Las herramientas neoliberales : corrupción y garantías democráticas, son destituyentes de gobiernos populares JR

LA OPERACIÓN HEGEMÓNICA DEL IMPERIO ESTÁ EN MARCHA

Por Jorge Rachid

“Como no va a ser cierto, si lo dicen los diarios”, es una frase repetida por nuestros compatriotas en forma masiva, guiados por esa pátina de “objetividad” que se quiere crear a sí misma la prensa. Falso, no hay medio en nuestros países que no juegue sus propios intereses al lado del poder o por el contrario enfrentándolo.

 

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

27/4/17

 

1-     A lo largo de la historia, el poderoso, el colonialista, el conquistador o el poderoso, ejercieron sobre los pueblos la misma mecánica de dominación: el miedo y la coacción, en especial sobre los líderes populares, que tenían en sí las ideologías de la Liberación Nacional, a quienes denostaron, acusaron y persiguieron.

2-     Desde los pueblos Originarios y los sacrificios públicos en los asesinatos de Tupac Amaru y sus hijos y mujer, todos torturados en nombre de “la civilización”, hasta nuestro San Martín perseguido por Rivadavia por “robar” los recursos de los porteños, para dar la libertad a América, desconociendo sus órdenes de volver a Buenos Aires a combatir a los caudillos federales López y Ramírez.

3-     Lo mismo le sucedió a Bolívar cuando desde Europa el mismo Marx clamaba por su captura y ejecución, mientras EEUU operaba a su vicepresidente Santander que terminó abortando el Congreso Anfictiónico, convocado para dar nacimiento a la Patria Grande, el UNASUR de hoy. Así perseguido y denunciado, traicionado y enfermo murió a los 47 años el Libertador, con una frase en su boca: “he arado en el mar”. Había liberado 7 países de Latinoamérica.

4-     No le fue mejor a Artigas, acusado de contrabandista por los colonialistas españoles y de traidor a la Patria con precio a su cabeza, por el poder porteño de Alvear y Sarratea, en Decreto del Director Supremo Posadas, quienes no podían contener las demandas de libertad y federalismo del Protector de los Pueblos Libres y prefirieron entregar la Banda Oriental al reino portugués, que de acuerdo con el Foering Office inglés, crearon el Estado Tapón de Uruguay. “Me he quedado sin Patria” exclamó Artigas al enterarse de la declaración de la independencia uruguaya, desde su exilio de 30 años en Paraguay.

5-     Podemos seguir con las historias de denigración y esmerilamiento de los movimientos populares, desde el ocultamiento de la Revolución de Campana y los orilleros en 1811, hasta el degüello de miles de gauchos federales por orden de Sarmiento y Mitre, cuando exclamó el primero al segundo: “no dude en derramar sangre de criollos, que para lo único que sirve, es para abono de la tierra”. Habían derrocado a Rosas con el ejército portugués y la traición de Urquiza. Roca no sólo realizó la matanza mapuche y tehuelche, sino que inauguró con su hermano Ataliva, la corrupción institucional tolerada, tanto es así que Sarmiento dijo que un nuevo verbo se había instalado: atalivar, sinónimo de robar. Ataliva Roca se llama un pueblo en La Pampa, premiando a los ladrones de guantes blancos.

6-     Irigoyen y Perón, historias más recientes son conocidas por su persecución, difamación y cárcel o exilio, que siempre fueron reparadas por el pueblo, siendo hoy ambos referencias históricas ineludibles a la hora de repasar los movimientos nacionales y populares. También fueron perseguidos sus ministros y compañeros y correligionarios, es más, a la hora de las dictaduras compartíamos celdas peronistas y radicales. Fueron “grietas” sin dudas personalistas y antipersonalistas, peronistas y gorilas, abismos que suceden en cada etapa en que los destinos de la Patria están en juego. No es nuevo, ni lo inventó algún periodista mercenario, ni gurú de marketing.

7-     Por lo tanto lo que sucede en Latinoamérica, donde puede observarse el avance hegemónico, violento y mesiánico del imperialismo, movilizando las fuerzas de los sectores reaccionarios de cada comunidad, sectores que siempre existieron y existirán, que prefieren la paz de los cementerios al bullicio democrático que aturde por momentos, pero es expresión de libertad. Así hostigan y bloquean Venezuela, demuelen con excusas a Dilma, intentan provocar caos en Ecuador al perder las elecciones, cercan a Evo, persiguen a Cristina. Todo bajo un mismo libreto y financiamiento de EEUU: corrupción y garantías institucionales. No lo plantean en México con 26 mil muertos al año, ni en Honduras con 200 periodistas y trabajadores sociales asesinados, ni en Colombia donde los luchadores Por la Paz, son asesinados por centenas este año. Menos aún en EEUU donde asesinar a distancia, invadir países lejanos, detener ilegalmente, perseguir trabajadores se ha convertido en una rutina.

8-     Entonces debemos concluir que la operación hegemónica del imperio está en marcha, con el amparo de los medios de comunicación, convertidos en factores de poder político, apoyados por los Fondos de Inversión supranacionales, que en sus estrategias macro económicas, que amputan soberanías de los pueblos, en nombre del Dios Supremo: el Mercado. En ese sentido se erigen en adoctrinadores desde púlpitos morales, sobre los dirigentes populares, condenando ante el pueblo, con una Justicia adicta que estira los plazos para que el “condenado por la opinión publicada”, sea considerado así, más allá su inocencia o culpabilidad.

9-     “Como no va a ser cierto, si lo dicen los diarios”, es una frase repetida por nuestros compatriotas en forma masiva, guiados por esa pátina de “objetividad” que se quiere crear a sí misma la prensa. Falso, no hay medio en nuestros países que no juegue sus propios intereses al lado del poder o por el contrario enfrentándolo. La subjetividad de los periodistas, sumada a los intereses de los propietarios de los medios, hace perder cualquier atisbo de objetividad periodística, en la información que reciben los lectores.

10- Así, con esa cobertura mediática, la actual administración neoliberal, está rematando el patrimonio nacional de generaciones de argentinos, que nos costó reconstruir en 12 años, después de la crisis terminal que estos mismos protagonistas, dejaron al país al borde de su disolución. Para ese amparo usan la persecución al peronismo, como desde hace 70 años, a sus dirigentes como en cada proceso popular, criticando los nacionalismos latinoamericanos como atrasados una vez más, denigrando el pensamiento americano, moreno, profundo, criollo. Alaban a los enemigos del pueblo, adoran los europeos por “refinados”, a los norteamericanos por “pragmáticos”, aunque ambos invadan sembrando desolación y muertes por millones en otros pueblos lejanos. No toleran peronismos, ni bolivarismos, ni Aymaras, ni trabajadores al poder como Lula Es la constante lucha: Liberación o Dependencia, en la hora actual, Patria o Colonia.