Rafael Correa llamó al Movimiento de Países no alineados a rechazar "injerencias" extranjeras

CORREA ALERTA: HAY UNA NUEVA ARREMETIDA, CONTRA AMÉRICA LATINA. “NO HAY LUGAR PARA DICTADURAS MILITARES EN EL SIGLO XXI”

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, saluda a su par ecuatoriano, Rafael Correa, durante la XVII Cumbre del Movimiento No Alineado (MNA), y alerta sobre una nueva arremetida contra América Latina por parte de las potencias imperiales y sus aliados en la región.

17 de septiembre de 2016.

“Hoy, nuestra América Latina enfrenta una arremetida en contra de su soberanía”, ha declarado Correa durante la XVII Cumbre del Movimiento No Alineado (MNA) en la venezolana isla de Margarita, mientras ha mostrado su apoyo al Gobierno de Venezuela y a su presidente, Nicolás Maduro, ante ataques de la ultraderecha internacional.

En este sentido, ha considerado que es “poco probable que América Latina acepte dictaduras militares en pleno siglo XXI, pero”, ha proseguido, “los poderes fácticos usan otros métodos, como guerra comunicacional, golpes parlamentarios y difamación, con el fin de recuperar sus espacios perdidos”.

Hoy, nuestra América Latina enfrenta una arremetida en contra de su soberanía”, ha declarado el presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante la XVII Cumbre del Movimiento No Alineado.

Por ello, ha solicitado a los Estados miembros del MNA que rechacen “todo intento de injerencia y desestabilización externa” hacia Venezuela.

Además ha expresado su solidaridad con la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, quien a su juicio fue “víctima de un golpe de Estado parlamentario de los sectores más corruptos de Brasil” y ha criticado el silencio del mundo ante lo ocurrido en el país sudamericano.

“Nos parece curioso que solo los países progresistas de la región sean los que sufran estos ataques y nuevas formas de desestabilización sobre nuestros pueblos.

Nos llaman autoritarios y dictadores solo porque no seguimos los lineamientos que desde el norte se nos quieren imponer”, ha destacado el mandatario ecuatoriano.

En esta línea, Correa ha insistido en la necesidad de que la Cumbre del MNA, establezca un nuevo orden mundial, ante los polos dominantes de poder que existen en el mundo.

Ha hecho una serie de propuestas entre las que se destacan: la creación de una Corte Penal Ambiental, la elaboración de un documento vinculante para sancionar a las empresas que violen los derechos humanos y de la naturaleza e incluir la agenda de los paraísos fiscales en la próxima agenda de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Aunque falta mucho por hacer, nunca se ha hecho tanto como ahora y parte de esto se lo debemos a la visión de grandes líderes latinoamericanos como aquel gigante llamado Hugo Chávez (presidente difunto de Venezuela)”, ha subrayado Correa.

En otra parte de sus declaraciones ha felicitado a Venezuela y su Gobierno por haber recibido por consenso la confianza de más de 120 países para asumir la presidencia pro témpore del MNA.

“Es la tercera vez en la historia que un país latinoamericano recibe esta enorme responsabilidad”, ha elogiado.

Correa, propuso que la XXVII Cumbre del Movimiento de Países de No Alineados (Mnoal) rechace “todo intento de injerencia y desestabilización interna”, en referencia a los supuestos ataques extranjeros que ha denunciado el gobierno de Nicolás Maduro.

Afirmó que en la actualidad existe un nuevo Plan Cóndor, el cual tiene el fin de afectar a “los gobiernos progresistas de la región”.

“Es poco probable que América Latina acepte dictaduras militares en pleno siglo XXI”.

A su juicio “los poderes fácticos emplean nuevos métodos, como medios de comunicación y “golpes parlamentarios”.

“Otros mecanismos para tratar de recuperar sus espacios perdidos”, añadió.

Envió además su apoyo a Dilma Rousseff, quien fue separada de su cargo como presidenta de Brasil, por estar presuntamente inmersa en trámites corruptos.

A juicio de Correa, la ex mandataria fue víctima de un golpe de Estado parlamentario “de los sectores más corruptos de Brasil”, “frente al cual gran parte del mundo ha guardado silencio.

“La doble moral que impera en las relaciones internacionales”, agregó.

“Con eso no han pedido activar la Carta Democrática. Es doble moral regional”.

También expresó su apoyo a Cristina Fernández, ex presidenta de Argentina, quien – aseguró – “es víctima de la justicia para la persecución política”.

“Aunque falta mucho por hacer, nunca se ha hecho tanto como ahora y parte de esto se lo debemos a la visión de grandes líderes latinoamericanos como aquel gigante llamado Hugo Chávez (presidente difunto de Venezuela)”, ha subrayado Correa.

En otra parte de sus declaraciones ha felicitado a Venezuela y su Gobierno por haber recibido por consenso la confianza de más de 120 países para asumir la presidencia pro témpore del MNA.

“Es la tercera vez en la historia que un país latinoamericano recibe esta enorme responsabilidad”, ha elogiado.

A %d blogueros les gusta esto: