Adelantamos el Capitulo ONCE de "2030 REVOLUCION EN USA" de Walter Moore a pedido de los lectores que lo "encontraron" buscando mas detalles de este éxito suyo.

EN RELACION A “2030 – REVOLUCIÓN EN USA” DE WALTER MOORE ADELANTAMOS EL CAPITULO ONCE (11) “LA ARGENTINA POTENCIA” A PEDIDO DE LOS “FAN”

Por Walter Moore
tapa-2030-240-argentinapotencia-a

En la reunión que el grupo de trabajo realizaba los martes, en la Casita de la Costa, Corbella puso sobre la mesa un documento excepcional que había encontrado en los archivos del sitio de Rusia Today: RT en Español, en un número especial dedicado a revisar las repercusiones emergentes en América Latina de la Revolución en USA. El artículo estaba fechado en Septiembre de 2032 y se titulaba “ARGENTINA. UNA NUEVA POTENCIA AMERICANA”
William Bianchi firmaba la extensa nota.

2030 – REVOLUCIÓN EN USA

walter_moore-2-1

de Walter Moore
CAPITULO 11
LA ARGENTINA ´POTENCIA

“La transformación de la Argentina es probablemente la más importante que se produjo por la influencia del cambio en Estados Unidos, esta Revolución dio un impulso descomunal a los cambios que ya sucedían en ese país desde el año 2020, cuando la última versión de un gobierno liberal se desmoronó estrepitosamente, abriendo el camino del poder al Movimiento Restauración Peronista, que impulsó una década de reformas extraordinarias, colocando a la Argentina en la posición de poder y riqueza que había disfrutado después de la Segunda Guerra Mundial, y que fuera desmantelada por la secuencia de grupos liberales que lograron quedarse con los gobiernos desde entonces.

Hemos reconocido ese país en los modernos trenes que lo recorren desde La Puna a la Tierra del Fuego, tanto a lo largo de sus costas del Paraná como del Océano Atlántico, como a lo largo de la Pre-cordillera de Los Andes, a lo largo del cual se está desarrollando la Nueva Frontera Andina, donde todo tipo de industrias tienen un floreciente desarrollo, sobre todo desde que en la Nueva Constitución se ha prohibido que se exporten recursos naturales sin haber sufrido al menos dos o tres etapas de transformación industrial, sea como insumos o productos terminados.

Subimos al tren nuevamente y seguimos la vía a lo largo de la Ruta 40 hasta la ciudad de Mendoza y luego tomamos el ramal de alta velocidad que atraviesa el país en forma transversal para unir esa ciudad con la nueva Capital Federal ubicada todo a lo largo del final del Rio Negro desde la Nueva Ciudad de Viedma hasta la desembocadura en el Océano Atlántico, lugar elegido como el Nuevo Asentamiento de la Capital Federal.

En ese recorrido pudimos apreciar el desarrollo de la Nueva Industria Militar de la UNASUR, desde el Polo Productivo Sur, donde se desarrollaban y construían numerosas aeronaves de uso civil y militar, al Puerto de Viedma, donde se encontraban los enormes astilleros navales para producción de buques especializados (por ejemplo para el uso Antártico y la pesca en mar abierto), hasta numerosas naves militares, destinadas a la defensa de los 6.000 kilómetros de costa de ese país.

Desde Viedma fuimos hacia el sur, en un tren rápido que nos llevó hasta atravesar el puente que une las provincias de Santa Cruz con Tierra del Fuego.

En ese recorrido pasamos por todas las nuevas ciudades portuarias de la Patagonia, verdadera región de alto crecimiento y desarrollo, que algunos comparan con lo que ocurriera en la Faja Costera de China al comenzar este siglo.

“A los sureños nos gusta más trabajar que a los del Norte” nos dijo un pasajero con un fuerte acento indefinible, otro le contestó “Yo los querría ver tan trabajadores con temperaturas de 35 grados a la sombra”. La discusión que se provocó hizo muy entretenida esa parte del viaje.

Estábamos sorprendidos por la actividad de tantos nuevos puertos marítimos, por los interminables parques eólicos que nos acompañaron en todo el trayecto, y las tareas de arbolado y desarrollo agrícola de estas provincias patagónicas que hasta hace muy poco sólo contaban con el viento como único potencial de desarrollo.

Nos explicaron que muy poca del agua traída por los ríos cordilleranos llegaba al mar, pues casi toda se aprovechaba en regadíos y represas eléctricas, lo cual estaba modificando el ciclo de lluvias de la región.

A esta zona se la designaba como la Nueva Frontera Patagónica, pues la habían equipado para recibir un flujo enorme de migrantes procedentes de Medio Oriente, y Europa, territorios siempre sacudidos por conflictos bélicos, cuando no por hambrunas.

En este proceso de absorción de población la Argentina duplicó su población en las dos últimas décadas, y con 90 millones de habitantes, aumentó su peso político internacional, sobre todo desde que se la invitó a formar parte del Grupo BRICS, ahora BRICSA, que los proveyó de tecnología avanzada, respaldo político y acceso al financiamiento y las inversiones necesarias, lo que hizo realidad un sueño temido por la potencia norteamericana, la aparición de una nación en Suramérica capaz de competir con ellos.

Cuando volvimos al tren, en viaje hacia el norte, en Viedma, subimos a un sistema de alta velocidad, que recorría los balnearios del sur de la Provincia de Buenos Aires, atravesamos la antigua Capital Federal, y seguimos hacia la ciudad de Córdoba, capital en la periferia de la Nueva Frontera del Nororiental, donde nos enteramos del despliegue de todo tipo de emprendimientos agrícolas que se instalaban allí gracias a la rectificación del Rio Bermejo, un río de llanura, cuya agua se empleaba para explotar una Pampa Semitropical de 6 millones de hectáreas, que reforzaba la producción agropecuaria en rubros no tradicionales de la Argentina, lo cual obligó a instalar muchas pequeñas ciudades nuevas, equipadas con todo el confort urbano que alguien pueda aspirar, en una región con grandes recursos capacees de sostener una alta calidad de vida, pues prácticamente en todo el país se hace un al inteligente aprovechamiento de sus vastos recursos hídricos y sus fértiles tierras, conducidos por un vasto plan de desarrollo sustentable.

Seguimos en el tren moderno y veloz hasta la región que se ha destinado al Tercer Asentamiento de la Capital Federal. Se está preparando el terreno en un nuevo lugar vecino a las ciudades de Resistencia y Corrientes, donde se espera que la belleza arquitectónica de esta nueva capital compita con la de Brasilia, y desde donde se trazará la política de desarrollo de la Nueva Frontera Nordestina durante otros 16 años, para lo cual se está terminando el trazado ferroviario desde allí a la ciudad de Santiago del Estero, y a San Miguel de Tucumán, a Salta y Jujuy donde se está desarrollando un polo de alta tecnología en la Ciudad Sílicia, una ciudad lineal, conformada por industrias y establecimientos destinados al desarrollo de industrias eléctricas por empresas industriales tri-nacionales Argentinas-Chilenas-Bolivianas, que proveían de la mayor parte de baterías para los nuevos automóviles eléctricos o híbridos, miles de aplicaciones más, actividad que permitía sostener grandes estructuras de capacitación, investigación y desarrollo en tecnologías avanzadas de todo tipo.

El contraste de la Argentina con la decadencia actual de la Unión Europea era tan alto que quisimos saber cómo se había desarrollado este cambio, en un país relativamente pequeño y distante.

La guía que nos acompañó durante todo el trayecto nos explicó que en el año 2019 el colapso del gobierno liberal se hizo inocultable:

Al desastre económico generado, de nuevo, por una deuda impagable, el caos político resultante de una pésima administración que hacía a los ricos cada vez más ricos y dejaba a los pobres cada vez más desvalidos, obligó a un severo crecimiento de la violencia, incapaz de ser controlado por un gobierno que sólo atinaba a amedrentar al Pueblo, hasta el punto que pidió que atracara un portaaviones norteamericano en el puerto de Buenos Aires, hecho que generó una revuelta popular imposible de controlar, hasta que los funcionarios políticos, inclusive el presidente, tuvieron que salir de los edificios escondidos en camiones de caudales protegidos por tanquetas del ejército, y llevados al aeropuerto para su inmediato exilio.

Al cabo de meses de deliberaciones y peleas, se decidió llamar a elecciones, con la condición que todos los partidos políticos que se presentaran publicaran sus planes de gobierno y las fechas en que se llevarían a cabo, siendo su incumplimiento suficiente para llamar a una elección revocatoria.

Entonces había un solo grupo sólidamente preparado para esta contingencia, el Movimiento de Restauración Peronista, integrado por una gran masa de jóvenes militantes que habían logrado organizarse poniéndose de acuerdo con los saberes de cuadros políticos experimentados, en organizaciones que discutían los planes de acción y tenían la capacidad para expulsar a aquellos que “sacaran los pies del plato” como decía el General Perón.

Ese grupo se propuso como primera medida reconstruir los valores morales, pues afirmaban que estos constituyen la columna vertebral de la política, pues sin eso, las personas se convierten en víctimas del manipuleo mediático, al carecer del entendimiento y la información necesaria para distinguir entre lo verdadero y lo falso, o sea entre lo que produce felicidad y lo que genera acontecimientos infaustos.

Llegados al gobierno, la primera gran campaña nacional fue contra el consumismo: “Tenemos que reconstruir nuestra Nación, no podemos pensar ahora en el disfrute, primero debemos trabajar para disponer de todo lo que necesitemos para estar sanos y felices.”

Anunciaron y prohibieron todo tipo de publicidad, en los medios, en la vía pública y en las redes sociales.

Desde entonces el financiamiento de los medios, totalmente estatizados, dependió de un impuesto similar al IVA, con una parte que se distribuyó entre los medios de acuerdo a un sistema de votación instantánea, en la que participaban los usuarios por medio de sus teléfonos celulares, y otra parte se asignaba por sorteo.

Nos explicaron que gran parte de la transformación del país ocurrió gracias a una nueva definición legal, constitucional, de los Servicios Públicos, que, desde entonces fueron operados por acuerdos entre los gobiernos y los usuarios de los mismos, que elegían a los funcionarios entre las personas capacitadas.

Dentro de esta categoría de servicios públicos ingresaron los medios de difusión, los sistemas de distribución de mercancías de todo tipo, los servicios bancarios, sanitarios, educativos, de transportes, y de recreación, que desde entonces estuvieron a cargo de organizaciones sociales, auspiciadas por los gobiernos, pero controladas por sus propios trabajadores, buscando una pronta optimización de los mismos, aplicando toda la tecnología necesaria para aliviar el rutinario trabajo humano.

En esa misma línea política se insertó la persecución de los monopolios, que alcanzó a todas las cadenas de negocios o prestadores de servicios organizados en cadenas, para lo cual se prohibieron todo tipos de marcas y sancionaron severamente a los acuerdos de precios entre empresarios, el sistema tendió a que cada trabajador fuera el dueño de su propia estructura laboral.

Toda la infraestructura fue renovada para satisfacer la demanda propia de una población que crecía constantemente y un sistema productivo que se diversificaba y ampliaba velozmente.

Desde entonces, todos los recursos propios de las industrias básicas, grandes proveedores de insumos y energía, fueron organizadas, instalada y mantenida por los niveles estatales correspondientes, apoyados por redes de cooperativas y PyMEs coparticipadas.

En el campo del Hábitat humano, se instaló el concepto de Rurbanización que exigía que la mayor parte de los alimentos, una parte de la energía y el tratamiento de los residuos y efluentes urbanos sean procesados por los mismos usuarios, y en el caso de las industrias, estas fueron instaladas mediante actividades “simbióticas”, gracias a las cuales los insumos de algunas industrias deben consistir en desechos, o partes de otras industrias, pues la Protección de la Madre Tierra es parte esencial de cualquier actividad.

El fenomenal déficit de viviendas generados por una prosperidad que permite mantener a familias numerosas y al enorme aporte migratorio, es imposible de resolver mediante medios de construcción tradicionales, por lo tanto las inversiones de capital estatal tuvieron como fin el desarrollo de grandes industrias destinadas a la producción de partes de viviendas y otras construcciones e instalaciones urbanas, y también a la producción masiva de pequeñas máquinas agrícolas, pues la Cultura Política Restaurada exige que cada ciudadano produzca, al menos, lo que consume.

En este aspecto, la dirigencia política atribuye los éxitos logrados al sistema de distribución y formato del dinero. En el Nuevo Sistema Monetario sólo circula en todo el país una moneda inconvertible, para comprar cualquier producto o servicio que tuviera componentes importados, debe utilizarse una tarjeta bancaria que contabiliza estas operaciones por separado, sistema útil tanto para controlar la disponibilidad individual de divisas, como el funcionamiento macro de estas en la economía nacional.

Después de viajar un mes entero, nos despedimos de la Argentina desde la ciudad de Buenos Aires, sin duda la más cosmopolita del sur del Continente, después de movernos por ella por un avanzado sistema de transportes públicos que sacó de las calles gran parte de los vehículos particulares y ómnibus que asolan las calles de las grandes capitales en todo el mundo.

El cambio se produjo cuando, sucedió algo similar a lo ocurrido con Río de Janeiro cuando la capital de Brasil se trasladó a Brasilia, donde se instalaron todas las oficinas destinadas a al funcionamiento del Estado Nacional, con lo cual Buenos Aires se convirtió en la Capital Cultural de América del Sur, y caja de resonancia de todo lo que ocurría en ese vasto territorio de una Argentina plena de actividad y alegría.

Desde San Petersburgo, William Bianchi