La extranjerización de la economía, las tierras, los recursos naturales y la privatización de los servicios, ahogan la libertad de los pueblos.

EL AHOGO

Por Jorge Rachid

Hoy la Argentina está en liquidación, casi en un proceso de remate ya que así nos ven en el mundo, frente a un presidente mendigante pidiendo ser colonizado, ofreciendo las puertas abiertas de nuestras casas argentinas, a los voraces y feroces dueños de los fondos buitres y las estrategias de terceros países, que hoy en crisis como EEUU y Europa encuentran a un país complaciente, que se ofrece al mundo para ser colonizado en los comercial y en lo estratégico.
Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
28/10/16

Cuando en la escuela nos enseñaban las causas de la Revolución de Mayo, nos decían que eran entre otras, el monopolio español, que impedía el desarrollo de los negocios de los comerciantes de la colonia virreynal, lo que no nos decían era que quienes promovían ese movimiento, en la mayoría de los casos, estaban ya ligados a otro colonialismo, el inglés que jugaba su propio juego.

Ese nuevo colonialismo, mas allá de las épicas escritas por nuestros pueblos y Libertadores como San Martín, Artigas y Bolívar, que soñaban con la Patria Grande, logró la balcanización absoluta de la América Latina, fragmentando los gritos de Libertad y colonizando la cultura emancipadora al promover la cultura cipaya en las clases dominantes.

Sin embargo esos gritos ahogados no pudieron ser apagados, ya que a lo largo de los siglo XlX y XX resurgieron con fuerzas y suerte diversas, que provocaron lo que hoy las nuevas generaciones conocen como la “grieta” al decir de los enemigos, que llaman a los consensos de la capitulación.

Vasconcellos en México, Martí en Cuba, Rodó en Uruguay, Vargas en Brasil, Paz Estensoro en Bolivia, Haya de la Torre en Perú, entre otros junto a Bello, Rubén Darío, José Hernández, Felipe Varela, Irigoyen y Perón, entre otros plantaron la bandera de la Libertad de los pueblos y la Patria Grande como objetivo.

Fueron derrotados por la reacción imperial, en cada momento histórico.

Así lo hicieron en los finales del siglo XX e inicio del XXl con las fuerzas de las armas y los golpes de estado primero y con el Consenso de Washington y las democracias limitadas al Mercado ya en nuestro tiempo actual, castigando aquello que planteaba caminos independientes de los grandes poderes internacionales, desde políticos de EEUU y Europa hasta económicos como el FMI y el Banco Mundial, que llevaron a la crisis, en nuestro país del 2001.

O sea que el endeudamiento actual nos va cercenando Libertad como pueblo, la extranjerización de las tierras y los recursos naturales nos priva a futuro de la soberanía de las decisiones estratégicas, o sea que nos coloniza.

Si a ese esquema agregamos la privatización de los servicios, que trafican tarifas por derechos esenciales del pueblo, veremos que estamos asistiendo a una pérdida de Libertad, como no se verificaba desde la Década Infame.

Pero en la situación actual, ese proceso se está definiendo en un mundo absolutamente diferente al de las entreguerras del siglo XX, que hicieron emerger el nuevo imperio de EEUU primero y la Guerra Fría después, como eje de la dominación de los pueblos en desarrollo.

Perón en esas instancias, con la valentía de los líderes populares, plantó la bandera de la Tercera Posición anticipo en el tiempo de la conformación de los Países del Tercer Mundo, en la década del 60.

Hoy la Argentina está en liquidación, casi en un proceso de remate ya que así nos ven en el mundo, frente a un presidente mendigante pidiendo ser colonizado, ofreciendo las puertas abiertas de nuestras casas argentinas, a los voraces y feroces dueños de los fondos buitres y las estrategias de terceros países, que hoy en crisis como EEUU y Europa encuentran a un país complaciente, que se ofrece al mundo para ser colonizado en los comercial y en lo estratégico.

Esa pugna entre los mundos Unipolar y Multipolar que son dos conceptos de construir la historia, en un caso por las fuerzas de las armas en nombre de la Libertad y la Democracia, excusa del “occidente cristiano” que arrasa pueblos y naciones o la complementación y el desarrollo pacífico del mundo multipolar del cual formamos parte hasta que irrumpió el Tsunami neoliberal, que está condicionando la historia de las próximas generaciones de argentinos.

En ese panorama los argentinos, los que los votaron y quienes no los votamos, debemos decidir si asistiremos pasivamente a la destrucción sistemática de nuestro patrimonio nacional, una vez mas, en un proceso que sabemos con certezas casi absolutas, como termina volcando sobre el pueblo argentino el precio de las crisis.

El peronismo recuperado de la derrota electoral, sacudido de los “tránsfugas”, pasado el tamiz de las conductas públicas y privadas, al calor de 12 años recuperando un ciclo de realizaciones, ampliaciones de derechos, construcción de Patria Grande, independencia económica y soberanía política, se encamina una vez mas hacia una batalla vital por la Libertad, la Felicidad del Pueblo y la Grandeza de la Nación, frente a un enemigo que quiere deconstruir nuestra memoria.

No lo lograrán.

A %d blogueros les gusta esto: