La victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, la decisión de Gran Bretaña de salir de la UE, así como la crisis política en curso en muchos países europeos, demuestran claramente un grave deterioro de las ideas (neo) liberales.

LA DECADENCIA DEL LIBERALISMO

Por Leonid Savin

Así como los liberales distorsionaron una vez (y continúan distorsionando) las ideas económicas de Adam Smith mientras continúan llamándolo su gurú y uno de los padres fundadores del liberalismo, los globalistas también harán todo lo posible por mantener su influencia, poder y herramientas para intervenir internacionalmente.

 

Por Leonid Savin

Katehon

El espía digital

 

 

Cómo reaccionan los globalistas a Donald Trump, el ascenso de China y el futuro del sistema político mundial.

liberalismo-600

La victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, la decisión de Gran Bretaña de salir de la UE, así como la crisis política en curso en muchos países europeos, demuestran claramente un grave deterioro de las ideas (neo) liberales. Estas ideas (incluyendo sus diversas derivadas) han sido la causa de muchos de los problemas actuales, que han llevado al crecimiento del populismo, la decepción ante la globalización y los primeros intentos de cambiar el rumbo existente en las relaciones internacionales.

 

Para nosotros, conservadores, los acontecimientos que se están desarrollando actualmente son un proceso lógico en la medida en que el liberalismo mismo es un fenómeno destructivo. Tarde o temprano, el colapso del liberalismo es inevitable. La pregunta es más bien cuánto o por cuánto tiempo las instituciones liberales fundamentales de todo el mundo pueden ser represivas, no transparentes y sin rendir cuentas, y cómo la gente en diferentes países -principalmente los occidentales- podrá cambiar el statu quo y desarrollar una forma alternativa que corresponda a sus propias aspiraciones y esté basada en sus propias culturas, tradiciones e identidades.

 

Resultará aún más importante seguir las acciones del lobby liberal, especialmente de sus ideólogos, para entender sus intenciones y posibles acciones. Lo más probable es que apuesten no sólo por la reorganización de sus estructuras, sino también por una nueva imagen institucional del liberalismo como tal. Así como los liberales distorsionaron una vez (y continúan distorsionando) las ideas económicas de Adam Smith mientras continúan llamándolo su gurú y uno de los padres fundadores del liberalismo, los globalistas también harán todo lo posible por mantener su influencia, poder y herramientas para intervenir internacionalmente.

 

“El orden, en resumen, se enfrenta a sus mayores desafíos en generaciones. ¿Podrá sobrevivir, y lo hará? “, Joseph Samuel Nye, Jr. planteó la pregunta en su reciente artículo https://www.foreignaffairs.com/articles/2016-12-12/will-liberal-order-survive

 

Nye sugiere que sólo Estados Unidos puede ser el líder del orden internacional. Ni siquiera el crecimiento de la potencia china puede reemplazar a los EE.UU., según Joseph Nye.

 

“Es poco probable que China supere en el poder a los Estados Unidos en el corto plazo porque este entiende y aprecia el orden más de lo que es comúnmente comprendido.Contrariamente a la sabiduría convencional actual, China no está a punto de reemplazar a los Estados Unidos como el país dominante del mundo. El poder implica la capacidad de obtener lo que quieres de los demás, y puede implicar pago, coerción o atracción “, explica Nye.

 

Anteriormente, Stephen G. Brooks y William C. Wohlforth dijeron en Foreign Policy que China no se convertiría en una superpotencia a pesar de la modernización de sus fuerzas armadas, su crecimiento económico y su agresiva defensa de sus intereses nacionales en la periferia. En su opinión, China tiene el potencial bruto para convertirse en el único rival mundial de Estados Unidos, pero el país tiene desafíos más serios que los anteriores países que se han vuelto poderosos. Incluso si el pico económico de Estados Unidos ha pasado, nadie duda de la superioridad militar del país o de la estructura del orden liberal existente, en el que Washington es el núcleo de la alianza mundial.

 

Elizabeth C. Economy también ha señalado: “Sin embargo, independientemente del camino que Washington elija seguir, ungir a China como “campeón mundial de la globalización” sería un error”.

 

Pero en este caso, lo interesante no es que a China se le niegue el estatus de una futura superpotencia, sino que estas palabras tranquilizadoras acerca de China vienen de los labios de los globalistas liberales. La retórica de Donald Trump, por otra parte, tiene un carácter diferente.

 

Joseph Nye Jr., dice en general que la globalización fue beneficiosa para China (y hay mucha verdad en esto, de ahí que Pekín busque mantener su ritmo previamente especificado), pero ahora los Estados Unidos necesitan un enfoque diferente para los procesos globales.

 

“El mantenimiento de las redes, el trabajo con otros países y las instituciones internacionales, y la ayuda para establecer normas para hacer frente a las nuevas cuestiones transnacionales son cruciales. Es un error equiparar la globalización con los acuerdos comerciales. Incluso si la globalización económica se desacelerara, la tecnología está creando una globalización ecológica, política y social que requerirá respuestas cooperativas”, escribe Joseph Nye.

 

Este “apologista” del poder suave e inteligente se centra en el enfoque de red de las relaciones internacionales. Este mecanismo ha sido utilizado por los EE.UU. en un grado u otro desde la década de 1970 con el advenimiento de la teoría de la red. Sin embargo, esta herramienta también podría utilizarse en contra del lobby liberal. ¿Qué podría impedir que los conservadores de varios países apliquen tecnologías apropiadas en beneficio de sus ideas?

 

Richard Nathan Haass, Presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, emprende una operación para enmarcar el discurso político. Comienza incluso con una especie de “coqueteo” con la noción de soberanía en su artículo “World Order 2.0. The Case for Sovereign Obligation”, en el que intenta actualizar una parte de la doctrina liberal de la hegemonía dándole un nuevo matiz:

 

“Pero un enfoque del orden internacional basado únicamente en el respeto a la soberanía, junto con el mantenimiento del equilibrio de poder necesario para asegurarlo, ya no es suficiente. El sistema operativo tradicional del mundo – llamado Orden Mundial 1.0 – se ha construido alrededor de la protección y las prerrogativas de los estados. Es cada vez más inadecuado en el mundo globalizado de hoy. Poco ahora permanece local; casi cualquier persona y cualquier cosa, desde turistas, terroristas y refugiados a correos electrónicos, enfermedades, dólares y gases de efecto invernadero, puede llegar a casi cualquier lugar.El resultado es que lo que sucede dentro de un país ya no puede considerarse preocupación de ese país solo. Las circunstancias de hoy exigen un sistema operativo actualizado – lo llamamos Orden Mundial 2.0 -, que incluye no sólo los derechos de los Estados soberanos, sino también las obligaciones de esos estados con respecto a los demás. Tal concepto de “obligación soberana”, vale la pena señalar, difiere de la noción de “soberanía como responsabilidad”, que está en el corazón de la doctrina legal conocida como “la responsabilidad de proteger” o R2P”.

 

Lo que es significativo es que Haass reconoce el fracaso de Estados Unidos en ofrecer una agenda al mundo que hubiera sido aceptable para otros jugadores y capaz de estimular a otros países a trabajar juntos para desarrollar nuevas soluciones.

 

“Promover el Orden Mundial 2.0 requerirá amplias consultas. En algunas áreas, como la salud mundial, la conversación ya está muy avanzada, y el principal reto es el fortalecimiento de la capacidad nacional en los países que carecen de ella. En otros ámbitos, como el ciberespacio, el mundo está todavía lejos de llegar a un acuerdo sobre las obligaciones que deben exigirse. Y en otras áreas, como la proliferación, las normas están acordadas, pero su aplicación es muy controvertida. Por regla general, Estados Unidos puede y debe presentar ideas, pero no está en condiciones de presentar, intelectual o políticamente, un plan para que otros puedan adherirse. Por el contrario, los otros deben participar en la elaboración del concepto tanto como en su aplicación”, sugiere Haass.

 

Debe prestarse atención aquí al hecho de que esta invitación a colaborar podría ser simplemente un truco inteligente. Lo más probable es que, teniendo en cuenta el papel del Consejo de Relaciones Exteriores, el antiguo proyecto de “gobierno mundial” sea su centro de atención. Richard Haass simplemente parafrasea el mecanismo de compromiso que Occidente aplica para reclutar a las élites políticas de todo el mundo para servir a los intereses del club globalista.

 

El director de la British Chatham House, Robin Niblett, es más pesimista en sus pronósticos en relación con la realidad que enfrentan los baluartes de las ideas liberales en el Reino Unido y los Estados Unidos.

