Mauricio Macri citó a Juan D. Perón con la frase “cada uno debe producir por lo menos lo que consume”, como una suerte de “reto” a quienes integran la clase trabajadora y no se esfuerzan por cumplir con su tarea. Error.

LOS PARÁSITOS

Por Araceli Bellotta

Macri olvidó mencionar es el contexto en el que Perón expresó ese pensamiento. Perón hablaba de la oligarquía, a la que calificó como “parásitos”, es decir, aquellos que multiplicaban su dinero a costa del esfuerzo de los trabajadores. Macri no se quiso dar por aludido o ni sabía!

MACRI CITÓ A PERÓN: LA FRASE DEL GENERAL FUE PARA LOS “PARÁSITOS”, NO PARA LOS TRABAJADORES

Por Araceli Bellotta

El presente de la historia

 2 mayo, 2017

Durante el acto en conmemoración por el Día Internacional del Trabajador realizado en Ferro Carril Oeste, el presidente Mauricio Macri citó a Juan D. Perón con la frase “cada uno debe producir por lo menos lo que consume”, como una suerte de “reto” a quienes integran la clase trabajadora y no se esfuerzan por cumplir con su tarea.

Pero lo que olvidó mencionar es el contexto en el que Perón expresó ese pensamiento, porque eso deja en claro que fue en el sentido exactamente inverso al que lo utilizó el mandatario y que explica, además, las políticas adoptadas en el presente respecto de los trabajadores.

Perón hablaba de la oligarquía, a la que calificó como “parásitos”, es decir, aquellos que multiplicaban su dinero a costa del esfuerzo de los trabajadores.

Hacía medio año que el golpe cívico militar de 1955, autodenominado Revolución Libertadora, había derrocado al presidente constitucional, cuando Perón desde el exilio publicó su libro La fuerza es el derecho de las bestias, en el que dio cuenta de su acción de gobierno y también explicó las causas de su desalojo del poder.

En el tercer capítulo, tituladoLa Traición al Pueblo, y bajo el subtítulo La reacción parasitaria, Perón incluyó la frase mal citada ayer por el Presidente.

Este es el texto completo:

“Los parásitos conforman un sector definido en todas las comunidades animales o humanas.

Están en la naturaleza misma, como una maldición.

Siempre, y en todas partes, han existido los que trabajan y los que vegetan, los que producen y los que solo consumen.

El gobierno del pueblo y la justicia social son dos cosas que el parásito no tolera.

Ellos viven del trabajo ajeno, y además quieren que ese trabajo sea despreciado, miserable y doliente.

Esta es la mentalidad del parásito.

La clase trabajadora, incluidos en ellos los trabajadores intelectuales y técnicos, son los que conciben, crean y producen; forman parte de la clase útil.

En la República Argentina se ha producido el choque entre la clase parasitaria y la productora.

La oligarquía, ciertos sacerdotes, los sectores parasitarios de los profesionales y de las Fuerzas Armadas, en este caso lo masones infiltrados en los cuadros superiores, se han lanzado en reacción violenta contra la clase productora utilizando las armas y los soldados del pueblo.

Para posibilitar semejante traición al pueblo, ha sido necesario el dinero de la oligarquía y la agitación de los políticos profesionales, sectores netamente parasitarios.

Los hombres de las Fuerzas Armadas, que traicionaron la fe jurada a la Nación, han sido doblegados por el interés.

Son mercenarios que, a la usanza de los antiguos condottieri, cedieron a la presión de su codicia.

Si sus designios fueran los ideales que invocan, estarían a su frente hombres de ideales.

En cambio, ellos actuaron dirigidos, financiados y controlados por capitalistas internos e internacionales.

El comando de Montevideo los contaba a Bemberg, Gainza, Lamuraglia y otros, que nunca se han distinguido por otra ´virtud´ que su sórdida avaricia y su dinero. ´

Dime con quién andas, y te diré quién eres´.

El régimen justicialista había lanzado una ´consigna negra´ para los parásitos: ´

Cada argentino debe producir, por lo menos, lo que consume´.

La organización del pueblo y el trabajo organizado iba cerrando el cerco alrededor de los que consumen sin producir.

Ese fue uno de los motivos de la reacción.

La impotencia de los políticos para deshacer al pueblo organizado y someterlo a sus negros designios interesados completa el cuadro de esta reacción parasitaria”.

 

Fuente:

Perón, Juan D. La fuerza es el derecho de las bestias. Instituto Nacional Juan. D. Perón. Bs. As. 2008.

A %d blogueros les gusta esto: