Sobre el reportaje al Indio Solari en la Rolling Stone

BAJEN DEL CIELO

Por Gabriel Fernández

Los grandes de la cultura popular argentina merecen el reconocimiento. Y también que su trabajo y sus palabras no resulten tergiversados en ningún sentido. Por eso realizo este apunte: no se trata sólo de hablar y dejar que las palabras circulen; también se trata de saber con quién hablar. Hay una vieja frase que exagera orígenes y orientaciones, pero quizás venga a cuento. De un burro sólo patadas. Al Indio lo patearon quienes detestan el inocultable éxito de una propuesta ligada al corazón de las zonas humildes de la sociedad.

Por Gabriel Fernández *

La Señal Medios

03/12/2016

He leído la ya famosa entrevista de la Rolling Stone edición argentina al Indio Solari.

ndiosolari-240-a

En principio, es ostensible la razón plena del músico con respecto a la descontextualización de una frase que, llevada hacia el gran título de portada, lo presenta como un megalómano que bordea el ridículo.

La búsqueda de espectacularidad de la edición sostenida por el diario La Nación, en lugar de resultar inevitable por la tentación que implica una sonora revelación, es apenas mediocre.

De la lectura del conjunto del material surgen naturalmente otros realces, más atractivos y más genuinos.

Ahora bien: como lo cortés no quita lo valiente, quiero señalar que las apreciaciones del Indio a lo largo de la nota no resultan precisamente brillantes.

Más allá de sus justas críticas al gobierno macrista, otra serie de elementos se desplazan innecesariamente y lo muestran, no como un megalómano, pero si como alguien de gran éxito que tiende a desviar la vista hacia el ombligo propio.

Con lo cual, el triste redactor de la publicación, que llega a escribir Ezpeleta con s -¿qué significado tendrá la Zona Sur bonaerense para un pibe que cree que tener calle es ir a un recital movido?- podrá argüir que todos los caminos, conducen a Roma.

Pero hay algo más.

En el intercambio de mails llama la atención que quien impusiera una propuesta de conducta a través del Vamos las bandas, bajen del cielo, se sienta tan incentivado por lograr tapas de la Rolling Stone.

Al Indio lo descontextualizaron personas ajenas, que no conciben el porqué de la popularidad de los Redondos, ni conocen las localidades sureñas.

Ni perciben el andar de su gente.

Personas que necesitan la estrella de rock individual para vender modelos al resto de los pibes.

Por tanto, debo indicar que Solari le dio de comer con entusiasmo, a buitres que trabajan en esa dirección; pues en verdad no conocen otra.

Lejos estoy de ser contrario a la legendaria banda y a su líder.

Hay mucho de gratitud en este comentario, aunque no se lo perciba en una primera lectura.

Este hombre, además de permitirme escuchar algunas obras singulares y potentes que elevaron el nivel del rock nacional cuando se preveía su caída, protagonizó indirectamente una de las notas más leídas del género en nuestro país: https://www.pagina12.com.ar/2001/01-06/01-06-17/pag35.htm… .

La publiqué en Página 12, a poco de la muerte de la verdadera Bestia Pop.

Y luego, de rebote, con su presencia logró que durante mi paso por la Rock and Pop se llegara al primer puesto de audiencia con un lúcido reportaje donde manifestó su aprecio por la hoy ex presidenta argentina.

Los grandes de la cultura popular argentina merecen el reconocimiento.

Y también que su trabajo y sus palabras no resulten tergiversados en ningún sentido.

Por eso realizo este apunte: no se trata sólo de hablar y dejar que las palabras circulen; también se trata de saber con quién hablar.

Hay una vieja frase que exagera orígenes y orientaciones, pero quizás venga a cuento.

De un burro sólo patadas.

Al Indio lo patearon quienes detestan el inocultable éxito de una propuesta ligada al corazón de las zonas humildes de la sociedad.

Zonas que se escriben con Z, como Ezpeleta; quizás porque están al final del abecedario.

GF/ La Señal Medios

LA NOTA ALUDIDA:

EL NEGRO JOSE LUIS, ICONO TRIPERO Y RICOTERO

La verdadera gran bestia pop

El héroe de la canción más famosa de los Redonditos de Ricota era el jefe de la barra brava de Gimnasia y Esgrima La Plata. Falleció la semana pasada. Aquí, la historia jamás contada de quien inspiró al Indio Solari. El Negro José Luis lideró la barra del Lobo platense desde los años 70. Murió a los 46 años. Fue militante de la JP y fan del rock: Polifemo, Pappo, V8, Hermética y, por supuesto, los Redondos.

Por Gabriel Fernández

Pagina /12

06/01/2001

Un entorno magnífico.

 

En lo alto, un cielo limpio; acunando la multitud, los árboles del bosque platense.

Miles de rostros ansiosos esperan el clásico.

Sucede a principios de los 70: la gente no pregunta por el precio de las entradas, simplemente va a la cancha.

Entre esa gente, justo en el medio de la cabecera local, hay un negrito delgado, fibroso, con hombros imponentes.

La tribuna roja y blanca, desde un costado, en minoría, lanza su artillería con pegadizo compás: “Para ser hincha del Lobo/ dos cosas hay que tener/ una casilla en Berisso/ y un long play de chamamé”.

Racimos de berissenses y mondongueros acusan el impacto, y la tensión social crece en los minutos previos al partido.

Pocos atinan a mejorar el “hijos de puta” o el célebre “pincha, compadre…”

El negrito no lo piensa más: utiliza su singular potencia para subir a codazos a un paraavalancha y empieza a cantar.

En derredor se hace silencio, hasta que todos captan la idea.

Minutos después, los otros tres costados del estadio aúllan la consigna, tosca y llana. José Luis Torres (a) El Negro José Luis, una bestia en la pelea callejera, dicta o vomita su historia, a modo de respuesta: “Seremos negros/ seremos basureros/ pero en La Plata/ mandamos los triperos”.

El Loco Tabbia, un gordo enorme que participa del liderazgo gimnasista, sonríe. Vacuna, con sus andrajos y su paraguas pintado “Ginacia”, baila reivindicado.

Y los pibes de la periferia empiezan a hablar del Negro José Luis.

Puede decirse: no fue un buen hombre.

Puede decirse: nunca atemperó la discordia horizontal.

Puede decirse: su lealtad era imponente.

Y también: no peleaba para mostrarse valiente.

Peleaba porque le gustaba pelear.

En un recordado recital de Polifemo, en el Club Atenas, logró que toda una tribuna lateral se volcara hacia el campo para batirse con los que habían conseguido la mejor ubicación.

En otro, de Pappo, protagonizó una riña callejera memorable, a lo Tigre Millán, con un agravante: varios de sus rivales portaban navajas y su grupo rompió muchas cabezas a puro palo y fierro bien buscado.

No fueron los únicos cuchillos que se clavaron en su cuerpo.

Hinchas rivales, de Primera y del Ascenso, lograron herirlo, hospitalizarlo, mas no vencerlo.

Rápidamente volvía, vendado, a los estadios y a los recitales.

Algunas de sus tácticas fueron ingeniosas: al atardecer de un domingo sereno, poco después de empezar el segundo tiempo de un cotejo entre Gimnasia (triperos) y Quilmes (cerveceros), un grupo significativo de hinchas de Gimnasia se fue de la popular.

Esperaron a los rivales trepados a los árboles.

Cuando la gente del Negro Thompson –el histórico jefe de la barra de Quilmes– comenzó a recorrer el ecológico paseo platense, desde las copas llovían hinchas.

El efecto sorpresa se completaba maniatando al huésped y lanzándolo al lago.

José Luis no había leído a Sun Tzu, pero tenía sus recursos.

A menos que estuviera atiborrado de drogas y de alcohol: en esos casos, sólo peleaba, sin planificación alguna.

En una de sus tardes más oscuras, se lo pudo ver tieso sobre un parante de la cancha de Banfield. Los compañeros lo sostenían, hasta que en una jugada discutida, cayó.

Golpeó su cabeza contra un escalón de cemento.

Se paró enseguida, con una sonrisa nublada.

Se quitó el polvo de la manga izquierda de la remera y volvió a su lugar ante el asombro de quienes lo daban por muerto.

Como en los buenos tangos, vivió hasta grande con su mamá.

La relación era enternecedora.

Aunque parezca extraño, no faltaba el beso en la frente, el elogio desmedido y la comparación con otras mujeres, que derivaba inevitablemente en un triunfo de la Vieja.

Su casa tenía las características de un hogar humilde “bien llevado” por la patrona.

Su habitación era un compendio de banderas y elementos del Lobo conjugados con discos y posters de rock.

Su tesoro más preciado: la grabación de un programa radial en el cual el Indio Solari narraba que él, el Negro José Luis, era la Bestia Pop.

En distintas etapas de su vida escuchó a Polifemo, Pappo, Barón Rojo, V8, Hermética y, por supuesto, los Redonditos de Ricota.

No lo sabía cuando los descubrió, pero Poli y Skay ya lo conocían.

En los primeros recitales platenses de la banda, ese morocho enfundado en una gran bandera azul y blanca era más conocido en la región que quienes serían ídolos supremos en todo el país.

Cuando la guía espiritual y el guitarrista todavía podían ir a triperear por los viejos tablones de 60 y 118 sin que se armara un amontonamiento, observaban el accionar del Negro e, inconscientemente, tomaban nota.

Durante el primer lustro de los 70 fue uno de los Jotapé más entusiastas a la hora de movilizarse, tocar el bombo y pelear por un país mejor.

El golpe de 1976 lo alejó de la política.

Se dedicó a Gimnasia.

Y a otros menesteres.

Alcanzó el complicadísimo liderazgo de la hinchada luego de reyertas sorprendentes contra propios y ajenos.

Entre fines de los 70 y mediados de los 80, su reinado fue turbulento, pero admitido.

A su lado combatían figuras brillantes de las zonas bravías: Tabbia, el Oso, Arrieta, el Tucumano, Olivia, Wimpy.

Emergía con luz propia un jovencito audaz: Marcelo Amuchástegui (a) El Loco Fierro.

Entre todos, y con varios más, construyeron mitos, golpearon rivales, elaboraron poemas tribuneros, se convirtieron en la pesadilla de “la Bonaerense”.

Una noche, que según amigos fue la misma noche en que Vacuna murió baleado en un local mítico llamado sin pudor “El Rancho de Goma”, fue hasta la sede de Gimnasia, en la calle 4, y estampó en las paredes: “Mi Vieja, el Lobo y Perón”.

Llegó a discursear, a su manera, por los andenes porteños cuando el triperío se movilizaba como visita.

Sentado sobre unos barrotes, explicaba a los más jóvenes la necesidad de luchar “por lo que es de uno”.

Una verba inconexa pero sugestiva preparaba huestes eficaces, listas para arrasar lo que surgiera.

Claro: amplios sectores de las capas medias platenses lo tenían como el peor ejemplo del mundo.

Desde ciertos parámetros, tal vez lo fuera.

El Negro lo sabía y su afirmación aumentaba.

Había conocido el trato que algunos les dispensan a los humildes: su padre, trabajador de YPF, arrastraba su historia.

Y aunque vivió tan poco como él, dejó su huella.

Por entonces, su gente cantaba: “Todos nos llaman/ los negros de mierda/ la policía nos persigue sin cesar/ pero la gente que sabe, comprende/ que a Gimnasia lo queremos de verdad”.

Haciendo alarde de una lógica sin hilván que, sin embargo, muchos palpaban con naturalidad.

El día gris en que descendió Gimnasia, allá por el 78, se llenó los bolsillos de piedras, se calzó la albiazul y salió a recorrer el centro de la ciudad, sólo, a la espera de bromas y cargadas. Esa vez no las hubo.

Con los años, el consumo fue aumentando, las entradas a las cárceles se intensificaron y su liderazgo fue decreciendo.

Tabbia estaba más viejo, pero Fierro irrumpía con dotes organizativos, energía física e intransigencia ante la policía.

“El Negro José Luis es nuestra bandera, Fierro es nuestro jefe” empezaron a decir los muchachos de las áreas sureñas que no figuran en las visitas guiadas a la capital provincial.

El trasvasamiento generacional se dio, y el Negro quedó como bandera.

Siguió peleando, aunque sin asumir la orientación.

Pero, como en las buenas películas de piratas, cuando las canas empezaban a surcar sus cabellos, el amor irrumpió y capturó al imposible.

Hay quien dice que le hizo bien.

Lo cierto es que cuando empezaban a esfumarse los 90, una lobita hizo su irrupción en la agitada vida de nuestro héroe.

 

La bautizó Paloma Azul, sorprendiendo no por los colores, pero sí por un pacifismo que parecía ajeno a su personalidad.

Este es el testimonio de un amigo común que pudo ver el primer encuentro del Negro José Luis con su hija.

“Ella se veía tan chiquitita, porque vos viste lo que es la espalda del Negro.

Primero se quedó paralizado, y después se transformó.

La agarraba, se reía, le cantaba algo de los Redondos, qué seyo.

¿Sabés qué?

Ahí me di cuenta de que era la primera vez que el Negro era feliz, feliz así, como cuando uno está recontento pero de veras. ¿entendés?

Y ahí me dio lástima.”

¿Lástima?

“Sí, porque me di cuenta de lo que pensaba.

Como si lo dijera en voz alta.

El tipo la miraba y yo, que lo conozco, sé qué pensaba ‘¿cómo alguien tan malo como yo pudo hacer esto tan hermoso?’.

José Luis estaba fascinado, loco, emocionado con la pibita.

Por ahí si le hubiera llegado antes… qué sé yo, por ahí si le hubiera llegado antes él hasta hubiera aceptado que merecía tener una nena así… ¿no?”

Aunque suene raro en un país que parece no tener códigos, José Luis y su entorno garantizaron durante bastante tiempo algunas normas cuya mención puede confundir a los que miran el trazo grueso de los alrededores.

¿Qué garantizaron esos tipos ultraviolentos al frente de una hinchada tablonera, recia, amable (al decir de Ardizzone), como la de Gimnasia?

Básicamente, la presencia de la familia en las canchas.

Lo que la propaganda de la AFA no consiguió, lo que los superpoderes policiales no obtienen, lo lograron Tabbia, José Luis y Fierro.

Quien esto escribe, a riesgo de contrastar con pundonorosos eticistas, puede afirmarlo por experiencia propia: en los trenes, en los micros, en los laberintos de las zonas futboleras, se cuidó siempre a la compacta madeja de hombres mayores, mujeres y niños que buscaron en la pelota un juego y en la camiseta una pasión.

Las peleas fueron descomunales.

Pero los rivales eran unos gordos espectaculares que “estaban en lo mismo”.

Fierro murió baleado por la policía en Rosario.

El Negro José Luis, la Bestia Pop de los Redonditos de Ricota, se fue el 7 de junio, días después de que un dolor trivial lo llevara hasta un centro de salud.

Tenía 46 años.

Sus últimos momentos los pasó junto a dos hinchas de su grupo: El Volador y Torugo.

Una bandera azul y blanca lo envolvió al final.

Varias camisetas de los Redondos lo despidieron.

Manos nudosas hicieron la V.

Quizás le cueste llegar hasta donde está su padre.

Tal vez deba esperar para abrazar de nuevo a la Vieja.

Pero cuando pueda, lo hará.

Lo hará como cuando era un chiquito oscuro, y volvía al hogar después de trompearse con los “chetos” en las plazas platenses.

¿Qué hacía –y qué hará– José Luis?

Le daba un beso al hombre de la casa y estrujaba a la madre, a la cual le decía que la quería tanto como al Lobo.

Lo cual, ella lo sabía, era mucho decir.

GF/ La Señal Medios

Ingresá a

http://www.laseñalmedios.com.ar/

www.sindicalfederal.com.ar

http://www.lasenialmedios.blogspot.com/

www.radiografica.org.ar