El 19 de mayo de 1995 dejaba este mundo el obispo Jaime de Nevares, “el monse”. O, como él prefería, simplemente “Don Jaime”.

DON JAIME DE NEVARES , EL MONSE.

Sacerdote, luchador por los derechos humanos, voz de los que no la tenían, consejero, amigo y tanto más Don Jaime fue uno de los primeros en ver que, en Neuquen, los aborígenes y los criollos pobres estaban muy mal, y su lucha también pasó por ahí. Figura definitiva en la conformación de la memoria colectiva neuquina , se fue para quedarse para siempre.

NAC&POP

21 mayo 2007

Recordando a Don Jaime de Nevares

“ESTOY PIDIENDO PISTA.”

Don Jaime, como le gustaba que lo llamaran, siempre vinculó su misión eclesiástica con la lucha por la democracia y los derechos humanos.

Ni siquiera en su lecho de muerte perdió su célebre sentido del humor.

El 19 de mayo de 1995 dejaba este mundo el obispo Jaime de Nevares, “el monse”.

O, como él prefería, simplemente “Don Jaime”.

Figura definitiva en la conformación de la memoria colectiva neuquina, De Nevares perdió hace doce años la batalla contra el cáncer.  Sacerdote, luchador por los derechos humanos, voz de los que no la tenían, consejero, amigo y tanto más, se fue para quedarse para siempre.

Jaime Francisco de Nevares nació en el seno de una familia acomodada de Buenos Aires el 29 de enero de 1915.

El llamado espiritual lo llevó a entrar en la Comunidad Salesiana, donde fue ordenado sacerdote en 1945.

Llegó a la Patagonia en 1961, cuando el entonces papa Juan XXIII lo nombró obispo de la recién creada Diócesis de Neuquén.

Oscar Ragni y su esposa Inés lo conocieron en ese entonces.

“Nuestra relación con Don Jaime empezó porque su familia tenía vinculaciones con la de Inés.

Recuerdo que era muy abierto, así que pronto había hecho infinidad de amistades”, rememora Oscar.

“En ese entonces la ciudad no era lo que es hoy en día. En este barrio no había capilla, así que a veces él venía y oficiaba misa acá en casa.”

En 1969 se hizo patente su vocación de lucha, y no había dudas sobre el lado que Don Jaime había elegido.

“Un momento de quiebre en su trabajo como obispo se da durante la huelga de obreros de El Chocón, que vivían y trabajaban en muy malas condiciones”, continúa Ragni.

“El les dio un respaldo impresionante, negándose a subir al palco oficial durante los actos hasta que fueran atendidos los reclamos de los trabajadores. ”

También fue un pionero en involucrarse en la problemática aborigen local.

Rubén Capitanio, párroco de Centenario recuerda que “fue uno de los primeros en ver que, en el norte de la provincia, los aborígenes y los criollos pobres estaban muy mal, y su lucha también pasó por ahí”.

Era un personaje que, pese a provenir de la clase alta, no dudaba un instante en arremangarse y trabajar codo a codo con los más pobres.  Inés de Ragni, integrante de Madres de Plaza de Mayo, afirma que “fue un hombre de una sensibilidad especial, un sacerdote que trascendió los límites del Evangelio y con eso marcó a toda la sociedad”.

Esta vocación de servicio lo llevó a ir más allá de todos los límites.

Como bien dice Oscar, “en la época de la dictadura se le plantó a los leones.

De hecho, él fue el escudo protector que tuvimos en la zona, porque los militares tenían órdenes de no tocar al obispo.

Una vez le avisaron que se habían llevado a un cura, y ahí nomás se fue, a las doce y pico de la noche, a patearles la puerta del Distrito.

Y esto no es una manera de decir, eh: en esa época en la que casi nadie se animaba siquiera a hablar, él iba y les pateaba la puerta”.

De Nevares fue miembro fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), y también lo eligieron para representar a Neuquén en la Convención Nacional Constituyente para la reforma de la Carta Magna, en 1994.

Sin embargo, renunció a este cargo cuando supo que la reforma no se trataría en detalle: en el Pacto de Olivos, los ex presidentes Alfonsín y Menem acordaron el ya famoso “Núcleo de coincidencias básicas”, un paquete que no se trataría artículo por artículo y que fue el que permitió, entre otras cosas, la reelección del riojano.

Más allá de la vocación de lucha del “monse”, “siempre le gustó estar cerca de la gente, y soñaba con una Iglesia que también lo estuviera”, evoca Capitanio.

“Más que una Iglesia encerrada en grandes templos realizando ceremonias pomposas, él apuntaba a salir a celebrar la fe con los pobres.”

Así fue que se negó a terminar la entonces inconclusa catedral neuquina “hasta que no se hubiera acabado con el hambre” en la región. Muchas de las fotos de Don Jaime lo muestran prendido al mate.

