Recuerda la vergonzosa operación del año 2000 cuando el “establishment” hizo “fraude” en el Estado de Florida a favor de George Bush (h) y el "fraude" contra López Obrador en México en 2006,

CLARA OPERACIÓN MEDIATICA DE LOS “BUITRES” PARA QUE TRUMP NO ASUMA LA PRESIDENCIA DE LOS EE.UU.

La CIA pretende que le crean que hubo “trampa” electrónica a favor de Trump en un “supuesto” hackeo realizado por especialistas rusos “comandados personalmente por Putín” Un “verso” completamente increíble. Indudablemente el “Poder Financiero• internacional no cree en la Democracia de los votos. Si no le conviene el resultado de las ·urnas” prefiere patear el tablero. Por eso Perón decía “Dentro de la Ley todo, fuera de la Ley, nada” porque los que no respetan las leyes son los poderosos.

NAC&POP

16/12/2016

Evidentemente el “establishment” financiero cuyo poder excede largamente el proyecto norteamericano, intenta reestablecerse en la presidencia de los EE.UU. ya que no “admiten” haber perdido a manos de Donald Trump.

De acuerdo con funcionarios de inteligencia estadounidenses citados por el noticiero de la televisora NBC, Putin “tuvo participación personal en la campaña encubierta rusa”.

El Kremlin rechazó el jueves un informe de que el presidente ruso Vladimir Putin dirigió personalmente el empleo de información robada al Partido Demócrata estadounidense durante la campaña electoral en el país norteamericano.

Preguntado sobre ese informe, el vocero de Putin, Dmitry Peskov, lo calificó de “disparate cómico”.

Últimamente, la CIA ya venía diciendo, como parte de la campaña electoral, que el gobierno ruso quería elegir a Donald Trump.

Rusia, acusada por la CIA de ayudar a la elección de Donald Trump, ha negado enérgicamente las acusaciones de que utilizó ciberpiratas contra la candidata demócrata Hillary Clinton.

El miércoles nuestra cadena hermana NBC News reveló que oficiales de inteligencia de los Estados Unidos creen “con un alto nivel de seguridad” que el presidente ruso Vladimir Putin estuvo involucrado personalmente en una campaña para interferir con la elección presidencial de Estados Unidos.

Dos oficiales senior con acceso directo aseguraron que la nueva información de inteligencia muestra que Putin dirigió personalmente cómo el material hackeado de los demócratas fue filtrado y utilizado.

Los oficiales indicaron que la inteligencia vino de fuentes diplomáticas y espías que trabajan para aliados de los Estados Unidos.

Los objetivos de Putin eran multifacéticos, dijo a NBC News una fuente de inteligencia de alto nivel.

Lo que comenzó como una “vendetta” contra Hillary Clinton se transformó en un esfuerzo para mostrar la corrupción en la política estadounidense y “dividir a los aliados de Estados Unidos al crear una imagen para que (otros países) no pudieran depender en Estados Unidos como un líder global creíble”, dijo el oficial.

El FBI y otras agencias no apoyan esa visión completamente, pero pocos oficiales disputarían que la operación rusa tenía la intención de afectar la candidatura de Clinton mediante la filtración de emails vergonzosos sobre los demócratas.

putinobama-500-a

Oficiales de inteligencia de los Estados Unidos creen “con un alto nivel de seguridad” que el presidente ruso Vladimir Putin estuvo involucrado personalmente en una campaña para interferir con la elección presidencial de Estados Unidos, dijeron fuentes a NBC News.

UN CASO SIMILAR: LA ELECCION DEL ESTADO DE FLORIDA DEL 2000.

Greg Palast, periodista de la BBC y el diario The Guardian, realizó una investigación sobre una purga de votantes de las listas electorales de Florida del año 2000 cuando se disputaban la presidencia norteamericana Al Gore y George Bush hijo..

En su libro The Best Democracy Money Can Buy (La mejor democracia que el dinero puede comprar) contó cómo el estado de Florida contrató a la empresa DBT por cuatro millones de dólares para que eliminara de la lista electoral a los criminales, inhabilitados para votar.

La oficina de Jeb Bush pidió a DBT que ampliase la lista al máximo, incluyendo a votantes con nombres similares o nacidos en la misma fecha que los delincuentes.

Miles de personas se presentaron en su colegio electoral para encontrarse con la sorpresa de que eran criminales.

Originalmente se pensó que se trataba de 57.000 nombres, pero más tarde DBT declaró que la lista incluía a 94.000 personas, de las cuales 91.000 eran inocentes.

Durante las elecciones se desató la controversia en quien había ganado los 25 votos electorales de Florida (y, por tanto, la Presidencia), el proceso de recuento en ese estado, y el insólito caso de que el candidato perdedor había recibido 543.895 votos populares más que el ganador.

En el sistema estadounidense de las elecciones presidenciales, el voto electoral determina el ganador, y Bush ganó esta cuenta, aunque Gore recibió el mayor número de votos (la llamada “votación popular”).

Bush ganó la reñida elección el martes 7 de noviembre, con 271 votos electorales contra los 266 de Gore (con un voto transfugado abstenido en el recuento oficial).

Si se hubieran adjudicado a Gore los 25 votantes de Florida, hubiera ganado la presidencia de los EE.UU. por 291 votos a 246 de Bush.

Cronología de los acontecimientos

 7 de noviembre 2000.

Los estadounidenses acuden a votar.

Antes de que se cierren todos los colegios electorales, las televisiones comienzan a proporcionar resultados de los sondeos a pie de urna. Inicialmente, según éstos, el vicepresidente Al Gore se ha hecho con los votos electorales de Florida, lo que le abría las puertas de la Presidencia de Estados Unidos.

Poco después, se ven obligados a rectificar y le conceden Florida al gobernador de Texas, George W. Bush, con lo que se convertía en el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Por segunda vez las grandes cadenas de televisión se ven obligadas a rectificar y anuncian que los resultados en Florida son tan ajustados que no pueden determinar quién ha ganado las elecciones.

A partir de ahí, comienzan los problemas y la intervención de los tribunales.

-Según la ley electoral de Florida, si la diferencia de votos entre los candidatos es inferior al 0,5%, es obligatorio realizar un recuento.

-Numerosos electores del condado de Palm Beach se quejan del diseño de las papeletas y presentan demandas, alegando que éstas eran engañosa, lo que les indujo a votar en favor del derechista Pat Buchanan cuando querían hacerlo por Gore. Solicitan la repetición de los comicios.

Jueves, 9 de noviembre 2000.

Tras recontar los votos en 53 de los 67 condados, la Junta Electoral de Florida da oficialmente para Bush una ventaja de 1.784 votos.

Cadenas de televisión como la NBC y la CNN otorgan al republicano una diferencia de apenas 225 votos, con 65 de los 67 condados escrutados.

Al final, el segundo recuento, obligatorio por ley, reduce el margen de ventaja de Bush a sólo 327. Gore, temiendo un pucherazo en el estado gobernado por Jeb Bush (hermano de George W. Bush), pide que se recuenten a mano los votos de cuatro condados.

La magistrada de circuito Kathleen Kroll emite un interdicto que impide a la Comisión Electoral de Palm Beach certificar el recuento de los sufragios en ese condado hasta que se lleve a cabo la audiencia.

Viernes, 10 de noviembre 20000.

Comienza el recuento manual en los condados de Volusia, palm Beach, Miami-Dade y Broward.

Los hombres de George W. Bush piden a Al Gore que admita su derrota en las elecciones presidenciales y deje de politizar los recuentos.

Sábado, 11 de noviembre 2000.

George W. Bush solicita a la Corte Federal que impida el recuento manual.

Se realiza el escrutinio manual del 1% de los votos de Palm Beach para descubrir si existen más irregularidades de las detectadas en el segundo recuento.

El resultado da un margen a favor de Gore de al menos 19 votos.

Extrapolando la cifra al 100%, el demócrata obtendría 1.900 votos más con lo que ganaría Florida y en consecuencia la Presidencia.

Domingo, 12 de noviembre 2000.

Como consecuencia de los resultados del recuento del 1% de los votos en Palm Beach, la Junta Electoral local decide, por dos votos contra uno, que se realice un recuento manual en el condado.

Los enviados de Bush presentan un interdicto para detener el recuento manual iniciado por los demócratas en las circunscripciones donde cuentan con amplia mayoría.

Lunes, 13 de noviembre 2000.

El juez federal Donnald Middlebrooks, a quien los republicanos pidieron un interdicto para detener el recuento manual, dice que el asunto no le compete.

Dictamina que son los tribunales estatales quienes deben decidir al respecto aunque él no ve problema alguno en que prosiga el escrutinio.

La principal autoridad electoral de Florida, la secretaria de Estado Katherine Harris, emite un comunicado que fija las 17.00 horas del martes 14 de noviembre (23.00 horas, en España) como plazo inflexible para finalizar los recuentos y remitir a su despacho todas las actas, incluidas las de Palm Beach.

Harris asegura que el resultado final y definitivo de Florida será certificado el sábado, una vez completado el recuento de los votos enviados por correo desde el extranjero.

Martes, 14 de noviembre 2000.

Florida cierra oficialmente el escrutinio mientras siguen los recuentos manuales.

Un juez respalda la hora límite fijada por la secretaria de Estado partidaria de Bush, pero indica que ella puede admitir excepciones sobre recuentos posteriores si lo cree necesario.

El equipo de Bush propone un pacto por el que los republicanos retirarán todas las demandas si los demócratas aceptan que sólo se incluya el recuento manual efectuado antes de las 17.00 horas.

El jefe de campaña de Gore, William Daley, rechaza ipso facto la propuesta.

Harris anuncia que los condados que aún sigan con el recuento manual de votos tienen hasta las 14:00 hora local (22:00 hora española) para argumentar por escrito los motivos por los que continúan con el recuento.

Miércoles, 15 de noviembre 2000.

Gore propone públicamente a su oponente una reunión cara a cara para resolver el conflicto de Florida.

La propuesta es que el recuento manual se extienda a los 67 condados del estado de Florida, tanto los controlados por los demócratas como los que tienen signo republicano.

Gore afirma que si Bush acepta, los demócratas se comprometen a retirar todas las demandas judiciales y a no presentar ni apoyar ningún otro recurso legal.

George W. Bush rechaza la propuesta.

El Supremo de Florida deniega la solicitud de los republicanos para que se centralicen en un tribunal todos los recursos y demandas que siembran sus condados.

El condado de Broward da marcha atrás en su decisión de no recontar manualmente los votos.

Un juez local sentencia que la Junta Electoral, acompañada de representantes demócratas y republicanos, está facultada para decidir si basta una marca, un hoyo o un agujero para determinar a quién tenía intención de apoyar el elector.

Jueves, 16 de noviembre 2000.

Gore denuncia ante el Supremo de Florida a la secretaria de Estado, acusándola de arbitrariedad.

Este tribunal permite que sigan los recuentos manuales pero no especifica si valdrán.

Harris deja claro que no aceptará los resultados que arroje el recuento manual en Palm Beach, Broward y Miami-Dade.

Según ella, los tres condados no han proporcionado evidencias que justifiquen la enmienda de los resultados ya certificados.

Viernes, 17 de noviembre 2000.

El juez estatal Terry Lewis respalda a la secretaria de Estado y ratifica que los recuentos manuales, que siguen adelante en varios condados, no son válidos.

Al Gore anuncia que apelará esta decisión a la Corte Suprema de Florida.

A las 12 de la noche (hora estadounidense) es la fecha límite para recibir los votos por correo.

Al Gore gana un nuevo frente judicial con el anuncio del Tribunal Supremo de Florida de bloquear la certificación de los resultados electorales de ese estado hasta que se emita una decisión final sobre si debe tenerse en cuenta en el cómputo total el recuento manual de los votos.

Con este dictamen, la Corte Suprema impide que la secretaria de Estado de Florida, Katherine Harris, certifique el resultado final previsto para la medianoche (6.00 hora peninsular española).

Sábado, 18 de noviembre 2000.

La secretaria de Estado de Florida, Katherine Harris, anuncia de forma oficiosa que Bush aventaja a Gore en 930 votos, una vez contabilizados los sufragios recibidos por correo.

Miembros de la campaña de Bush denuncian «fraude» en el recuento manual que se está llevando a cabo en Florida.

Domingo, 19 de noviembre.

Los condados de Palm Beach, Broward y Miami-Dade continúan verificando a mano más de un millón de votos, a pesar de que todavía se ignora si el recuento se tendrá en cuenta en la certificación final.

El Tribunal Supremo de Florida deberça decidir mañana si se toman en cuenta los resultados de este recuento.

Mientras, los abogados del candidato republicano George W. Bush han reiterado su solicitud a la Corte Suprema de Florida para que detenga el conteo manual de votos.

Lunes, 20 de noviembre 2000.

Durante poco más de dos horas y media, los siete miembros del Tribunal Supremo de Florida escuchan las alegaciones de los abogados demócratas y republicanos, y se retiran a deliberar.

Los primeros defienden que se incluyan los resultados del recuento manual de votos de los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach en los resultados oficiales, mientras que los republicanos argumentan en contra.

El Tribunal anuncia que durante el día no tomará una decisión al respecto, que puede retrasarse hasta el día siguiente o el miércoles.

Martes, 21 de noviembre 2000.

El Fiscal General de Florida, Bob Butterworth, ha pedido a las juntas electorales del Estado que recuenten los votos por correo de militares que habían sido rechazados por falta de sellos de fecha, y que pueden aumentar en varios cientos la ventaja del aspirante republicano George W. Bush sobre el demócrata Al Gore.

Butterworth es demócrata y copresidente de la campaña del vicepresidente Al Gore en Florida.

De un total de 3.733 votos por correo contados el sábado, fueron anulados 1.527, el 41%.

De los votos válidos, 1.380 (el 65%) fueron para Bush, y 750 (35%) para Gore.

Miércoles, 22 de noviembre 2000.

El republicano George W. Bush recurre ante el Tribunal Supremo de EEUU para impugnar los recuentos manuales que se están realizando en tres condados de ese estado.

Mientras, los demócratas han ganado una nueva batalla judicial.

Un magistrado estatal ha dictaminado que el recuento manual de Palm Beach puede admitir como válidos ciertos votos que fueron anulados inicialmente por defectos en la perforación de las papeletas.

Sábado, 25 de noviembre 2000.

Los demócratas consiguen el escaño al Senado por el Estado de Washington.

La leve ventaja de la candidata María Cantwell (de sólo 1.953 votos, entre los 2,5 millones emitidos) obliga a llevar a cabo un nuevo recuento, de acuerdo con la ley del Estado.

Las autoridades esperan comenzar la tarea este lunes.

Si la victoria de Cantwell se confirma, demócratas y republicanos se dividirán el Senado a partes iguales: 50 escaños para cada partido.

Domingo, 26 de noviembre 2000.

La ventaja del republicano George W. Bush sobre el demócrata Al Gore se reduce a 530 votos, según los datos oficiosos ofrecidos por las televisiones estadounidenses del recuento manual de papeletas en dos condados de Florida, Palm Beach y Broward, ya en su recta final.
Además, la certificación del voto de Florida puede retrasarse por «circunstancias imprevistas» más allá de las 22.00 GMT (17.00 local) del domingo, según ha anunciado el portavoz de la secretaria de Estado de Florida, Katherine Harris.

La demora puede ser de varias horas si alguna de las partes presenta una nueva acción legal u ocurre cualquier otra circunstancia no prevista.

El condado de Broward ha dado al candidato demócrata Al Gore 569 votos adicionales, una vez concluido el recuento manual de 588.000 sufragios.

La diferencia entre Gore y Bush en Florida se reduce, por tanto, a sólo 361 votos.

Lunes, 27 de noviembre 2000.

La secretaria de Estado de Florida, Katherine Harris, certifica la victoria del candidato republicano G. W. Bush en el estado de Florida sin tener en cuenta los resultados parciales del recuento manual de Palm Beach, a pesar de que este condado solicitó horas antes una ampliación del plazo para presentar los resultados definitivos.

Según los datos de los 67 condados de Florida, certificados por la comisión electoral del estado, Bush obtiene 2.912.790 votos y Gore 2.912.253.

A pesar de estos resultados no se puede decir todavía que Bush sea el nuevo presidente de EEUU ya que Gore anuncia que impugnará ante los tribunales la decisión de Harris.

La Junta Electoral del condado de Palm Beach termina su recuento manual de votos dos horas más tarde del plazo fijado, por el Tribunal Supremo de Florida, las 17.00 horas de ayer (23.00 horas de España).

Escrutado el 91% de los sufragios, Gore aventajaba a Bush por 172 votos.

El candidato demócrata había ganado 469 votos en el recuento manual en comparación con el mecánico de la noche electoral del pasado día 7, y Bush, 297.

Martes, 28 de noviembre 2000.

El reverendo Jesse Jackson insta a la Fiscal General, Janet Reno, a investigar las supuestas irregularidades electorales en Florida.

Según dice, el pasado día 7 hubo miles de ciudadanos afroamericanos a los que se privó del derecho a votar mediante «un plan sistemático e intencionado para discriminarlos».

Miércoles, 29 de noviembre 2000.

Una comisión de la Asamblea Legislativa de Florida ha comenzado a analizar la posibilidad de designar a los miembros estatales del llamado Colegio Electoral, «para evitar que no cuenten los votos electorales del estado».

Los congresistas estatales republicanos temen que Florida se quede sin su Colegio Electoral debido a los diversos procesos judiciales entablados en los tribunales contra los resultados oficiales de los comicios presidenciales del estado.

El plazo máximo para seleccionar a los miembros del Colegio Electoral finaliza el 12 de diciembre y, si para entonces no están esclarecidas las disputas legales, Florida puede quedarse sin representación.

De no contarse los votos de este estado, el ganador de las elecciones del pasado día 7 sería Gore, quien posee más votos electorales que su contendiente Bush.

El candidato demócrata, Al Gore, propone al Tribunal Supremo de Florida iniciar un nuevo recuento manual a partir de hoy y durante los próximos siete días.

Jueves, 30 de noviembre 2000.

El juez estatal N. Sanders Sauls acepta la solicitud del partido Republicano de trasladar más de un millón de votos de los condados de Miami-Dade y Palm Beach a la capital de Florida, Tallahassee, y no sólo los 14.000 sufragios dudosos pedidos por el Partido Demócrata por si finalmente se decide realizar un nuevo recuento manual.

Viernes, 1 de diciembre 2000.

El Senado norteamericano estará dividido entre demócratas y republicanos (50 escaños para cada uno) tras la victoria de la demócrata María Cantwell sobre el republicano Slade Gorton al final del recuento automático en el estado de Washington.

Además, el Gobierno de los Estados Unidos ha aceptado emprender la próxima semana investigaciones sobre los aspirantes a ocupar puestos ministeriales propuestos por los dos candidatos presidenciales, el demócrata Al Gore y el republicano George W. Bush.

El portavoz presidencial Jake Siewert ha indicado que, aunque todavía no se sepa quién será el próximo inquilino de la Casa Blanca, el objetivo es ganar tiempo debido a que debe asumir el cargo el 20 de enero.

Lunes, 4 de diciembre 2000.

Al Gore declara a la CBS que respetará las decisiones de los jueces del Tribunal Supremo federal y de la máxima instancia judicial del Estado de Florida.

«Y, por supuesto, no las criticaré».

Tras un fin de semana de deliberaciones, el Tribunal Supremo de Estados Unidos revoca la decisión del Supremo de Florida que permitió extender los recuentos manuales en ese estado.

Esta decisión supone que el caso vuelve al Supremo de Florida

Miércoles, 6 de diciembre 2000.

El demócrata Al Gore ha sido declarado oficialmente vencedor en el estado de Nuevo México y se lleva los cinco compromisarios de ese Estado.

A pesar de que ya se conocían los resultados en Nuevo México, todavía no eran públicos los datos definitivos.

Jueves, 7 de diciembre 2000.

El presidente del senado estatal de Florida, John McKay, anuncia que la Asamblea Legislativa del estado celebrará una sesión extraordinaria par seleccionar por su cuenta a los 25 miembros que representarán a Florida en el Colegio Electoral.

McKay ha declarado que con esta decisión tratan de proteger Çlos 25 votos electorales de Florida y a sus seis millones de electores por si el 12 de diciembre, fecha en la que concluye el plazo para que Florida presente su lista de delegados, continúa en los tribunales la disputa electoral.

Viernes, 8 de diciembre 2000.

El Tribunal Supremo de Florida decide, contra todo pronóstico, admitir el recurso de los demócratas y ordena el recuento de 9.000 votos no escrutados manualmente en Miami-Dade y otros miles de diferentes condados.

Se trata de la primera vez en la historia electoral de los EEUU en que un tribunal admite un recurso de este tipo.

La diferencia que separa a Gore de Bush es de 154 votos.

Sábado, 9 de diciembre 2000.