 

Escribe: “Los votantes británicos y estadounidenses han rechazado la evolución lógica del modelo anglosajón, que había progresado desde la ruptura de las barreras al comercio en las fronteras nacionales, hasta la superación de las regulaciones no arancelarias que a menudo limitan el comercio y la inversión detrás de la frontera. Los gobiernos nacionales suelen utilizarlas para perseguir prioridades políticas internas, como mejorar la eficiencia energética o garantizar la salud y la seguridad de los consumidores, pero también pueden utilizarlas para proteger sectores de la economía de la competencia externa.

 

… De hecho, podemos presenciar un período de intensa competencia reguladora transatlántica. Además de las disputas en curso sobre el uso de organismos modificados genéticamente en la agricultura, la UE ya ha cuestionado a las empresas estadounidenses sobre sus normas de protección de datos y enfoques sobre la evasión fiscal. Es probable que la administración Trump adopte una postura combativa como respuesta.

 

Esto plantearía un dilema para Gran Bretaña. A medida que explora un acuerdo comercial post-Brexit con los EE.UU., puede encontrarse con que tiene que decidir entre la convergencia normativa a través del Atlántico o su principal mercado en la UE.

 

Es irónico que los dos campeones del orden económico liberal estén a punto de dejar atrás la profundización de la economía liberal en sus propias regiones, eligiendo en cambio volver a una era de acuerdos comerciales más selectivos y transaccionales.

 

Tal vez hacerlo dará a los políticos y ciudadanos de ambos países el tiempo de adaptarse a las interrupciones causadas por la pasada liberalización. Pero Estados Unidos y Gran Bretaña están retrocediendo en un momento en que la OMC está paralizada, y cuando las potencias competidoras pueden utilizar el vacío para promover sus propios modelos económicos en sus regiones, ya sea el centralismo estatal económico, favorecido en Pekín, o el político en el Kremlin.”

 

Su compatriota, Emile Simpson (ahora investigador de la Harvard Society of Fellows), toma otra dirección, aunque ofrece un punto de vista no menos globalista sobre los procesos actuales.

 

“El Brexit y Trump no fueron anomalías, accidentes de la historia política que pueden explicarse para mantener la integridad de la idea heredada de que la política “normal” implica la competencia entre un partido de centro izquierda y un partido de centroderecha. Más bien, en mi opinión, son sintomáticos de un cambio de paradigma en la configuración de la vida política occidental, que acaba de comenzar”, escribe.

 

Para Emile Simpson, existen los siguientes riesgos de desmantelamiento del sistema liberal global:

 

“El primero es que mientras se desintegra el tradicional marco izquierda-derecha de los argumentos de tipo justicia distributiva, hay poco para impedir que la política de la identidad infecte la discusión política.

 

El segundo riesgo es que los políticos terminan prometiendo todas las cosas a todas las personas, pero terminan por no complacer a nadie, alimentando la frustración política.Veremos en cuatro años si Trump puede traer a casa empleos poco cualificados a través de tarifas proteccionistas e impulsar la economía estadounidense al mismo tiempo. Eso supone que Trump es incluso serio con respecto al proteccionismo. Si resulta que ha sido un cebo y cambia de posición, prepárense para la rabia del rust belt* en cuatro años.

 

Del mismo modo, veremos si Theresa May puede lograr mantener las empresas extranjeras en el Reino Unido si el país prioriza los controles de inmigración sobre el acceso al mercado único de Europa. Las personas que más perderán si las empresas extranjeras se trasladan al continente, son los votantes de la clase trabajadora a los que se dijo que el Brexit impulsaría la economía.

 

La izquierda y la derecha ya no son una categorización adecuada de la diferencia política: es un trofeo de estabilidad política transferido desde la era industrial, donde tenía sentido, a la era postindustrial, donde no lo tiene. No es casualidad que los movimientos políticos que desafían esta categorización estén ganando. Se ha iniciado un cambio de paradigma.

 

Pero no ha terminado: estamos en la turbulenta fase de transición. Hasta que Occidente se organice en torno a una nueva categorización política que considere la globalización como el factor fundamental de la vida política – como lo fue la industrialización en el siglo pasado – tendremos una mezcolanza de políticas de izquierda y de derecha juntas en todos los partidos, con poco para diferenciarse excepto la identidad”.

 

Pero hay que tener en cuenta que las susodichas autoridades de la opinión liberal son ideólogos, y sus intereses son mantener su influencia, tranquilizar a los socios y encontrar argumentos impresionantes para su trabajo futuro.

 

Por lo tanto, para una evaluación más objetiva, es necesario referirse a informes analíticos y previsiones. Uno de esos documentos es el informe de situación del National Intelligence Council: “GLOBAL TRENDS. Paradox of Progress”. Los autores sugieren varios escenarios hasta el año 2030. Se afirma claramente que la ideología liberal está en crisis y se enfrenta a nuevas formas ideológicas que todavía pueden venir.

 

Por ejemplo, en la sección “Cómo piensan las personas” se dice:

 

“No está claro que las ideologías económicas, como el socialismo y el neoliberalismo, que habían dominado gran parte del siglo XX hasta ser desafiadas por el colapso del comunismo y la crisis financiera de 2008, seguirán siendo relevantes en un mundo en el que tanto el bajo crecimiento como los altos niveles de desigualdad dominan las agendas políticas. Otras formas de pensamiento político siguen siendo alternativas viables – en particular, el nacionalismo, el liberalismo político y el pensamiento político religioso -.

 

La competición geopolítica tomará un giro ideológico más fuerte… Muchos países en desarrollo se esforzarán por modernizarse más o menos a lo largo de las líneas occidentales, pero el encanto del liberalismo ha recibido algunos golpes fuertes a lo largo de los años, como la polarización política, la volatilidad financiera y la desigualdad económica en los países occidentales, que han alimentado el populismo y han causado dudas sobre el precio de la apertura política y económica.

 

Los gobiernos que tienen problemas para satisfacer las necesidades de sus ciudadanos estarán fuertemente tentados a recurrir al nacionalismo o al nativismo para transferir la culpa a enemigos externos y distraer de los problemas internos, mientras que los públicos temerosos por la pérdida de empleos por los inmigrantes o las dificultades económicas, probablemente serán cada vez más receptivos a ideologías e identidades más exclusivas.

 

Las ideas e identidades excluyentes en las democracias amenazan el liberalismo. Sin un retorno a niveles de vida seguros y distribuidos equitativamente, es probable que las presiones económicas y sociales alimenten el nativismo y el populismo en Occidente, arriesgando un estrechamiento de las comunidades políticas y las políticas de exclusión. El debilitamiento del Estado de derecho, la tolerancia política y las libertades políticas en Estados Unidos y Europa Occidental – los tradicionales baluartes de la democracia – pueden deslegitimar las ideas democráticas en todo el mundo… Sin una respuesta firme de otras democracias estables, esta tendencia es probable que se acelere”.

 

La llamada a mantener la “estabilidad liberal” es relevante. Pero que Occidente vaya a ser capaz de equilibrar la actual turbulencia global y mantener su influencia es algo que todavía está en cuestión.

 

El problema al que hacen frente los Estados Unidos, el Reino Unido y la UE es que el momento unipolar de la posguerra fría ha pasado y el orden internacional entre los Estados basado en las normas posteriores a 1945 puede estar desvaneciéndose también.

 

Esto significa que es necesario un enfoque completamente diferente. En estas circunstancias, los conservadores tienen que superar aquellos argumentos sobre los cuales los liberales se apoyan constantemente y que los populistas usan activamente. Esto es esencialmente la obsesión con la economía. La gente necesita volver a la verdadera comprensión de la política, con la gestión económica como una de sus partes, la concepción del Domostroy (Οἰκονομικός)**, y los valores materiales estando en conexión permanente con los valores espirituales y los arquetipos ideológicos.

 

  • Rust Belt (cinturón de óxido), también conocido como Manufacturing Belt (cinturón de las manufacturas, cinturón industrial), región de Estados Unidos que engloba principalmente estados del área conocida como Medio Este y algunas zonas del área Atlántico Medio [n.d.T.].

 

** Domostroy o Domostroi (Οἰκονομικός, Orden Doméstica ) es un conjunto de reglas, instrucciones y consejos del hogar relativos a diversos asuntos religiosos, sociales, domésticos y familiares de la sociedad rusa del siglo XVI [n.d.T.].

 

Fuente: Katehon

A %d blogueros les gusta esto: