismo o barbarie. No cumplen función positiva alguna. Son simples mecanismos sofisticados de saqueo para asegurarse la sobrevida de capitalismos metropolitanos que ya no dan más. Y por eso, entre otras cosas, no se asumen como tales hoy en día, y prefieren actuar sin sanción legal como imperios informales. El problema lo trajeron los nazis, quienes mostraron en la carne viva de los pueblos europeos cuáles eran las oscuras sentinas del mundo imperialista EN LAS COLONIAS. Entonces, ya quedaba mal hablar de imperio francés, británico, etc. El imperio capitalista, el imperio IMPERIALISTA, brota de una visión racista de los seres humanos, y en ese sentido es orgánicamente anti histórica.

Nestor Gorojovsky /NAC&POP / <nmgoro@gmail.com>

 

A %d blogueros les gusta esto: