Contar con la fuerza operativa necesaria para concentrar las actividades de reemplazo del antiguo régimen en los puntos fuertes de cambio.

UN PROGRAMA DE PODER

Por Walter A. Moore y Carlos Uriburu

En el proceso de desarrollo de un proyecto cualquiera siempre se debe pasar por una etapa de análisis de lo que existe, que incluye una evaluación sobre el comportamiento de lo existente con respecto al contexto donde debe desenvolverse, que suele incluir la búsqueda de las debilidades en algunos aspectos del sistema considerado, etapa a la que se la designa como “Análisis Crítico”.


UN PROGRAMA DE PODER

(versus una suma de Críticas al Poder)

WalterMoore-2-150-m

 

 

 

 

 

Por Walter A. Moore y Carlos Uriburu

NAC&POP
29 de junio de 2004

Esta siempre es una primera aproximación al problema, y la única utilidad que tiene es ingresar en la comprensión del mismo.

CRÍTICAS Y PROPUESTAS.

Realizar críticas es una tarea relativamente sencilla.

Se trata de conocer alguna actividad y encontrar que es lo que no funciona en ella.

Hay personas que están particularmente dotadas para esa tarea.

Todos conocen personas a las cuales no se les escapa un solo error de tipeo o de ortografía en un largo texto cuyo contenido no comprenden en absoluto.

Con respecto al Sistema Dominante, la crítica siempre resulta en una ganancia para ellos, en otras palabras es totalmente funcional al sistema, puesto que le permite operar para sostenerse.

Si la crítica es intrascendente la publicitan para ganar con un arreglo que no significa pérdida, si esta se refiere a un aspecto importante, operan para disimular el defecto mediante operaciones de contrainformación, y si la crítica configura un peligro real, se ocupan de desactivar a sus promotores sea con amenazas, compra de silencio o eliminación física.

Si hay algo más inocuo que la “crítica” es la mera descripción de lo negativo que sucede, enfatizando lo que todos sabemos porque es información que circula en los medios.

En realidad esto no puede atribuirse sino a las actividades de contrainformación del sistema, generando la ilusión de que existe una oposición.

Cuando estas descripciones de lo que sucede son publicitadas como un “Plan”, se genera la ilusión de que existe una alternativa de poder, generando una expectativa que jamás puede ser satisfecha en la realidad, lo cual incrementa la decepción pública y desarma las intenciones de participación de algunos grupos.

Realizar una propuesta es algo mucho más complejo, no sólo implica comprender lo que no funciona, sino encontrar una solución viable que corrija el problema.

Si la propuesta es realmente inteligente, coloca al poder en una disyuntiva: Si corrige el problema, sacrifica una parte del poder que era sustentado por su supuesto error o desidia, y los miembros del sistema que participan de esta actividad toman contacto con otro sistema de pensamiento, lo cual va formando un grupo de entendidos que puede servir de apoyo durante un cambio de sistema.

Si no pone en marcha la solución propuesta, queda en claro que es por falta de voluntad de hacerlo, con lo cual pierde puntos ante sectores de opinión en contacto con el problema, con lo cual ocurre un desgaste del poder que tienen.

En otras palabras, las críticas expresadas en forma pública, rara vez erosionan al poder real, e implican un peligro más o menos graves para los que las emiten, mientras las propuestas de cambio o mejora, debidamente difundidas no tienen contraindicaciones, pues su puesta en marcha no incrementa el poder del sistema, sino que lo conduce hacia los cambios que el grupo que propone considera positivos.

Y si el poder se niega a aceptar las propuestas, o bien debe justificar porque no lo hace, mientras que no puede perseguir – al menos abiertamente – a aquellos que pretenden ayudarlos.

Por otra parte, las propuestas, debidamente ordenadas e integradas en un Programa de poder, ayudan a estructurarlo, mientras las críticas dejan flancos abiertos si no son acertadas y si lo son, refuerzan al poder existente.

La Segunda Etapa en la Elaboración de un Programa:
EL ANÁLISIS ESTRUCTURAL.

La siguiente etapa es mucho más importante, se trata de comprender cuales son los cambios en los condicionantes externos del sistema considerado, para lo cual debemos tomar en cuenta dos tipos de variables decisivas:

Lo que sucede con los componentes internos del sistema y los cambios en el contexto en que debe desenvolverse.

