El movimiento obrero argentino, único en el mundo, siempre defendió un proyecto de país. En cada circunstancia histórica estuvo dividido.

LA PATRIA SE DESMORONA, LA CRÍTICA A LA CGT ES LÓGICA.

Por Jorge Rachid

Cuando el país recuperaba su perfil de avance hacia el modelo social de justicia social, el movimiento obrero fortaleció su presencia, consolidó su poder, aumentó su afiliación y tuvo con el peronismo paritarias plenas y libres, porque había un proyecto nacional en marcha, objetivos estratégicos claros y un modelos social que incluye trabajadores y movimientos sociales.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
21/10/16

cgtxtres-320-m

La Argentina es el país con mayor integración afiliada de obreros en las estructuras sindicales, tiene un modelo único por rama de actividad, ha sido pilar a lo largo de la historia en la lucha contra las dictaduras militares y los procesos democráticos proscriptivos, convirtiéndose en una valla a los planes internacionales de flexibilización laboral, impulsado por el neoliberalismo.

Si se repasan los Programas de Huerta Grande y La Falda de los años 57 y 62, se encontrarán los elementos descriptos de un movimiento obrero dispuesto a salir a la calle por la nacionalización de la banca y el crédito, la reforma agraria o el control del comercio exterior, en pleno auge de apertura, como hoy, de nuestra economía y cuando se integraba al país al FMI, cuando Perón en 1951 lo había rechazado por extorsivo.

Siguió la zaga de lucha del movimiento obrero argentino con la CGT de los argentinos, donde los sectores que enfrentábamos la dictadura encontramos una trinchera coherente de frente nacional, que permitió desde intelectuales como Rodolfo Puiggros, Rodlofo Walsh hasta el inmenso Carpani, junto a dirigentes como Ongaro, Di Pascuale , Ferraresi, Guillán, Benito Romano de Tucumán, Atilio López de Córdoba entre otros tantos que sería imposible enumerar.

El programa del 1° de Mayo lo reflejaba, ese espíritu de lucha.

Ubaldini con los 26 y las Delegaciones Regionales, puso de pié al movimiento obrero en plena etapa democrática controlada por el Consenso de Washington, donde comenzó a regir el mercado como ordenador social, dando una batalla, en el marco de la democracia, al cambio propuesto entonces por la modificación del modelo sindical argentino, de la negociación por empresas, que atomiza y condiciona a los trabajadores, que sin poder quedan rehenes de sus patrones.

También había otra CGT

Ese Modelo Sindical criticado por izquierda y por la derecha funcional al capitalismo financiero internacional, que pretende niveles de competitividad con salarios deprimidos y un marco laboral flexible que abarate costos empresariales, a los fines de “estimular la inversión”, que crea trabajo como con la convertibilidad que llegó al 21% el desempleo y que permite el “derrame” que como sabemos derramó al exterior los recursos de los ahorros de los argentinos, es una valla a esos planes.

En cada etapa descripta el sindicalismo tuvo las dos caras que se vuelven a expresar en esta hora de la Patria, sin dudas horas difíciles de avance neoliberal sobre las conquistas y ampliación de derechos conseguidas en doce años de gobierno peronista.

En efecto cuando las 62 organizaciones se pusieron marcha en plena reorganización cegetista rápidamente se dividieron el 62 de pié y otra Junto a Perón, cuando la CGT de loa Argentinos, otra funcionaba con los negociadores.

Es decir en cada circunstancia histórica el movimiento obrero estuvo dividido.

Sin embargo debo decir que cuando el país recuperaba su perfil de avance hacia el modelo social de Justicia Social, el movimiento obrero siempre fortaleció su presencia, consolidó su poder, aumentó su afiliación y tuvo con el peronismo paritarias plenas y libres, porque había un proyecto nacional en marcha, objetivos estratégicos claros y un modelos social que incluye trabajadores y movimientos sociales.

8- Eso no ocurre con el neoliberalismo que intenta deshilachar las fuerzas opositoras, denigrar al la administración peronista, cooptar dirigentes, como ha sido en cada etapa, cambiar negociaciones por imposiciones desde salarios hasta condiciones laborales, aprovechando el momento de confusión en las filas derrotadas del peronismo, donde lejos de terminar el análisis autocrítico, es estimulado por el enemigo, aún dentro del movimiento obrero.

Con solo observar lo sucedido en las Cámaras de Diputados y Senadores, veremos a quien debemos la claudicación en leyes estructurales para el país, cuando “ellos” si fueron votados por todos nosotros.

Sin embargo es al movimiento obrero a quien se factura con vehemencia respuestas de lucha, que las tiene en sectores muy claros de confrontación como el CTA, la Corriente Sindical Federal y Regionales como la de Córdoba con un paro y movilización impresionantes que no fueron reflejadas por los medios de comunicación cómplices del gobierno.

Esos sectores que aparecen diferenciados de los del triunvirato de la CGT, pero en el caso de la Corriente forman parte de ella, sin ocupar puestos directivos, dando la discusión dentro de la orgánica cegetista, planteando la lucha político sindical bajo sus propios parámetros, en la discusión de un modelo social solidario de país.

Por esta razón la crítica a la CGT es lógica, dado que la comunidad en general y los militantes del campo nacional y popular exigen tiempos de confrontación más fuertes y claros que los transitados hasta ahora.

Pero esos reclamos no vienen solo de la mano salarial, sino de la preservación lógica de los derechos conquistados en doce años, que están siendo avasallados por el enemigo neoliberal, cumpliendo el libreto dado por los organismos internacionales.

Se vence con inteligencia, no por la fuerza que la tienen y la ejercen como hemos padecido, como padece Milagro, las Madres, Cristina, los chicos de Zabaleta, la protesta social.

Deberán reflexionar los retardatarios que se plantean tiempos lento de lucha o gobernabilidad, ante una Patria que se desmorona.

Nosotros seguiremos en la calle, en la lucha y en la organización política fortaleciendo el enfrentamiento.

JR/

A %d blogueros les gusta esto: