Los Beatles no estaban. Formaban parte de una ilusión de “vida feliz” que no tuvieron ellos y tampoco nosotros ante los poderes que se movían detras de ellos y sobre nosotros.

LOS BEATLES NO ESTABAN

Por Jorge Luis Ubertalli Ombrelli

La Fragata Libertad, emblema de la formación marina de guerra de la Argentina, ancló en el puerto inglés de Liverpool el 23 de julio, y luego de tres días de estadía, partió hacia Irlanda. En el 45 viaje de instrucción de Guardiamarinas, llevado a cabo en consonancia con el Bicentenario de la Independencia, la fragata, que durante 15 años no recaló en puertos británicos con motivo de la usurpación de Malvinas por parte de Gran Bretaña, llegó a Liverpool con sus 27 oficiales, 192 suboficiales y 132 cadetes-guardiamarinas en formación. Una vez allí la tripulación escuchó los sones de “Yellow Submarine”, el Submarino Amarillo, tema de los Beatles, ejecutado por la banda argentina, a la que le siguió la Marcha de la Armada.

Por Jorge Luis Ubertalli Ombrelli

NAC&POP

27/7/2016

Según se anunció, la Fragata Libertad, emblema de la formación marinera de guerra de la Argentina, ancló en el puerto inglés de Liverpool el 23 de julio, y luego de tres días de estadía, partió ayer hacia Irlanda.

En el 45 viaje de instrucción de Guardiamarinas, llevado a cabo en consonancia con el Bicentenario de la Independencia, la fragata, que durante 15 años no recaló en puertos británicos con motivo de la usurpación de Malvinas por parte de Gran Bretaña, llegó a Liverpool con sus 27 oficiales, 192 suboficiales y 132 cadetes-guardiamarinas en formación.

Una vez allí la tripulación escuchó los sones de “El Submarino Amarillo”, tema de los Beatles, ejecutado por la banda argentina, a la que le siguió la Marcha de la Armada.

Durante los tres días de visita, se hicieron presentes en la nave, además del público visitante, el Embajador de Argentina en Gran Bretaña (Inglaterra), Di Ceresano, el capitán de Navío Montero, afincado en Gran Bretaña en el marco del asesoramiento de la OIM, adherentes de la Asociación de Profesionales argentinos en ese país, miembros de la Anglo Argentine Society- en su mayoría descendientes de terratenientes, industriales y financistas ingleses que se afincaron aquí en el siglo XIX, y que participaron en la segunda guerra mundial sirviendo a las Fuerzas Armadas de Inglaterra, (caso Adalbert Krieger Vasena y otros)- y oficiales y cadetes de la Armada Real de Gran Bretaña.

En tanto nuestras Malvinas siguen en manos de los británicos, que se niegan a negociar su traspaso a nuestro país, la Fragata, alegremente, ancló en un puerto del país agresor para hacer relaciones públicas…

“Para la libertad…pago, cedo y me hinco…para la libertad”

A principios de junio la Fragata había recalado en tres puertos norteamericanos, uno de ellos Baltimore, donde fue visitada por el embajador argentino en EE.UU; Martín Losteau.

Sin que se le moviera un pelo, aunque el viento marino hace de las suyas, declaró: “Si la Argentina quiere recorrer un sendero de mejora en la calidad de vida, tenemos que contar con todas las herramientas posibles, las máximas en cada uno de los ámbitos.

Tener la libertad otra vez de poder planificar un viaje de la Fragata Libertad de una manera irrestricta es sumamente importante” ( lo marcado en negritas es del autor).

Claro, se refería a la “libertad” de navegar “de manera irrestricta” otorgada por los “buitres”, ya saciados de carroñear el cuerpo de la Nación, quienes, en octubre del 2012, con la complicidad de algunos funcionarios locales, militares, agentes de la corona británica y de EE.UU; aunados al lobbie neoyorkino jefaturizado por el magnate Paul Singer, aportante de la derecha republicana y del Likud, auspiciaron la confiscación de la Fragata insignia en Ghana, Africa, durante 70 días.

La “mejora en la calidad de vida” de los tarifazos, la quiebra de empresas y comercios y el desempleo masivo, entre otras bienuras, y la “libertad” de sumisionarse a los saqueadores del patrimonio argentino fueron honradas a precio vil por la administración Macri y sus funcionarios, entre ellos el ya citado Losteau.

Los amigos se cotizan…

Los reclamos de los “fondos buitres”, cuyos emblemáticos picos ganchudos asoman en Singer y otros pandilleros de lujo, emocionaron a Macri quien, con excelentes intenciones (para con ellos), y con la ayuda de tribunos comprados a precio vil, ordenó emitir deuda por 11.684 millones de dólares, de los cuales el 22 de abril se pagaron 9.352 millones.

Cifras, al igual que las demás que se pagarán en el futuro, homologando al perro que se muerde la cola en su afán de pedir y pagar eternamente, saldrán de los raídos bolsillos populares a un costo en vidas y bienes de primera necesidad negados y/o confiscados.

Para no quedar corto, el ministro de Hacienda, Prat Gay, solicitó en ese momento un préstamo de 15 mil millones de dólares- 4 mil millones más de lo emitido- a fin de recompensar a distintos “ayudantes” por los favores recibidos.

Ni que hablar de las comisiones bancarias.

Los bancos HSBC, JP Morgan, Santander, Deutsche, BBVA, Citi y UBS, cargados de culpas por los beneficios obtenidos desde que intermediaron la Deuda Externa durante la dictadura de 1976/83 y más tarde, siempre solícitos por expiarlas, tuvieron la gentileza de “prestarle” a principios de marzo al BCRA 5.000 millones de dólares, quien tuvo que garantizar el “préstamo” con 12 mil millones de dólares.

El endeudamiento total, para “recuperar la capacidad plena de todas las herramientas”, como sostuvo Losteau, necesarias para que la Fragata Libertad navegara sin sobresaltos ajenos al vaivén de las olas marinas, trepó hasta ahora de los 20 a 25 mil millones de dólares, cifra que, se dijo, “supera las reservas internacionales en poder del Banco Central”.

Para ratificar con creces esa “libertad” que invocó Losteau en Baltimore, se derogó, con la ayuda de los tribunos de la entrega, la Ley de Pago Soberano, que establecía las condiciones para no ceder ante la extorsión de los buitres, que iniciaron sin ningún esfuerzo la evisceración de la República.

El agregado naval de la Armada Argentina en Estados Unidos, Carlos Allievi, quien en octubre del 2012 revistaba como vice comandante de la Fragata cuando esta fue confiscada en Ghana por indicación de los buitres y su mantenido juez neoyorkino Griesa, sostuvo sin ambagues en Baltimore: “Sin dudas, cuando uno tiene relaciones maduras con otros países los problemas se solucionan”.

Estas relaciones están a la vista.

Se establecen en el marco de la miseria del pueblo y la entrega de la Nación.

Con la PROa hacia la indignidad, la Patria surca el océano de la vergüenza nacional, la soberanía se cotiza a precio de bolsa, la Libertad de una fragata se halla aherrojada a las cadenas de la dependencia y el colonialismo de viejo y nuevo cuño.

Por lo bajo, la Patria llora, blasfema y tensa sus músculos, preanunciado el tsunami …

JLUO/

estatuadeLosBeatles-500-M

NOTA DE LA NAC&POP: Por otro lado, los Beatles no estaban.

John Lennon había sido asesinado por los servicios de inteligencia. El investigador Fenton Bresler, dedicó un libro a demostrarlo- sostiene que John Lennon fue asesinado por alguien manipulado por la CIA. Chapman, su asesino, no era para nada un fanático admirador del músico, como se señaló en el informe oficial; según sus amigos y familiares aborrecía la violencia. Pasó varios aeropuertos con el arma asesina y trabajó en YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes), lugar predilecto de reclutamiento de la CIA. Partió como voluntario para trabajar en la YMCA en Beirut, durante la guerra civil en ese país; y a su regreso trabajó con los vietnamitas refugiados en Fort Chafee, Arkansas, con World Vision, una organización evangélica acusada de colaborar con la CIA en Honduras y El Salvador.