Comienza a las 14 horas (hora española) el recuento manual de los votos, dejando la ventaja de Bush en menos de medio centenar de votos tras sólo unas horas de sufragio.

Seis horas más tarde, el Tribunal Supremo de Estados Unidos —de mayoría republicana— ordena parar el recuento de votos.

Lunes, 11 de diciembre 2000.

La senadora demócrata por Nueva York Hillary Clinton descarta la posibilidad de presentarse a las elecciones para la Casa Blanca en 2004, ni siquiera si su contrincante es George W. Bush.

En declaraciones a la cadena CNN, la senadora Clinton dice que quiere completar los seis años de mandato que se le conceden con la elección por Nueva York.

Martes, 12 de diciembre 2000.

La Cámara de Representantes de Florida aprueba una lista de compomisarios electurales que debe ratificar el Senado.

El Tribunal Supremo de Florida rechaza anular miles de votos emitidos por correo en los condados de Seminole y Martin, en relación con una apelación presentada por votantes demócratas.

El Tribunal Supremo de EEUU pone fin a los recuentos en Florida, al declararlos inconstitucionales.

La sentencia precisa que serían posibles otros escrutinios bajo nuevas normas constitucionales pero que ya no hay tiempo para ello.

Miércoles, 13 de diciembre 2000.

El Senado de Florida se reúne para ratificar la lista de compromisarios.

Al Gore anuncia una comparecencia pública en la que se espera que arroje la toalla.

OTRO CASO PARECIDO: LA ELECCION ENTRE FELIPE CALDERON Y LOPEZ OBRADOR EN MEXICO EN EL 2006.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación declaró válidas las elecciones presidenciales, sin embargo, en su dictamen, los magistrados reconocen que la actuación del presidente Vicente Fox puso en riesgo la legitimidad del proceso al hacer campaña abiertamente a favor del candidato de su partido, el PAN.

Esta fue una gran controversia pues según la gráfica del conteo oficial de los votos, con el 70% de las casillas computadas, López Obrador se encontraba a la cabeza con el 36.8% de la votación frente al 34.6% de la votación a favor de Felipe Calderón, sin embargo, fue a partir de este porcentaje de casillas computadas, que López Obrador empezó a caer de manera prácticamente simétrica a lo que empezaba a subir Calderón.

Obviamente Lopez Obrador seguramente sumaría  A México a la entente del UNASUR y CELAC y aún el ALBA que estaba en su apogeo de la mano de Néstor Kirchner de Argentina, Hugo Chavez de Venezuela e Ignacio Lula da Silva en Brasil.

Un estudio posterior a la elección indicó que la correlación entre la gráfica de López Obrador y la de Calderón a partir del 70% de las casillas computadas era del 99.98%, es decir, que a partir del 70% de las casillas computadas cada voto a favor de Felipe Calderón significaba un voto en contra de López Obrador.

Esto se puede analizar mediante una gráfica espejo, en ella se puede apreciar que las gráficas tienden una hacia la otra de una manera casi idéntica y que hacia el 92% se vuelven prácticamente idénticas, lo cual, en un universo tan grande de votos, es totalmente improbable y prácticamente imposible.

Por lo que esto podría ser una clara ejemplificación de un denominado “Fraude electrónico”.

La elección presidencial fue un domingo del 2 de julio de 2006 fue la más competida en la historia de la República Mexicana Sin embargo, el excandidato por la Coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, quien obtuvo poco más del 35 por ciento de los votos y tan solo 0.56% menos que el ganador Felipe Calderón, denunció irregularidades tanto en el periodo de campañas políticas como en la elección.

Según López Obrador, dichas irregularidades tuvieron el peso suficiente para influir en el estrecho resultado electoral.

El excandidato opositor ha utilizado la palabra “fraude” para calificar lo ocurrido durante las elecciones, sin embargo aún se debate si las elecciones fueron realmente limpias y si la denuncia de estas irregularidades puede servir en un futuro para perfeccionar la incipiente democracia mexicana.

Estas acusaciones han influido en la más reciente reforma electoral votada el mes de septiembre de 2007 en el Congreso mexicano.

En una encuesta publicada por María de las Heras en el periódico El País en 2011, el 49% de los mexicanos consideraba que había existido fraude, contra un 43% que consideraba que no lo hubo.

Fuente: Telemundo/Associated Press / El Mundo.es /Wikipedia