A esta etapa se la designa como “Análisis Estructural”.

El Análisis Estructural es muy diferente del Análisis Crítico, pues mientras este último toma como punto de partida el comportamiento del sistema existente, el Análisis Estructural requiere la elaboración de un modelo que satisfaga los objetivos del Modelo a Implantar en el Contexto Cambiante dentro del cual debe desenvolverse, necesidad que surge cuando en el modelo existente se multiplican los comportamiento negativos (funciones o actividades obsoletas, inoperantes, destructivas, etc.).

          EL MODELO ESTRUCTURAL ES LA BASE PARA EL DISEÑO DE UN PROGRAMA DE PODER.

Las características multifacéticas de los Sistemas de Poder, la complejidad de las funciones que estos incluyen, y la extraordinaria dependencia de estos Sistemas a los cambios en el contexto económico, tecnológico, organizativo y psicocultural convierte a la construcción del Modelo Estructural en algo realmente muy complejo, sobre todo por las variables de interrelación entre sus distintas partes.

Por este motivo, el Modelo Estructural debe reunir dos condiciones básicas:

A.) UNA MATRIZ CONCEPTUAL suficientemente robusta, que soporte con claridad los principales elementos en juego y revele de qué manera se interrelacionan entre sí, y

B.) UN CONJUNTO DE SISTEMAS que instalen en la realidad los principios conceptuales, sistemas organizados de tal manera que su efecto sea sinérgico.

La Matriz Conceptual está configurada por un grupo de grandes de objetivos a lograr, perfectamente diferenciados y claramente expresados destinados a mencionar los conceptos fundamentales que satisfagan necesidades objetivas de la Nación y del Pueblo, aplicables tanto a los macroprocesos como a los microprocesos sociales, económicos, políticos, educativos, etc.

La Matriz Conceptual configura el “QUE principal” del Programa de Poder, mientras el Conjunto de Sistemas constituye el CÓMO del mismo, o sea la forma de instalar en la realidad los conceptos estructurales del Nuevo Modelo, una descripción de las estructuras necesarias para que los principios se conviertan en formas sociales.

Una primera aproximación para determinar cuales son las VARIABLES CENTRALES de un Programa de Poder.

Con independencia de los contenidos de la Estructura Doctrinaria y de la descripción del Conjunto de Sistemas que hacen a un Programa de Poder determinado, el Modelo Estructural tiene que dar respuesta específica a un conjunto de variables centrales que hacen a la toma y mantenimiento del poder, tales como:

  1. La toma de posesión de los instrumentos de control que manejan el funcionamiento real de la sociedad: El sistema Económico, el Sistema Tecnológico y los Sistemas Persuasivos.

  2. El control del Territorio que se quiere administrar.

  3. La disponibilidad de los recursos intelectuales, de personal y organizativos necesarios de inmediato, para revertir de inmediato las modalidades que causaron la caída del sistema de poder que se quiere a sustituir.

  4. Un Plan de Uso del Tiempo, con relación con el desarrollo de los tres puntos anteriores.

En detalle, estas actividades son las siguientes:

  1. La toma de posesión de los instrumentos de control que manejan el funcionamiento real de la sociedad: El sistema Económico, el Sistema Tecnológico y los Sistemas Persuasivos.

1.1. El control de las decisiones económicas fundamentales requiere disponer de un PLAN DE CONTINGENCIA ECONÓMICA que comprenda:

1.1.1. Una clara Definición de Objetivos (inmediatos y mediatos), un conocimiento cierto de los principales factores decisivos para la actividad económica, financiera y monetaria, sus centros de decisiones y sus estructuras operativas, tanto en los niveles nacional, provincial y municipal: Las fuentes de ingresos y la obligaciones contraídas que deben cumplirse, desligándonos de los compromisos amenazantes (deudas, participación en organizaciones internacionales, etc.).

1.1.2. Los listados de todo el personal que debe ser puesto en disponibilidad y/o detención por delitos económicos y/o sociales.

1.1.3. La ubicación de los documentos y medios fundamentales para el manejo del Sistema Económico, Financiero y Monetario y un plan de acción para controlarlos desde el primer momento.

