Este Estado abandona la discusión sobre la mejora en la distribución del ingreso para el conjunto de los trabajadores.

SOSTENER LA PARITARIA FEDERAL DOCENTE

Por Mario Almirón
marioralmiron-320

¿Por qué un docente de Jujuy o Chaco debe percibir un salario distinto al de sus pares de Buenos Aires o Santa Fe? La tarea es la misma, el título también. Ninguna razón hay para que los salarios no tengan un piso común garantizado por el Estado Nacional. No se trata solo del salario individual, sino de la suma de todas las remuneraciones con forma salarial.


Por Mario Almirón

SADOP

NAC&POP

02/02/2017

Al conquistar Italia los romanos no eran numerosos, por lo que no les convenía pelear con todos a la vez.

No imitaron a Esparta, que sometía a los vencidos.

Si Roma hubiese actuado igual, los sojuzgados habrían considerado a éstos como enemigos y sus rebeliones hubieran sido continuas.

Así que para impedir un frente común, negociaron y firmaron con cada ciudad en particular y no con el conjunto.

Los acuerdos individuales imponían distintas condiciones, beneficiosas para algunos y perjudiciales para otros.

Así despertaban entre las ciudades sometidas una especie de envidia mutua, muy ventajosa para sus fines, aplicando su principio “Divide et impera”;

Divide y Vencerás.

Nunca más actuales las máximas romanas, puesto que los docentes nos vemos sometidos a un intento disuasivo que pretende desconocer la ley y aplicar políticas mezquinas de espaldas al pueblo, fragmentando el salario docente para dividirnos.

Esto supone generar condiciones para reinar.

Se pretende, desconociendo la ley, que el Gobierno Nacional deje de fijar en paritaria el salario mínimo de los docentes y abandone esa importante función en manos de las Provincias.

¿Por qué un docente de Jujuy o Chaco debe percibir un salario distinto al de sus pares de Buenos Aires o Santa Fe?

La tarea es la misma, el título también.

Ninguna razón hay para que los salarios no tengan un piso común garantizado por el Estado Nacional.

No es ocioso recordar que la fijación del salario mínimo de los docentes es una obligación del Estado Nacional y las Organizaciones Gremiales docentes con representación nacional.

Una obligación que surge de la ley 26.075, que en su artículo 10 así lo dispone.

En suma, vaciar la paritaria federal docente quitándole la materia salarial da cuenta de que “el orden público laboral” fue cooptado por los intereses financieros y de las entidades patronales.

Este Estado abandona la discusión sobre la mejora en la distribución del ingreso para el conjunto de los trabajadores.

No se trata solo del salario individual, sino de la suma de todas las remuneraciones con forma salarial.

Cuando hablamos de distribución del ingreso, nos referimos a una primera ronda que tiene por destinatarios a los trabajadores (salario), a los empresarios (ganancia) y al Estado (impuestos y otros gravámenes).

Así puede concluirse que sostener la participación de los trabajadores y pelear por ampliarla es una tarea que debe ser combinada con la relevante lucha por la obtención de un salario mínimo que cubra, una a una, el conjunto de las necesidades reconocidas como Derechos Humanos en la Constitución Nacional.

Para esto el Estado no debe ni puede delegar su rol de garante de los derechos en juego, tiene que acordar en Paritaria Nacional un piso salarial y debe asistir a las provincias que no puedan llegar a ese mínimo acordado.

Desconocer ese rol desmiembra la matriz socio-laboral, ya que cada trabajador queda librado a la coyuntura económico-política de su provincia, no teniendo garantizado un salario y condiciones laborales que emanen de un acuerdo más amplio, democrático y socialmente justo.

MarioAlmironenlacalle-500-A

Sostener la paritaria federal docente en materia salarial es una forma de aportar a la justa distribución de la riqueza.

Es también, una forma de democratizar nuestra sociedad, para que todos podamos participar.

Mario Román Almirón
Secretario General
SADOP-CDN
011 15-3010-4660
www.sadop.net
www.radiosadop.net