Es sabido, por lo demás, que la CIA desde 1939 ha trabajado en investigaciones de “lavado de cerebro”, mediante drogas, hipnotismo y otros procedimientos. Sino ver el Informe Bourne. El asesino de Lennon, dijo en el proceso, que al enfrentarlo a la entrada de su casa, “una voz en su cabeza, dijo: Hazlo, hazlo, hazlo.” ¿Era Chapman un asesino programado por la CIA?

George Harrison, en diciembre de 1980 , tras el asesinato de John Lennon, creyó que también le iban asesinar irremediablemente. Así que se encerró en su mansión de Friar Park. Se gastó fortunas en seguridad en toda la enorme casa y jardines adyacentes. Incluso cambiaba de numero de teléfono cada semana e hizo que le diseñaran una serie de alarmas extravagantes. No contento todavía, contrató a sus hermanos Harry y Peter, como responsables de su seguridad. Sin embargo, el 30 de diciembre de 1999, un loco llamado Michael Abram , de 36 años, se coló en Friar Park y le atacó con un cuchillo de cocina. Las heridas fueron bastante graves, mientras que Olivia, su mujer, gritaba y se sentía impotente. George recibió varias heridas en su pecho e ingresó en un hospital bastante consternado y deprimido. Un año después, en el 2001, George Harrison creyó que había vencido su pasado cáncer de pulmón, pero falleció victima de esa enfermedad.

Una leyenda “negra” dice que Paul Mac Cartney falleció en un accidente de auto en 1966 y fue sustituido por el bajista canadiense Billy Shears, ganador por aquella época del concurso ‘El doble de Paul McCartney’. La idea de sustituir a McCartney fue orquestada por el Servicio Secreto Británico para evitar una serie de suicidios colectivos mundiales, con la complicidad de John, George y Ringo, quienes hasta fueron amenazados por la inteligencia británica, para ocultar el secreto. Las primeras declaraciones de John Lennon a la BBC horas después del suceso, registran que Lennon lamenta ‘profundamente’ la muerte de su compañero de grupo y amigo al mismo tiempo anuncia que The Beatles seguirán con su carrera discográfica a pesar de que tendrán que ‘replantearse el seguir dando conciertos'”. Estas declaraciones fueron archivadas en la cadena BBC por orden del manager de la banda Brian Epstein. Jamás salieron de allí, quizás destruidas para siempre.

“Ringo Starr fue el beatle más influyente”, confesaba Yoko Ono en abril pasado, “Seguramente nadie vaya a creerlo”. Esto ocurrió en ocasión de la ceremonia de inducción de Ringo en el Rock & Roll Hall of Fame, merecido tributo “solista” que ya habían recibido sus compañeros: Lennon en 1994, McCartney en 1999 y Harrison en el 2004. Basta pensar en Ringo para verlo haciendo la V de “paz y amor”, su clásica seña de indentidad a esta altura”. Tanto, que hoy, el músico invita al público que a las 12 del mediodía haga un saludo de paz y amor y lo difunda vía redes sociales. Lo que hace recordar a Lennon y su “Hagamos el amor y no la guerra” que le costo la vida a John Lennon.

Ringo Starr, en realidad es Richard Starkey Jr. Se puso “Ringo” en homenaje a un personaje de historietas que llevaba ése nombre y del cual era fanático. Llamado en Inglaterra “Ringo” donde se publicaba, era el nombre del cowboy cuyo nombre en Argentina era “Randall” creado por Héctor Germán Oesterheld y dibujado por Arturo del Castillo.

Indudablemente muchas generaciones de argentinos han incorporado en el chip de su memoria un antepasado inglés, ya fuera Shakespeare, Robin Hood, el rey Arturo, James Bond, Los Beatles o Queen, entre muchos otros.

Todo bien.

El pueblo inglés ha hecho maravillosas películas durante la crisis económica que le imprimió Margaret Tatcher a los trabajadores de su país, mientras los entretenía bombardeando el Crucero General Belgrano, y asesinando de manera vil a nuestros muchachos. Mientras eso sucedía en el pueblo crecía una actitud anti-Thatcher de muchos de sus creativos y realizadores del pueblo inglés.

Películas donde un coro de una fábrica quebrada con sus obreros sin trabajo mantenían su participación en un certamen de coros, a fuerza de militar sus ensayos en medio de un clima de desamparo convirtiéndolo en un ejercicio de la esperanza común o la que mostraba a uno obreros despedidos, que se convertían en strippers, ya que no conseguían ningún otro empleo. Todas mostraban de una u otra manera lo que un pueblo sufre frente a un programa económico devastador como el de la conservadora Thatcher, lo que en Argentina puede asimilarse perfectamente a los sufrido por el pueblo trabajador argentino durante el menemismo o ahora con el macrismo.

Perón le preguntaba al pueblo en la Plaza de Mayo: algo asñi como “Acaso el pueblo argentino se siente enemigo de algún pueblo de algún país del mundo? -¡Nooooo! Le contestaba el pueblo. Claro los argentinos no somos enemigos de ningún pueblo del mundo, aunque si podemos serlo de alguno de sus gobiernos, o de la intención de su nucleo de poder de tomar ganancias predando a nuestro pueblo y el fruto de nuestro trabajo.

Pero, desde antes de ser país o país independiente los argentinos debimos luchar contra los invasores ingleses, así en la Vuelta de Obligado, así luego en la guerra de la Triple “Infamia”, aunque esa Argentina se aliaba con Gran Bretaña y Brasil para predar a los paraguayos comandados por el patriota Francisco Solano López.

El empréstito con la Baring Brothers generó deudas y vencimientos y en un caso Argentina pagó con parte de su flota de mar. Acto seguido los ingleses invadieron y se apropiaron de las islas Malvinas.

Los ingleses siempre se pensaron como un imperio y actuaron con un mapa propio más allá de sus fronteras reales y lo hicieron con estrategias a más de 30 años.El Pacto Roca Runciman puso de rodillas a la Argentina frente a  Gran Bretaña de manera vergonzosa, quedándose con nuestras empresas de servicios, que son los negocios de “vaca atada” ideales para quienes vienen a recaudar y llevársela.

Es Perón quien termina con la “supremacía inglesa” en Argentina, quien les cobra el dinero que adeudaba el Imperio británico por las compras de comida y bienes adquiridos en Argentina durante la segunda guerra mundial tomándoselo en pago en el proceso de nacionalización de las empresas en manos británicas.

Así Winston Churchill, premier inglés, figura señera de Gran Bretaña en la Inglaterra de la Guerra, ante la caída del presidente Juan Domingo Perón a manos de la Embajada norteamericana, los sectores conservadores de la iglesia católica y el Foreign Office inglés dice su famosa frase: “La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas del Imperio Británico no le darán tregua, cuartel, ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto”. (sic)

Finalmente, en la guerra de Malvinas, son nuevamente los ingleses quienes descargan toda su artillería contra las Fuerzas Armadas argentinas que pretende, con claras razones pero fruto de oscuras manipulaciones, recuperar su territorio usurpado.

Esa relación colonial con el Imperio británico, dependiente, subalterna, que le comió el “coco” a la clase alta argentina de la Sociedad Rural, haciéndole creer que Argentina era “la perla de la corona”  aterriza en el “chip anglosajón” del árbol genealógico de la clase media, que aparece prefiriendo la versión americana, con sus Pumper Nic, sus Starbacks y sus Hoyts como “tierra liberada” permitiendoles tele transportarse en su propio territorio a Miami, Orlando y Hollywood pudiendo disfrutar en su país, de sentirse “parte” de la serie “Friends” o “Seinfeld”, incluidos en el “primer mundo”, el lugar donde “pasan las cosas que tienen que pasar” para “ser alguien”.

Llegamos a la marina argentina llegando con nuestra Fragata Libertad a puerto inglés, en Liverpool, dando por terminada la veda de Malvinas, para dedicarle  “Yellow Submarine”,  esa divertida canción de Los Beatles.

El profesor Daniel Howard, Inglaterra, el 22 diciembre del 2012 decía: “La primera base para rescatar a la Argentina es el amor a EEUU y talvez también a Inglaterra. No lo digo por ser británico si no porque los ingleses e irlandeses (en ese tiempo la misma cosa) contribuyeron tanto a la Argentina.

“El Almirante Brown y su tripulación de ingleses, O’Higgins, la Marina con próceres de origen británico modelada en la marina británica”. (A confesión de partes, relevo de pruebas.)

Y seguía el profesor Howard:-“Los ferrocarriles, las vacas, Inglaterra de 1850 a 1940 hizo a un país que era entre los mas ricos del mundo. Una catarsis para el argentino es amar a EEUU y a Inglaterra”. Ilusiones del viejo y de la vieja (Tango)

Finalmente lo que había dicho Winston Churchill antes de la caída de Perón :”No dejen que Argentina se convierta en potencia, pues arrastrará tras ella a toda América Latina.”

Boludos no son. Los boludos, ingenuos, cipayos, son los nuestros. Hay gente que ha vivido una vida infantil, ingenua. Admiran la cultura anglosajona y se sienten “parte” de ella, más allá de sus verdaderos valores. De manera “Cholula” naif. Como diciendo “no hay nada más nacional que la dependencia”.

Cuando la Fragata Libertad llego a Liverpool efectivamente Los Beatles no estaban.

Formaban parte de una ilusión de “vida feliz” que no tuvieron ellos y tampoco nosotros ante los poderes que se movían detras de ellos y sobre nosotros.

La globalizacion de la manipulación mediatica y cultural para hacernos creer que teníamos algún antepasado anglosajón, por lo que nosotros también, indiecitos de América del Sur formabamos parte del imperio ingles.

Que eramos parte de es “movida” que incluía  a Los Beatles, a los Rollings, a Queen, claro, teníamos 14/15 años y pujabamos por nuestra libertad. Libertad de llegar más tarde y manejarnos solos, fuera de la tutela de papá y mamá. Una libertad dependinte.

Y lograron la curiosa formula de que para ser libres tuvieramos que elegir la dependencia, porque era más “cool”.

La verdad es que las cosas son más complicadas, pero los muertos los pusimos nosotros.

Fueron nuestros muchachos, los vecinos de nuestros barrios. Los pibes de la banda.

Y como son nuestros, debemos honrarlos, querelos, unirnos, organizarnos.

Darnos cuenta de lo que pasa y defendernos.

Defender lo nuestro y a los nuestros.

Inclusive defender a esos muchachos de Liverpool que, utilizados como mascaron de proa cultural del imperio británico, fueron ricos y famosos, pero no felices.

Imperio británico. dije bien. No vayamos a creer que esán en decadencia.

EE.UU, Gran Bretañay el estado de Israel son la entente que se disputa el mundo con el otro sector que impulsan China, Rusia e Irán.

Dos influencias distintas.

Y nosotros somos parte del botín.

Nuestro territorio y nuestras riquezas son parte del botín de agua, comida y minerales.

Solo que, unidos con nuestros hermanos “nuestramericanos” del UNASUR, MercoSur y CELAC, podremos actuar como continente y negociar posiciones “dignas” ante ambas demandas.

Fuerte abrazo.

Martin Garcia /Nac&Pop / garciacmartin@gmail.com>