La política económica está dirigida a generar “confianza”, para que los financistas extranjeros inviertan y "se apropien" del país.

PARA CAMBIEMOS DEFENDER A LA PATRIA ES EXTRANJERIZARLA

Por Aritz Recalde

“Cambiemos” actualizó el mandato de los fundadores del Estado liberal y hoy se trataría de “extranjerizar para civilizar”. El gran objetivo del modelo de desarrollo es entregarle el país al capitalista foráneo, ya que sería el único medio de progreso y de crecimiento nacional. Se incluye el Decálogo político de Cambiemos. Leelo y copialo.

Por Aritz Recalde

NAC&POP

mayo 2017

 CAMBIEMOS está impulsando una actualización del proyecto de gobierno del liberalismo Argentino del siglo XIX.

Alberdi postuló que “civilizar es poblar” y con esa finalidad se importaron hombres (inmigración), leyes y costumbres (anglosajonas) y manufacturas (importaciones).

Con las campañas militares impulsadas por Rivadavia, Mitre o Sarmiento se eliminó al indio y se redujo la población criolla.

Con la educación oficial se borraron las menciones a las tradiciones étnicas originarias y a la hispánica criolla.

El libre comercio y la libre navegación de los ríos destruyeron la industria nacional, para suplirla por la manufactura extranjera.

CAMBIEMOS actualizó el mandato de los fundadores del Estado liberal y hoy se trataría de “extranjerizar para civilizar”.

El gran objetivo del modelo de desarrollo es entregarle el país al capitalista foráneo, ya que sería el único medio de progreso y de crecimiento nacional.

La “confianza inversora”

La política económica está dirigida a generar “confianza”, para que los financistas extranjeros inviertan y se apropien del país.

La idea de “confianza” es el fetiche de los neoliberales y sus planes económicos son verdaderos “tratados de promesas y señales de cordialidad”.

Cuanto menos nacional sea la economía de la Argentina, estaríamos demostrando que el mundo “cree en nosotros”.

Para garantizar el programa, CAMBIEMOS nombró gerentes de multinacionales foráneas que toman todas las decisiones del gobierno (CEOS).

Negociamos de manera deshonrosa la deuda externa desconociendo los acuerdos de 2005 y 2010 para generar “confianza en los mercados”.

Entregamos a bajo precio los recursos naturales para generar “señales a los mercados”.

Eliminamos impuestos a los grupos económicos (retenciones y blanqueos), aumentamos tarifas a costa del quiebre de las PYMES y permitimos que la canasta de alimentos se trasforme en mera divisa.

No hay regulación, ni metas nacionales y sociales para el mercado de los alimentos y la devaluación y la eliminación de retenciones están acrecentando sideralmente el precio del pan, la carne o la leche.

El hambre nacional es una meta de gobierno por el hecho de que produce un “excedente”, que se exporta para obtener dólares

Para atraer capitales colocaron a las “metas de inflación” como el eje del programa de desarrollo.

Con esta justificación, elevaron tasas de intereses que “sacarían pesos de la economía”.

El lucro financiero es extraordinario y no hay actividad productiva que deje semejante ganancia.

Además y tema central, el corazón de su lucha por los precios está orientada a reducir la capacidad de compra familiar “enfriando la economía”.

La caída del consumo y la suba de la pobreza son una política de Estado, que busca ganancias extraordinarias del capital como “mecanismo de atracción inversora”.

Los grupos económicos concentrados pueden fugar dinero sin límites y las empresas oligopólicas reciben todo tipo de prebendas para hacer del país “una meca inversora”.

La fuga de capitales y la salida de dólares en circuitos especulativos, es justificada con el hecho de que salimos del “corralito” y el “mundo confía”.

Hay que atraer inversores empobreciendo la familia argentina 

CAMBIEMOS propone refundar las relaciones laborales, construyendo el modelo de “trabajadores seductores”.

Para acercar inversores hay que reducir salarios forzando paritarias inferiores a la inflación. El gobierno aplicó una devaluación con el objetivo de bajar los sueldos en dólares y que los “inversores” vengan a nuestro país.

Los obreros locales deben ganar menos que en Bangladesh y los empresarios tienen que duplicar la rentabilidad internacional.

El enfriamiento de la economía justificado en las metas de inflación, puso en el congelador a los pobres e indigentes que esperan la primavera ya anunciada hace un año por el oficialismo.

CAMBIEMOS adelantó que “las medidas en curso permiten que podamos hoy lanzar una nueva fórmula: hay que pasar el segundo semestre”.

Como resultado de plan de gobierno se redujo el consumo y la actividad del mercado interno está estancada.

La recesión coexiste con tasas de inflación que en el año 2016 se acercaron al 40%.

La fuga de capitales, la especulación financiera cortoplacista y el aumento de la desigualdad son tres rasgos fundamentales del proyecto de gobierno.

El descalabro de las cuentas públicas es financiado con deuda externa.

Este mecanismo deja grandes ganancias para los CEOS y bufet de abogados que intermedian en nombre de “la confianza mundial en la Argentina”.

DECÁLOGO POLÍTICO DE CAMBIEMOS

  1. Gobernar es contratar. La gestión de gobierno es una rama de la economía política y “extranjerizar la Argentina es un medio de engrandecer a la patria”.
  2. Cayeron las fronteras y las naciones no existen. Las nociones de soberanía, de proteccionismo económico o de justicia social, son categorías de un “pasado populista que no termina de morir, frente a lo nuevo que está naciendo”.
  3. Todo el poder a los CEOS. Las funciones del Estado Nacional Argentino serán transferidas al capital extranjero y a sus países de origen.
  4. Argentina es un país de servicios. El empresario argentino es ineficiente y poco competitivo y es por eso que el capital local será trasferido a la banca extranjera e importaremos manufacturas. Los europeos y norteamericanos traerán trabajo digno caracterizado por “los salarios bajos, la precariedad y la ausencia de leyes sociales”.
  5. El trabajo esclavo atrae inversores. El obrero debe perder ingresos y la “pobreza sudamericana cautivará capitales y reducirá la inflación”.
  6. El desempleo es la mejor escuela de formación política frente al populismo gremial.  La destrucción de puestos de trabajo permitirá reducir el poder sindical y derogar las arcaicas leyes sociales.
  7. Volvemos al Primer Mundo. Con apoyo y asesoramiento norteamericano, debilitaremos el MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC ya que no nos permiten integrarnos a los EUA o la Comunidad Europea.
  8. El reclamo de soberanía en Malvinas deteriora la confianza inversora. Argentina le dará la política energética del océano Atlántico al extranjero, abandonará sus exigencias territoriales, pedirá disculpas a los británicos por la guerra de 1982 y creará “unidades de apoyo psicológico a Kepler y soldados ingleses”.
  9. Argentina es un país anglosajón. Los medios de comunicación serán trasferidos a los EUA y la actividad cultural asimilada desde las usinas ideológicas extranjeras.
  10. Confianzudos del mundo unios. La alegría es el mandato de la hora y los pueblos deben sentarse a esperar la lluvia de inversiones ya que CAMBIEMOS “le avisó a Donald Trump que somos buena gente