Si EE.UU. firmara los tratados de asociación con Asia y con Europa quedaría prisionero de las Sociedades Anónimas.

¿QUÉ ESTÁ HACIENDO DONALD TRUMP?

Por Walter Moore
donaldtrump-240-media

Trump está organizando el sistema defensivo de los Estados Unidos, y para eso necesita una alianza con Rusia, pues los Globalistas eligieron a China como su próximo instrumento.

Por Walter Moore
NAC&POP
30/12/2016

Trump ha insistido con su slogan “Primero: Estados Unidos”, y el equipo que está conformando está destinado a lograrlo.

Así que la pregunta es ¿Quienes no quieren eso?.

La respuesta obvia es “Los Globalistas”, que consideran que el régimen político de Estados Unidos es un riesgo para sus planes de Dominación Invisible, destinado a controlar la Humanidad en forma integral, o sea lo que comen, lo que piensan, lo que hacen todas las personas del mundo.

Lo que desconcierta es que fue precisamente Estados Unidos el principal instrumento destinado a lograr esto, y pensaban seguir haciéndolo con su agente Hillary Clinton.

Trump está organizando un sistema defensivo de Estados Unidos, y para eso necesita una alianza con Rusia, pues los Globalistas eligieron a China como su próximo instrumento.

Hoy nadie puede afirmar que China sea un país progresista, que conserva algo de la humanidad que Mao, el Gran Mao como lo llamaba Perón, sea otra cosa que una nueva versión del Imperio Británico, ya no por el mar, sino por tierra, porque eso es lo que están armando con la Ruta de la Seda.

Preguntémonos ¿quien manda en China?

Los Comisarios políticos encargados de supervisar a las Corporaciones (o sea las Corporaciones).

Soros lo confiesa impúdicamente, se refiere a su grupo Globalista (la Open Society) pretendiendo definir el valor del dólar, (por ejemplo), y dice que no necesitan que el valor del dólar sea alto.

trumpyelequipodespedido-500-media

Si Estados Unidos firmara los tratados de asociación con Asia y con Europa quedaría prisionero de las sociedades anónimas, gigantescos monstruos sin alma, donde lo único que importa son los resultados de los balances.

Putin y Trump tienen en común que ambos defienden los intereses de sus naciones, y China no parece tener otros intereses que hacer funcionar a sus industrias, igual que la Inglaterra de los siglos 18 y 19.

La gran batalla de las próximas décadas consiste en definir que sustituirá a los Estados-Nación, apretados entre el Neo esclavismo globalista y las presiones de los pueblos, a los que -la actual estructura política- ya no los representa en los gobiernos, porque el liberalismo está muriendo, el fascismo y el comunismo no renacerán, y no aparece la buscada Cuarta Teoría Política.

No es el rol de Trump, desarrollarla, pero oponerse al globalismo sin alma que ya coptó a los mentirosos patológicos liberales, es un primer paso hacia construir un futuro, un modelo de un País Nuevo.

Todo va muy bien, hoy vemos que el Progresismo es totalmente funcional al Globalismo, y si no ¿para quien juegan?.

Abrámonos al futuro, en el siglo 21, las categorías de los siglos 19 y 20 ya no significan nada.

Son autoengaños, por pura vagancia, para no pensar de nuevo.

Feliz año nuevo, y acepten que el sol nace por un lado inesperado.

Terminamos contentos un año asqueroso.

WM/