El neoliberalismo no es un programa económico, es un proyecto de sumisión de los países socavando la soberanía de sus pueblos.

LA ORGANIZACIÓN DEL PERONISMO ES LA ÚNICA SALIDA POSIBLE

Por Daniela Bambill

El desguace del Estado Nacional está en marcha nuevamente, la desarticulación de la organización política está en manos de la corporación de jueces cooptados por el poder fáctico. Los medios hegemónicos y la acción judicial son las herramientas para que la corrupción sea el factor de desmovilización social. La democratización del poder popular dará lugar al surgimiento de nuevos dirigentes. De ninguna manera puede haber segregación del Movimiento Obrero si realmente queremos construir nuevamente poder. No habrá construcción, ni reconstrucción política sostenible sin el aporte esclarecedor de las bases militantes.

Por Daniela Bambill
InfoCIELO
28-06-2016

El neoliberalismo no es un programa económico, es un proyecto de sumisión de los países socavando la soberanía de sus pueblos.

El neoliberalismo no presenta sus objetivos abiertamente en sociedad esto es lógico ningún ciudadano del planeta votaría un gobierno que le confesara en sus propuestas que responde a los intereses contrarios al bienestar general.

La penetración se da a través del discurso falaz, en los 90 fue la teoría de Francis Fukuyama “El fin de la historia o el fin de las ideologías”, en la actualidad hay tres ejes discursivos en que el aparato mediático comunicacional de la derecha internacional hace pie: Corrupción Narcotrafico e Inseguridad .

Así, la derecha logra ocupar un lugar simbólico generado por la prensa hegemónica que se ha consolidado como un factor de poder mundial.

En la Argentina, el macrismo ha ganado una elección con un significante vacío de significado: CAMBIO y por primera vez en la historia sin golpes de Estado el imperio adelanta a sus coroneles, hasta ahora había utilizado cipayos, hoy los coroneles del imperio son los ministros del gobierno argentino.

El desguace del Estado Nacional está en marcha nuevamente, la desarticulación de la organización política está en manos de la corporación de jueces cooptados por el poder fáctico.

Los medios hegemónicos y la acción judicial son las herramientas para que la corrupción sea el factor de desmovilización social.

Ante esta situación la respuesta del peronismo se dará por dos andariveles:

La movilización popular frente al avance del ajuste que somete al Pueblo en su conjunto sin discriminar estratos sociales, esta se dará por momentos de manera sectorial y por momentos de manera nacional, la defensa de la soberanía entra en este último punto.

El tratado de Transpacifico que no es otra cosa que el fin del poder estatal a manos del poder financiero global.

Esta será una lucha crucial para la defensa de la soberanía, la producción y el trabajo del Pueblo Argentino y el peronismo debe ponerse al frente.

La reconstrucción de puentes con el Movimiento Obrero Organizado debe ser un eje a trabajar en este sentido.

No podemos seguir caminando por veredas opuestas.

El Movimiento Obrero ha sido la columna vertebral del peronismo históricamente.

Las diferencias en términos dirigenciales por los posicionamientos personales de algunos compañeros no puede ser de ninguna manera un motivo de segregación del Movimiento Obrero si realmente queremos construir nuevamente poder.

Otro andarivel es la organización y la lucha política, en este sentido es imperiosa la organización del peronismo y la democratización del poder popular en términos reales.

La democratización del poder popular dará lugar al surgimiento de nuevos dirigentes, lejos de los vicios de nepotismo de los cuales no escapa la dinámica interna del Movimiento, es imperioso darnos el debate necesario para alcanzar los acuerdos que nos sitúen en el camino de la Comunidad Organizada.

No hay construcción, ni reconstrucción política sostenible sin el aporte esclarecedor de las bases militantes, el juego superestructural nos ha llevado al fracaso electoral y si no logramos zanjar las diferencias y alcanzar la Unidad de Concepción difícilmente logremos Unidad en la Acción.

El Encuentro en Formosa ha marcado un precedente en términos de actualización doctrinaria, el desafío es llevar estas iniciativas al terreno de la política concreta.

Insfran ha tomado la primera iniciativa con una contundente respuesta, es de esperar que se continúen los encuentros en otras provincias.

El peronismo se ha puesto en marcha.

La inercia propia del estancamiento pos derrota electoral ha sido superada.

La organización es el único camino y hacía el vamos.

DB/
N&P: El Tweet de la autora, Daniela Bambill, es @danielabambill