La patética confrontación de Trump e Hillary demuestra la degradación política, económica y moral del imperio

DONALD&HILLARY: LA DEGRADACION DEL IMPERIO

Por Jorge Rachid
trumpconbebes-240-a

Su énfasis puesto en hablarle al blanco norteamericano, que pone sus hijos muertos en lejanas comarcas, para que otros norteamericanos hagan negocios, con ganancias que después invierten fuera de EEUU, en Lejano Oriente, es su eje de campaña. Ese combo explosivo, mas la masa de pobres sin cobertura de sistemas de seguridad social que en EEUU alcanza a casi 70 millones de personas, es el caldo de cultivo de un Trump imprevisible.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
7/11/16

Nuestros medios siempre condescendientes con EEUU, presentan la confrontación como un Reality Show, en capítulos frívolos y degradantes, como programa vespertino habitual en nuestras pantallas, en vez de profundizar las razones e intereses que se están jugando en estas elecciones, que determinarán o no, un nuevo mapa mundial, cualquiera sea el triunfador.

Es mas nuestros analistas habituales, que están confrontados en los términos locales, son contestes a la hora de la presentación de los candidatos de caracterizar, como lo hacen en nuestro país, con la lógica primaria y binaria de los buenos y los malos, como si esos términos permitiesen arribar a alguna conclusión lógica, desde el punto de vista político.

Por eso es importante analizar los dichos y los hechos de los candidatos, como así también las fuerzas que se mueven detrás de cada uno de ellos, a los fines de poder trazar un perfil aproximado de los escenarios probables que surgirán de estas elecciones.

hillarytrump-500-a

Trump empresario autofinanciado en su campaña, no tiene experiencia ejecutiva, Hillary que la tiene, le juega en contra y sus aportes de campaña son del complejo militar industrial de EEUU, el verdadero poder.

Trump ha sido presentado ante el mundo como el xenófobo, que sin dudas es, pero sin analizar el discurso desarrollado a lo largo de su campaña que le permitió derrotar a los candidatos “puestos” del partido republicano, emergiendo como un ajeno al sistema.

Su énfasis puesto en hablarle al blanco norteamericano, que pone sus hijos muertos en lejanas comarcas, para que otros norteamericanos hagan negocios, con ganancias que después invierten fuera de EEUU, en Lejano Oriente, es su eje.

O sea que está dirigiendo su mensaje a los trabajadores desocupados y sub remunerados por la baja salarial ofrecida a la inmigración, mas la deslocalización de empresas al exterior, que se fueron a buscar trabajo esclavo afuera, para bajar costos.

Ese combo explosivo, mas la masa de pobres sin cobertura de sistemas de seguridad social que en EEUU alcanza a casi 70 millones de personas, es el caldo de cultivo de un Trump imprevisible.

Pero también el candidato republicano está diciendo que quiere replegar todos los esfuerzos bélicos de su país, retirarse de las zonas de conflicto, recrear el “americam way of life”, que hizo grande a los EEUU, consolidando las capas medias que se fueron empobreciendo al calor de políticas neoliberales y gastos imperiales, con guerras ajenas y muertos propios.

Si lo hará o no es solo especulación, pero genera ilusiones de nuevos rumbos, en los norteamericanos.

Hillary por lo contrario aparece como la persona que mas muertes causó en el mundo en los últimos 10 años, siendo responsable como Secretaria de Estado máximo puesto de la administración después del presidente, de mas de 150 mil muertes en Libia, habiendo puesto a su propio embajador ante la muerte y destrucción de su embajada, al armar los grupos mercenarios que atentaron contra Kadhafy asesinándolo, sino que llevaron a la balcanización tribal del país, hoy ingobernable con dos gobiernos, uno en Trípoli y otro en Benghazi, con un tercero que lucha por el poder.

De ahí surgió el ISIS después en Irak y Siria, mercenarios financiados por occidente.
Es la misma Hillary, que implementó los sistemas que firma Obama, de producir asesinatos a 18 mil km de distancia con la sola información de los servicios secretos, con drones, aviones no tripulados que parten de sus 1.100 bases militares y el despliegue de portaviones en los diferentes mares del mundo, ejerciendo la prepotencia imperial, matando sospechosos, familiares y demás efectos “colaterales” que al día de hoy llevan mas de 4270 víctimas fatales.

Imagínense ustedes cualquier demócrata del mundo ordenando asesinatos a distancia o teniendo como posee EEUU desde Hillary, más de 30 cárceles clandestinas, donde miles de prisioneros, extraídos de cualquier parte del mundo, son sometidos a torturas, violaciones, desapariciones, en condiciones extremas de vida por años, en terceros países, para “no manchar su propia Constitución Nacional”.

Conocemos Guantánamo, pero desconocemos Hungría, Rumania, Croacia y otros centros clandestinos, en las cuales operan con impunidad contra el género humano.

Por esas y otras razones parece cada vez mas superficial el análisis de los medios nuestros sobre las elecciones de EEUU, en donde sectores “progresistas” se agolpan para pedir por Hillary, asesina y corrupta, como la “garantía de lo políticamente correcto,” u otros nazionalistas de pacotilla, que ven en Trumps la reencarnación del Bien Supremo de los valores “occidentales y cristianos”.

Ni una cosa ni la otra, simplemente juego de intereses que para los países como el nuestro siempre operarán en sus intenciones coloniales y nosotros, desde el peronismo desde Perón, parafraseando al gran Discepolín, les decimos…”esa, esa la conocemos lunga…”