"Una cosa es ir para arriba o mantenerlo y otra es empezar a reducirlo porque para ellos el Estado es un estorbo", denunció Paenza.

TÉCNICOS Y CIENTÍFICOS. OTRA VEZ SOPA. “FUGA DE CEREBROS II” PAENZA ADVIERTE.

El matemático señaló que “no se hace ciencia en una burbuja, esto forma parte de la política de un modelo”. El periodista y matemático Adrián Paenza criticó el proyecto de presupuesto presentado por el gobierno nacional para el 2017, en el que se fija una baja de 200 millones de dólares para la Ciencia.

NAC&POP

Fuente: Diario Registrado / ElDestape / Veintitres

22/12/2016

Paenza se refirió al recorte al Conicet y explotó contra Macri

 

 

 

Fuerte cuestionamiento de Paenza por la reducción del presupuesto a Ciencia

El matemático señaló que “no se hace ciencia en una burbuja, esto forma parte de la política de un modelo”.

El periodista y matemático Adrián Paenza criticó el proyecto de presupuesto presentado por el gobierno nacional para el 2017, en el que se fija una baja de 200 millones de dólares para la Ciencia.

“Una cosa es ir para arriba o mantenerlo y otra es empezar a reducirlo porque para ellos el Estado es un estorbo”, denunció Paenza.

En diálogo con Víctor Hugo Morales en El Diario, Paenza señaló que “no se hace ciencia en una burbuja, esto forma parte de la política de un modelo”.

En ese sentido, marcó: “Si vas a comprar todo afuera, si te endeudaste, la ciencia es superflua. Es un gasto y no una inversión”.

En 2002, el presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva era del 0,40% del PBI, en 2015 llegó al 0,75% y en 2017 será del 0,59%.

La receta del Pro para expulsar científicos

Por Jorge Repiso
VEINTITRES
¦
Becarios e investigadores tomaron el Ministerio de Ciencia y Tecnología. Reclaman por los recortes y dudan sobre su futuro.

Cuando Mauricio Macri asumió la presidencia de la Nación, sorprendió al haber elegido para su gabinete a un ministro de la administración Cristina Fernández. Lino Barañao, el mismo que había llevado adelante una gestión ponderada en la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, continuaría al frente.

Se dedujo entonces que no habría rojo en los números que pudiera afectar las funciones del ministerio, que en los últimos años había sido uno de los más favorecidos por el presupuesto y desde donde se vivió un resurgimiento, al producirse una masiva repatriación de científicos argentinos.

La situación es bien diferente hoy.

El lunes 19 de diciembre, las instalaciones fueron tomadas por científicos del Conicet en protesta por lo que ellos juzgan como un feroz recorte tanto en los recursos como en las futuras incorporaciones a la carrera de investigador científico.

La toma, que continuaba hasta la fecha, se decidió después de conocerse que sólo 385 aspirantes ingresarían sobre los casi 900 aprobados, lo que significa una reducción de un 60 por ciento.

El viejo fantasma de una posible fuga de cerebros que tantas veces sacudió a la ciencia y el conocimiento volvió a acechar.

Toma. Es masiva la protesta de becarios y trabajadores del Conicet.

toma-del-conicet-500-max

Veintitrés habló con varios protagonistas de la toma, en su mayoría quienes esperaban ilusionados por su ingreso para el 2017.

“Mi situación es la de cientos de compañeros más, los que fuimos recomendados por la comisión de área de cada uno y por una junta.

A partir del recorte, los recomendados por las dos instancias de evaluación no pudieron entrar”, dice Malala desde la toma, que afirma que todo se trata de una decisión política.

“Hablar de fuga de cerebros no implica hablar de Ezeiza como única salida.

También, quiere decir que después de tanta inversión económica y tanta apuesta, los becarios no tendremos inserción laboral en este país.

Yo investigo intervenciones urbanas, la historia de las artes escénicas y las diferentes formas de intervenir el espacio público y como tantos compañeros, lo hago con amor y pasión.

Hay que tener en cuenta que los resultados se retrasaron y también se fue dilatando la cuestión del presupuesto”.

Julieta Haidar es doctora en Ciencias Sociales y una de las tantas recomendadas por la Comisión de Ciencias Políticas para su ingreso al Conicet, finalmente denegado.

Cuenta con una extensa trayectoria en la investigación y la docencia y forma parte de un área que estudia la historia del sindicalismo y las relaciones laborales.

“El jueves 22 vamos al Congreso para pedir que se amplíe el presupuesto mediante partidas extraordinarias.

Es importante que entendamos que es un ataque en general al sistema de ciencia y a todos los trabajadores.

Este año ya estuvieron bajo riesgo los trabajadores administrativos.

Ahora, ese riesgo lo corren los becarios luego de transitar siete años.

Dicho ataque no se limita a los 489 que el Conicet no está aprobando sino a muchas líneas de investigación que se cortan por falta de presupuesto.

Y afecta a sectores como el desarrollo tecnológico, de la reflexión en situación social y la medicina”.

Se van a ir.

En diálogo con el programa Detrás De Lo Que Vemos, que conducen Claudio Villarruel y Bernarda Llorente en AM750, el periodista y matemático Adrián Paenza habló sobre el recorte presupuestario destinado a ciencia y tecnología y el anuncio de la disminución del 60 por ciento de ingresantes a carrera en Conicet.

Paenza afirmó que “durante la campaña Macri propuso llevar el presupuesto de Ciencia al 1,5% bruto” y agregó que lo que ocurre es parte de “una política perversa porque no pueden decir la verdad”.

Además, lamentó: “Los que se van del CONICET van a ocupar trabajos no calificados o irse del país”.

Los trabajadores.

Una carta dirigida al presidente Macri y al ministro Barañao fue firmada de puño y letra por científicos galardonados con los premios Houssay Trayectoria, Houssay y Jorge Sábato.

En los puntos más salientes, solicitan a las autoridades que no se produzcan disminuciones en los fondos asignados, que se cumpla con la promesa de dedicar el 1,5% del PBI a ciencia y tecnología durante los próximos 4 años y que se reconsidere la decisión por la que los becarios no pueden acceder a la carrera de investigador del Conicet a pesar de haber superado todas las exigencias.

Becaria. Mercedes Krausse, quedó afuera de la carrera de investigador.

“La medida redunda en que los equipos van a perder recursos humanos, además de los recortes que van a afectar las investigaciones grupales.

Una de las posibles consecuencias va a ser la fuga de cerebros, ya que los científicos no van a tener posibilidades, salvo si marchan al exterior.

Para el país sería un desastre”. Mercedes Krausse es socióloga y docente de la UBA, especializada en fenómenos de estratificación social y vida cotidiana.

Su aspiración era la de seguir la carrera de investigadora y, como muchos, hoy se encentra a la espera de una respuesta positiva. “Terminamos las becas y no tenemos la chance de renovarlas.

Esto se vive como un despido después de estar años en negro.

Como investigadores en cambio, quedaríamos en las mismas condiciones que un trabajador en blanco, pero por lo pronto nos sentimos desocupados”.

La situación de Hernán Palermo es diferente, aunque cree que va a ser afectado.

Es antropólogo e investigador del Conicet desde 2012 en un centro de estudios donde trabaja sobre las relaciones laborales y las consecuencias de las privatizaciones en la Argentina.

“Mi fuente laboral no está en riesgo, pero temo por el desfinanciamiento de las líneas de investigación, ya que los equipos existentes se nutren con la incorporación de becarios”.

Augusto Varese tiene 27 años y fue el único de los consultados que piensa seriamente en el exilio.

Está terminando un doctorado y trabaja investigando el SIDA en la Facultad de Medicina de la UBA.

“Sabiendo que habrán muchos menos ingresos, veo difícil y hasta cerrada la posibilidad de postularme para investigador en el futuro.

Si las cosas no se revierten, no tendré otra alternativa que irme a los Estados Unidos o a Europa, donde somos muy bien vistos y considerados.

Tengo compañeros en igual situación que yo, ya que las probabilidades de inserción pasan por un sector privado que no desarrolla investigación, o en el de la venta de insumos de laboratorios.

Yo no me formé tanto tiempo para eso”.

Fuga. Hernán Palermo piensa seriamente en irse del país.

Transcurridas tres jornadas de toma, los científicos aguardan alguna respuesta del ministro, quien hizo saber que se reuniría con altas autoridades del gobierno en búsqueda de alguna solución.

“El año pasado ingresaron 930 personas y ahora serán unas 450.

La comparación no se puede hacer porque el número anterior no era normal, era muy alto.

Normalmente, ese número de ingresos era de 600 a 700 personas”, le dijo Barañao a un matutino.

Esos mismos “números altos” de los que habló se dieron durante su anterior gestión.

A %d blogueros les gusta esto: