Repudio a la aplicación del 2 x 1 a genocidas

NO HAY RECONCILIACIÓN POSIBLE SIN JUSTICIA

Por Daniela Bambill y Julio Fernández Baraibar

La decisión de la Corte Suprema es, como se sabe irrecusable e inapelable. Los tres jueces que fallaron a favor de esta canallada han quedado a mano con sus mandantes y el país vuelve a entrar en la negra noche del revanchismo clasista.

NAC&POP

03/05/2017

El Instituto Independencia repudia total y absolutamente la arbitraria decisión de la Corte Suprema que hace valer la derogada norma del 2 x 1 para los condenados por violación de los Derechos Humanos cometidos durante la dictadura cívico militar que gobernó el país entre 1976 y 1983.

Era de suponer que el gobierno de Macri intentaría, por todos los medios, incluyendo la extorsión sobre un miembro de la Corte, destruir la consecuente política llevada a cabo, con el apoyo de la inmensa mayoría del país, contra el terrorismo de Estado de esos años.

Y era de suponer, porque este gobierno representa los mismos intereses económicos y sociales que impulsaron aquel genocida golpe de Estado.

Si sus políticas económicas se asemejan, como una gota de agua a otra, con las del estratega empresarial de aquel golpe, que fue José Alfredo Martínez de Hoz, la cuestión de la justicia y castigo a los culpables no podía ser otra que la que estamos presenciando.

Comenzó con la puesta en discusión del número de desaparecidos y ha culminado con esta sentencia vergonzosa.

Los doce años de gobierno nacional y popular de Néstor y Cristina significaron poner en la cárcel a una buena parte de los responsables materiales de esas horrendas violaciones, pero sus instigadores, la clase social que las impulsó, celebró y defendió ha sobrevivido y sus representantes políticos no tienen otra cosa que devolverle aquellos favores poniendo en libertad a los criminales.

La decisión de la Corte Suprema es, como se sabe irrecusable e inapelable.

Los tres jueces que fallaron a favor de esta canallada han quedado a mano con sus mandantes y el país vuelve a entrar en la negra noche del revanchismo clasista.

La cuestión, por su parte, hace evidente que solo la desaparición social de esa clase de genocidas, la continuidad y consolidación de una Argentina industrial, democrática, popular, soberana y en unidad con América Latina podrá lograr que el desalojo del poder de estos sectores sea irreversible y no haya lugar a nuevas restauraciones.

La unidad del movimiento nacional en las próximas elecciones vuelve, con este hecho, a manifestarse como de imperiosa necesidad.

Las próximas elecciones deben dejar en claro la voluntad profunda del pueblo argentino y su rechazo a los genocidas entreguistas de 1976 y a los liquidadores del bienestar popular de 2015.

Daniela Bambill

Presidenta del Instituto Independencia

Julio Fernández Baraibar

Director ejecutivo del Instituto Independencia