1.1.4. El listado de decretos y leyes firmados previamente que, al mismo tiempo que anulan las disposiciones anteriores, dan legitimidad a las nuevas disposiciones.

1.1.5. La definición del Plan de Trabajo, los miembros de cada tarea con sus responsabilidades en los cargos y los sistemas de control de resultados que se pondrán en marcha.

1.2. El PLAN DE CONTINGENCIA TECNOLÓGICA tiene dos áreas principales:

1.2.1. Las actividades destinadas a garantizar el funcionamiento de la provisión de agua, alimentos, energía, transportes y servicios públicos esenciales.

1.2.2. La puesta en marcha del programa de transformación productiva, tecnológica y distributiva acorde con los Nuevos Paradigmas definidos en la Matriz Conceptual, el cual debe comprender:

1.2.2.1. El diseño del sistema energético a emplear.

1.2.2.2. La estructura organizativa de la producción industrial y agropecuaria, en sus diferentes niveles de producción: Materias Primas, Insumos y Productos finales, y las distintas estrategias de distribución de lo producido.

1.2.2.3. El rediseño territorial, actualizando criterios de siglos anteriores, con su modelo de infraestructura a implantar en sus diferentes escalas espaciales: Continental, Nacional, Regional, Provincial y Local.

1.2.2.4. La estructura de investigación, desarrollo y capacitación necesaria en cada área del proceso de re-industrialización.

1.2.2.5. El sistema de control ambiental de las actividades industriales y agropecuarias.

1.3. La toma de posesión de los SISTEMAS PERSUASIVOS incluye operaciones que abarcan actividades de Guerra Psicológica, Guerra Económica, Guerra Política y Guerra Física.

La persuasión tiene diferentes modalidades: El Convencimiento, la Disuasión, la Manipulación y la Destrucción.

O sea que existen diferentes estructuras que deben ser controladas de diferentes maneras de acuerdo a las prioridades temporales, son los siguientes:

1.3.1. Los Medios de Difusión.

1.3.2. Las organizaciones armadas del Estado y las controladas por empresas.

1.3.3. Las organizaciones claves del Estado, tales como los ministerios de economía, nacional y provinciales, el Banco Central y los bancos estatales, y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

1.3.4. Los grupos subversivos de acción directa.

1.3.5. Las universidades estatales y privadas.

1.3.6. Las ONGs, inxluyendo las pseudo religiosas.

  1. La disponibilidad de los recursos intelectuales, de personal y organizativos necesarios para revertir las modalidades que causaron la caída del sistema de poder que se quiere a sustituir, para lo cual se debe:

2.1. Disponer de un pequeño grupo de dirigentes homogéneo, leales y consustanciado con el Nuevo Modelo en sus partes principales, capaces de manejar con idoneidad la conducción táctica y estratégica de un sector, y disponer de una Base de Datos con el personal idóneo que puede ser convocado para manejar la situación una vez tomado el poder.

2.2. Haber definido la Nueva Estructura Organizativa de la Sociedad especificando cuales deben ser sus objetivos, las nuevas modalidades operacionales, su organización legal, su estructura operativa, la especificación de funciones, la cuantificación de los recursos necesarios y su procedencia y los resultados cualicuantitativos esperados.

Se deben aprovechar los recursos existentes en las antiguas estructuras antes de proceder a su disolución (en especial de la “máquina de impedir” todo cambio montada por el régimen anterior).

2.3. Establecer un modelo de conducción, orgánico, y repetible en todos los niveles, que permita centralizar la conducción estratégica y desconcentrar las operaciones en todos los campos, estableciendo el esquema de resultados que servirá para la evaluación de la aplicación de este modelo en cada campo específico.

2.4. Contar con la fuerza operativa necesaria para concentrar las actividades de reemplazo del antiguo régimen en los puntos fuertes de cambio.

2.5. Prever la contraofensiva de los defensores del antiguo régimen y tomar las medidas necesarias para oponerse, dejando fuerzas de reserva con esta finalidad, pues se debe aprovechar la experiencia de esta contraofensiva para construir el poder propio, aprovechando en esta oportunidad para terminar la demolición de las antiguas estructuras legales, funcionales e intelectuales que lo sostenían.

WM/