Riad utilizó bombas de racimo de fabricación británica en Yemen.

IMPUNIDAD TOTAL: ARABIA SAUDÍ ADMITE USO DE BOMBAS DE RACIMO EN YEMEN

Desde el comienzo de los bombardeos encabezados por Arabia Saudí, en marzo de 2015, han muerto cerca de 7.000 personas y tres millones se han visto obligadas a dejar sus hogares, según datos de la ONU.

Por Prensa Islámica

 El portavoz del Ejército saudí ha admitido que Riad usa bombas de racimo prohibidas en sus ataques aéreos contra Yemen.

“Se ha puesto de manifiesto que la coalición usó de forma limitada municiones de racimo fabricadas en el Reino Unido, del modelo BL-755, en Yemen”, dijo el lunes el portavoz del Ejército del país árabe, el general de brigada Ahmad al-Asiri, tal como apostilla Press TV.

Al-Asiri afirmó que las bombas fueron utilizadas únicamente contra objetivos militares y que el reino no es parte de la convención que prohíbe el uso de este tipo de municiones.

El general saudí manifestó también que ni Arabia Saudí ni sus socios de la coalición son miembros en la Convención sobre Municiones de Racimo del año 2008, y, en consecuencia, “el uso de este tipo de munición no se opone a la ley internacional”.

Al-Asiri ha anunciado que Riad había decidido detener el uso de bombas de racimo y que ya se ha informado de dicha decisión al Gobierno británico. 

bombasderacimo

Arabia Saudí vuelve a emplear bombas de racimo en Yemen – – HispanTV.com

La aviación saudí ha lanzado este domingo varios ataques aéreos y con bombas de racimo en diversas provincias yemeníes.

 Las declaraciones del comandante saudí se han producido después de una investigación del Ministerio de Defensa del Reino Unido, según la cual, Riad utilizó bombas de racimo de fabricación británica en Yemen.

A principios de este mes, el primer ministro yemení, Abdelaziz Saleh bin Habtur, acusó a Londres durante una entrevista concedida a Sky News de haber cometido crímenes de guerra.

Arabia Saudí comenzó su agresión militar contra Yemen a finales de marzo de 2015 en un intento por restaurar en el poder al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi, fiel aliado de Riad.

Conforme a los datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los ataques saudíes han dejado más de 7000 civiles muertos en ese país árabe, mientras que organismos nacionales estiman que dicha cifra es mucho mayor.

Los grupos de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional y el Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés), han reportado en varias ocasiones el uso de bombas de racimo ilegales por Arabia Saudí en Yemen.

ALIANZA ÁRABE ADMITE QUE USÓ BOMBAS DE RACIMO “DE FORMA LIMITADA” EN EL YEMEN

Por Terra

19 Dic 2016

La coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, dijo hoy en un comunicado que sus fuerzas usaron bombas de racimo en la región de Al Jadra, al noroeste de Yemen, “de forma limitada”.

La nota, en reacción a un comunicado de Amnistía Internacional (AI) que acusó a la alianza de usar este tipo de armamento, detalló que una investigación realizada por la coalición confirmó el uso de bombas de racimo fabricadas en el Reino Unido, del modelo BL-755, contra “objetivos militares” de los rebeldes en el Yemen.

La alianza agregó que el uso de esas armas es “para proteger la frontera de Arabia Saudí” y que “no fueron utilizadas contra zonas habitadas por civiles”.

Asimismo, la coalición destacó que Arabia Saudí y los países de la coalición no son miembros en la Convención sobre Municiones de Racimo del año 2008 y que “el uso de este tipo de munición no se opone a la ley internacional”, según la nota.

La alianza concluyó que Arabia Saudí ha decidido dejar de usar esas municiones e informó al Reino Unido de su decisión.

El pasado 29 de junio, Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) denunciaron bombardeos deliberados de hospitales y el uso de bombas de racimo por la alianza árabe en el Yemen.

Las dos ONG también apuntaron la responsabilidad de EEUU y del Reino Unido por suministrar armas y apoyo a Arabia Saudí en la guerra.

En marzo de 2015, la coalición árabe comenzó una intervención en el Yemen en apoyo del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi contra los rebeldes hutíes, lo que se tradujo en un recrudecimiento del conflicto.

La paz sigue sin vislumbrarse a pesar de los esfuerzos internacionales y de los continuos llamamientos para detener los combates.

El pasado 12 de diciembre, Unicef volvió a pedir el fin de las hostilidades tras advertir de que cerca de 2,2 millones niños sufren desnutrición grave y necesitan atención urgente.

Desde el comienzo de los bombardeos encabezados por Arabia Saudí, en marzo de 2015, han muerto cerca de 7.000 personas y tres millones se han visto obligadas a dejar sus hogares, según datos de la ONU.