Era más que una bebida: era un símbolo.

“Cuando él te mandaba a los barrios, no te decía andá a trabajar a tal lugar. Lo que te decía andá a tomar mate con esta gente.

El sabía todo lo que significa el mate, que a diferencia del té no te lleva cinco minutos sino que implica disponer de tiempo para compartir.

Al rato de estar tomando mate con la gente, ellos solos empezaban a contarte sus cosas”, continúa el cura de Centenario.

“Fue un hombre muy preocupado por la realidad que vivía la sociedad, y no sólo desde la perspectiva religiosa.

El no sentía como ajena ninguna necesidad humana.

Esa solidaridad, esa mirada comunitaria, parecen muy raras hoy en día.  Por eso ha sido reconocido en todos los sectores de la sociedad.”

Desde su investidura no buscó siervos para la Iglesia, sino que puso ésta al servicio de la gente.

“Los que hemos visto la evolución de la Iglesia neuquina vemos un cambio notable.

Desde la ostentación, se fue para arriba: tiene una catedral que ve desde lejos, con una gran torre y muchas cosas bonitas adentro”, opina Oscar.

“Lo cual estaría muy bien, si no fuera porque desde lo espiritual, como institución que trabaja para la gente, ha caído mucho.

Es decir: la Iglesia no es una institución de beneficencia, pero debe poner sus bienes a disposición de la comunidad.”

Así lo entendió Don Jaime al crear el Club del Soldado.

Inés cuenta que “los conscriptos que salían de franco los fines de semana muchas veces no tenían dónde quedarse, y a veces él llegaba el domingo a dar misa y se encontraba con alguno durmiendo en la puerta de la iglesia.

Entonces decidió crear en la casa parroquial un lugar en el que esos chicos podían pasar el fin de semana.

Hasta poco antes de su muerte seguían visitándolo hombres que habían hecho la conscripción en Neuquén y había pasado por el Club del Soldado, para saludarlo y agradecerle”.

Por su trabajo, a De Nevares le llegaban toneladas de correspondencia, y se tomaba muy en serio la obligación de responderla. Inés cuenta que “recibía una cantidad enorme de cartas de todo tipo: pidiendo, agradeciendo, consultando… y él contestaba todas y cada una de esas cartas a mano, porque no le gustaba escribir a máquina”.

Pero no sólo era un luchador incansable y un hombre ejemplar. Inés recuerda sonriendo los rasgos del hombre común.

Por ejemplo, que al “monse” no sólo le encantaba tomar mate. “Era locura que tenía por la empanadas y el vino tinto.

Cuando organizábamos alguna comida en casa, era muy común que compitiera con otro a ver quién comía más empanadas.”

O la anécdota de sus trajinados borceguíes.

“Usaba siempre unos botines de montaña que estaban muy rotos, tanto que las suelas estaban llenas de agujeros.

Cuando le preguntamos por qué no los arreglaba, él nos contestaba que, aunque tuviera tiempo de llevarlos al zapatero, no podía dejárselos porque eran el único calzado que tenía.”

Fue ese mismo par el que usó en su último viaje: se los puede ver en las fotos de su servicio fúnebre.

Pese a toda la vestimenta ceremonial, caminó al otro mundo con sus borceguíes.Capitanio también rememora su permanente contacto con la gente común.

“Recuerdo que una vez, en una reunión de obispos en La Plata, se le acercó a saludarlo una señora.

En esa época se usaba saludar a un obispo arrodillándose y besándole el anillo.

Cuando esta señora lo reconoce, se arrodilla, y cuál no sería su sorpresa cuando ve que él también se arrodilla para quedar a la misma altura de ella, y la saluda con un beso en la mejilla”.

Hasta que la salud se lo permitió, “el monse” siguió yendo a los barrios y contestando de puño y letras las cartas que le llegaban.

Esta última etapa de su vida (y su particular visión) fue registrada en el documental Jaime de Nevares, último viaje (Marcelo Céspedes y Carmen Guarini, 1995), con textos de los directores y Osvaldo Bayer.

El 19 de mayo de 1995, Don Jaime finalmente “pidió pista”, como él mismo bromeaba acerca de su propia muerte.

Es decir, que se le plantó hasta a la mismísima Parca.

“Dentro de lo que eran sus hermanos obispos era un bicho raro”, admite Capitanio.

“Todo el mundo le reconocía su capacidad intelectual y su entrega como sacerdote, pero no todos compartían su visión”.

Inés de Ragni agrega que Don Jaime “ha dejado marcas muy profundas en lo social, en lo religioso y en lo político. Donde pisaba Don Jaime florecía algo. Aunque no esté físicamente todavía sigue con nosotros.”

Fuente: La mañana de Neuquen

A %d blogueros les gusta esto: