Avanzan entonces, así, entre “internas” del macrismo acercándose a Cristina, tal como hicieron con Dilma, con Lugo.

CARRIO, LORENZETTI, LA JUSTICIA, CRISTINA, LA EMBAJADA DE LOS EEUU Y MACRI.

por Martín García y otros autores. En Colectivo.

Elisa Carrió, es, claramente, y desde hace mucho tiempo, una herramienta para las operaciones mediáticas que necesita hacer el Departamento de Estado de los EE.UU. para lograr sus objetivos políticos en Argentina y Latinoamérica.

Por Martín García

NAC&POP

12/05/2016

 Elisa Carrió, es, claramente, y desde hace mucho tiempo, una herramienta para las operaciones mediáticas que necesita hacer el Departamento de Estado de los EE.UU. para lograr sus objetivos políticos en Argentina y Latinoamérica.

Una especie de vocera “kamikaze” con protección mediática y judicial.

Ricardo Lorenzetti juez de la Suprema Corte se ha imaginado a sí mismo como un posible jefe de Estado, por lo que su misión en la Corte apunta a estar a “esa altura” en la consideración de sus pares, de los factores de poder y del pueblo argentino o al menos de una parte del pueblo.

Se ha mostrado firme frente a los presuntos “avances” del gobierno kirchnerista y ahora lo intenta frente a la presión de los grupos de poder y los EE.UU. y de su representante el gobierno de Mauricio Macri.

Por otro lado, la Justicia en Argentina sabe muy bien como hacer para meter preso a alguien sin causa alguna. Quizás sea lo que mejor sabe hacer.

La trama -a la vista de todos- dice que a quien debería poner presa según las necesidades que tiene el plan estratégico de los EE.UU. para Argentina es a Cristina Fernández de Kirchner.

Eso “cerraría” el cuento que han urdido entre Magnetto y sus socios Fontevecchia y Mitre sobre la “corrupción” del gobierno peronista.

“Corrupto” lo laman al gobierno de Néstor y Cristina, aún hoy, todos los medios de comunicación serviles al macrismo y al proyecto de los EE.UU. para con los países del Mercosur, Unasur, Celac a los que intenta controlar.

El Imperio busca vaciar, predar y aplastar a nuestros países por haber intentando liberarse de la obligación de servir a los planes estratégicos habituales de la entente EE.UU / Inglaterra / Israel, con Néstor, Cristina, Chávez, Maduro, Rafael Correa, Evo Morales, Pepe Mugica, Michelle Bachelet, etc; intentando un camino diferente aliándose en el BRICS o en sociedades parciales con China y Rusia.

Todavía les rechinan los dientes cuando recuerdan el NO AL ALCA de Mar del Plata con la foto de Néstor, Lula y Chávez haciendo el “uno para todos y todos para uno”.

Hoy en día mismo nominan: “la corrupción”; “un gobierno tan corrupto” etc; (sin ninguna prueba o causa o acusación que plantee ningún acto delictivo, ni siquiera “probable”) al accionar público de estos amigos y sus líneas sucesorias.

A pesar de todas las molestias que se han tomado para lograr alguna forma de relación o sociedad o complicidad económica entre Lázaro Báez y los Kirchner, sus grúas en medio del desierto patagónico buscando submarinos de dólares, solo han encontrado la “ruta del dinero de Macri” “de Magnetto”, de “Pérez Companc” y el de toda la pandilla de mafiosos en ejercicio del gobierno.

Da la sensación que a Lazaro Baez lo pueden imputar de lo mismo que le cabe a los Macri, a Magnetto, a Roggio, etc; etc; etc.

Es el mismo criterio que aplicaron para Milagro Sala. Primero detener y después buscar el porque.

Avanzan entonces, así, entre “internas” del macrismo acercándose a Cristina, tal como hicieron con Dilma, con Lugo.

Las denuncias de Carrió, contra Lorenzetti por enriquecimiento ilícito, tanto en el momento en que el presidente necesitaba al titular del máximo tribunal para temas sensibles para el Gobierno como la designación de los dos nuevos jueces de la Corte en enero 2016 como ahora cuando los EE.UU. y sobre todo el Poder Financiero Mundial piden la cabeza de Cristina se constituye en un movimiento traslucido como el que más.

Uno pensaba que algunas cosas de lo que sucedía pasaban en un castillo oscuro donde habitaban Frankestein, el Hombre Lobo, la Anaconda furiosa, Freddy Kruger, el asesino sin cabeza y  Robledo Puch; pero ahora que están a la luz, solo se ven como gusanos, como cucarachas, como ratas.

Si la “tocan” a Cristina, que kilombo se va a armar.

MG/


Allegados al presidente de la Corte Suprema advirtieron que esta denuncia se trataría de una maniobra “política”

ELISA CARRIÓ DENUNCIÓ A RICARDO LORENZETTI POR ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO

Por Natalia Aguiar

LA NACION

13 de enero de 2016

 La diputada nacional por Cambiemos, Elisa Carrió, denunció esta mañana ante la Justicia federal al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, por supuesto enriquecimiento ilícito entre otros delitos que pudieran surgir, de acuerdo a una serie de documentación presentada.

La denuncia quedó radicada en el juzgado federal 2, a cargo del juez Sebastián Ramos y el fiscal a cargo será Gerardo Pollicita. Hasta el 31 de enero Ramos será subrrogado por Norberto Oyarbide, por lo que seguramente será recusado por Carrió.

Los presuntos delitos habrían sido cometidos por Ricardo Lorenzetti y el Secretario General de Administración del Máximo Tribunal, Héctor Daniel Marchi, aunque también señala a otros “funcionarios que pudieron tener participación en los hechos”.

Carrió resaltó un “sospechoso ocultamiento de activos financieros en el exterior del país por parte del presidente de la Corte Suprema”.

La diputada presentó documentación proveniente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) de la que surge la percepción por parte de Lorenzetti de rentas provenientes de un plazo fijo constituido en la filial estadounidense del banco suizo Credit Suisse.

Con posterioridad, el magistrado, en pleno ejercicio de la presidencia de la Corte, regularizó las rentas fiscales ocultas en el marco de la Ley 26.476 de blanqueo de capitales.

En el caso de Marchi se resaltaron presuntas irregularidades al no haber declarado al menos un inmueble rural, detectado esto por la AFIP en el llamado “Operativo Granos 2013” llevado a cabo entre abril y junio por la Dirección General de Operaciones Impositivas del Interior, el 5 de abril de 2013.

Asimismo, administrador de la Corte omitió presentar las declaraciones juradas del impuesto a las ganancias por los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011.

En tanto la referida a 2012, la presentó en plazo vencido, el 27 de junio de 2013.

Carrió denunció que la firma RATIO S.A, de la que serían titulares personas allegadas al magistrado, se encuentra registrada bajo la actividad de “servicios inmobiliarios”.

En su sede en la localidad de Rafaela, en la calle Sarmiento al 400, también realiza actividades Pablo Ricardo Lorenzetti hijo.

Olga Cossetini 1190, piso 5°, departamento 505, del lujoso barrio de Puerto Madero sería el domicilio alternativo de la empresa RATIO S.A, la que habría adquirido el inmueble a una sociedad off shore registrada en el estado de Delaware de Estados Unidos.

En esa propiedad, residiría Ricardo Lorenzetti.

La documentación que presentó Carrió surge de un expediente que el ex titular de la Afip, Ricardo Echegaray, acompañó ante el juzgado federal N° 12, a cargo del magistrado Sergio Torres, como parte de su derecho a defensa, tras haber sido denunciado por supuesto “abuso de autoridad” por un abogado desconocido.

Los orígenes de las actuaciones, según da cuenta la diputada nacional, se iniciaron tras la notificación por parte de la Afip en el marco del relevamiento de empleadores de personal del servicio doméstico realizado con todos los contribuyentes.

A partir de ese hecho, Daniel Marchi habría iniciado una serie de llamadas telefónicas a funcionarios del ente recaudador, en particular a Federico Toninelli, a quien incluso habría “instigado” a cesar en una “persecución abusiva”.

A esta situación la Afip la negó por escrito en varias oportunidades, según detalló Carrió en la presentación.

De dichas reuniones, habría participado también la directora de Administración de la Corte, Carmen Odasso.

Por su parte, Toninelli dejó por escrito una serie de “amenazas” del contador del poder judicial, quien incluso le habría advertido que los ministros analizaron en un Acuerdo, denunciar a Echegaray por “abuso de autoridad” si continuaba con esa presunta tesitura de “hostigamiento y persecución política”.

Toninelli también por escrito refutó esas acusaciones y los abogados de la Afip se presentaron ante el juzgado de Torres a hacer su descargo. La causa, según pudo saber LA NACION, se encuentra en etapa revisora por parte de la Cámara Federal de Apelaciones, luego de que Echegaray pidiera su sobreseimiento.

Allegados al presidente de la Corte advirtieron que esta denuncia se trataría de una maniobra “política” que no debería impulsarse ante la sensible situación que enfrenta el Máximo Tribunal, con sólo tres ministros.

La figura de Lorenzetti en la Corte es garantía de “independencia judicial”, explicaron jueces cercanos al ministro que “deberá enfrentar un cambio rotundo en su jurisdicción una vez que se postulen nuevos candidatos o el senado avale a los indicados por el presidente Mauricio Macri : Horacio Rosatti y Carlos Rosenkranz”, replicaron los consultados.

LORENZETTI: “LOS JUECES NO PUEDEN DEPENDER DEL CONTEXTO POLÍTICO”

Advirtió que los magistrados deben ser independientes y admitió demoras en la investigación por lavado de dinero seguida a Lázaro Báez.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, sostuvo hoy que “los jueces no pueden depender del contexto político” para llevar a cabo sus funciones y que deben actuar con “valores y convicción”.

“Los jueces tiene que actuar siempre igual, más allá del contexto político.

No pueden depender del contexto político”, sostuvo el magistrado durante una entrevista que le brindó al programa Confesiones que se emite por Radio Mitre.

LORENZETTI SOBRE CAUSA CONTRA CRISTINA: “LA JUSTICIA NO ESTÁ PARA PERSEGUIR A NADIE”

Ambito.com

12/05/2016

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Luis Lorenzetti, aseguró en Asunción que la Justicia “no está para perseguir a nadie”, en referencia al proceso iniciado el miércoles contra la ex presidente Cristina de Kirchner por la venta de dólar a futuro por parte del Banco Central.

“La Justicia no está para provocar una crisis ni perseguir a nadie, sino para sancionar cuando hay delito”, aseguró Lorenzetti en una rueda de prensa ofrecida durante la XVIII Cumbre Judicial Iberoamericana, que se celebra hasta el viernes en la capital paraguaya.

Lorenzetti realizó estas declaraciones preguntado por los periodistas acerca del proceso contra la expresidente, quien este miércoles denunció un “ejercicio abusivo del poder judicial” en la causa por la que acudió a declarar por presuntas irregularidades en operaciones del Banco Central durante su Gobierno.

El representante de la máxima instancia judicial del país subrayó su pedido de que la Justicia sea “igual para todos” para dotar de “claridad y credibilidad” a los órganos judiciales.

Afirmó, además, que el Poder Judicial “es independiente del resto de poderes del Estado, así como de los poderes fácticos o económicos, que también afectan a los derechos de los ciudadanos”.

Recalcó que la función de la Justicia es “poner límites a los otros poderes” en los casos en que se ven vulnerados “los derechos económicos y sociales” o la “protección del medioambiente”, entre otros asuntos.

Lorenzetti participó hoy de la segunda sesión de la asamblea plenaria de la XVIII Cumbre Judicial Iberoamericana, que reúne en Asunción a los presidentes de las Cortes Supremas y de los Consejos de la Judicatura de 23 países iberoamericanos.

LORENZETTI: “PARA QUE DETENGAN A CRISTINA, SE NECESITAN PRUEBAS”

Adelanto24

(Comunicado de prensa)

7 may. 2016

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, se refirió a la demanda social por los casos de corrupción y al desafío que …(Ahí se corto. No se pudo ingresar desde los navegadores. Había sido sacado de circulación y despublicado) Es decir que Lorenzetti dio a entender que “alguien” le pedía que dictara o avalara detenciones, supuestamente la de Cristina, como se hizo con Milagro Sala, sin pruebas y sin causas.

“TODOS ESTAMOS MIRANDO A LOS JUECES”

Por Julio Blanck

Clarín

06/05/16

Un visitante reciente de Ricardo Lorenzetti desgranó la trillada argumentación acerca de que la Justicia debería ir esta vez a fondo contra la corrupción, empujada por la obscena revelación de riqueza de Lázaro Báez, el testaferro de los Kirchner.

La sociedad está observando muy atenta lo que haga la Justicia, dijo el visitante.

El presidente de la Corte Suprema, que disfruta de las respuestas concisas, contestó: “Todos estamos mirando a los jueces”.

La conversación fue a solas y Lorenzetti no es quien la contó. Guardó lo conversado entre las paredes de su nuevo despacho, siempre en el cuarto piso del Palacio de Tribunales pero ahora con ventanas a la calle Talcahuano.

Era la oficina de Carlos Fayt, quien dejó la Corte el 11 de diciembre pasado, un día después de que Cristina Kirchner escabullera el ritual constitucional de entregar el poder a su sucesor.

A sus 97 años, Fayt había resistido puntualmente todos los embates destituyentes de Cristina.

Desde ese mismo despacho Lorenzetti deja traslucir ahora que habrá otras amarguras judiciales para la ex presidenta.

Sebastián Casanello, el magistrado que lleva la causa principal contra Báez, ya experimentó sin intermediarios a qué se refiere eso de “todos estamos mirando a los jueces”.

Convocado tiempo atrás a una reunión cara a cara, escuchó a Lorenzetti desarrollar un manual de instrucciones muy sencillo: “¿Querés ser parte del Poder Judicial? Entonces comportate como un juez”.

Junto a charlas como ésta, los mensajes del papa Francisco que dice traer el legislador Gustavo Vera tras sus visitas al Vaticano, habrían ayudado a modificar el talante del juez. Casanello llegó sostenido por su cercanía con La Cámpora.

Mientras Cristina estuvo en el poder durmió el expediente según el interés de la Casa Rosada.

Pero ahora cambió la dirección del viento.

Cambió el Gobierno, se difundió el video del conteo de millones en La Rosadita, habló Leonardo Fariña y Báez está preso.

Quienes han estudiado las causas que involucran a Cristina y su familia, al punto de haber entrecruzado informalmente datos, pruebas recogidas y denuncias todavía pendientes de investigación, sostienen que la situación de la ex presidenta sólo podría agravarse.

No sólo por asuntos graves y diversos como sobreprecios en la obra pública, la operación con el dólar futuro, los escandalosos negocios hoteleros, el presunto lavado de dinero o la existencia de plazos fijos que la ex presidenta olvidó incluir en su declaración jurada.

También importa, para quienes observan el devenir en los tribunales, que sean cuatro los jueces que tienen a Cristina bajo investigación.

Además de Casanello están Claudio Bonadio y también Julián Ercolini y Sergio Torres.

“A un juez se lo puede hostilizar o presionar para que actúe de cierta manera, pero hacerlo con cuatro a la vez es casi imposible”, dice un hombre de mucho peso en la Justicia.

La facilidad con que se mencionan las distintas maneras de apretar a un juez no es novedosa, pero a veces asombra por su crudeza.

Los jueces están lejos de ser carmelitas descalzas, pero quienes se han dedicado a ponerlos en la morsa los igualan y superan con comodidad.

Cuando Lorenzetti dice que “todos estamos mirando a los jueces” incluye en ese plural a la misma Corte y a la Cámara Federal porteña –en especial la sala que integran Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduado Farah– que tiene poder jurisdiccional directo sobre los estratégicos juzgados de Comodoro Py.

También alude a otras instancias y miembros del Poder Judicial que resistieron como pudieron, y no siempre con elegancia absoluta, el fabuloso sistema de presiones del kirchnerismo.

La Corte Suprema, además, no escatima esfuerzos para reforzar sus señales a los jueces y camaristas.

Para darle un sostén más eficaz a la tarea de los magistrados esta semana oficializó el nombramiento de tres peritos antilavado, que se suman al cuerpo forense.

Poco tiempo atrás había nombrado a cuatro peritos anticorrupción.

La demora bíblica en concretar las pericias suele ser un obstáculo serio para el avance de las causas.

Esto sucede por sí mismo, sin contar con la picardía de algún juez que reclama los peritajes justamente con ese fin dilatorio.

Todo el mundo – a excepción de Cristina y su universo menguante – quiere ver resultados rápidos en las causas por corrupción.

La ansiedad del público y la prensa poco tiene que ver con los tiempos naturales del proceso judicial.

Pero la presión social, el mandato electoral no escrito de limpiar la basura, opera de modo constante sobre la Justicia y también sobre el Gobierno.

El ministro Germán Garavano, que lleva la relación institucional con la Corte Suprema y otros escalones del Poder Judicial a veces con suerte diversa, insiste en que para saber si los jueces avanzan en serio o solamente actúan un avance que no es tal, la clave es que en un período razonable envíen las causas a juicio oral, donde se definen condenas y absoluciones, sin retener el expediente como mecanismo de protección personal.

También circula como un hecho que el Papa, que recibirá en junio a una nutrida delegación de jueces y fiscales argentinos que atienden causas sobre crimen organizado, repetiría la invitación hacia finales de año para revisar cuánto de lo que se dijo que se iba a hacer se hizo.

La figura de Francisco ha sido en estos días, una vez más, el epicentro de una operación política vinculada al último reducto con poder institucional que le queda al kirchnerismo duro: la Procuración General que encabeza Alejandra Gils Carbó, a quien el gobierno de Macri no encontró todavía la forma de desplazar.

En el cuerpo de fiscales los seguidores fieles de la ex presidenta aún pueden hacer pie.

Es algo que ya no consiguen en otras instancias.

No tienen número suficiente para trabar el quórum en la Cámara de Diputados, vieron a medio bloque de senadores peronistas desconocer abiertamente la jefatura de Cristina, soportaron a los sindicatos recuperando músculo y haciendo juego propio, y tienen a todos los gobernadores del peronismo –con excepción de Alicia Kirchner– embarcados en un proyecto que termine de disolver el pasado poder kirchnerista.

Esta semana, con auspicio de la Procuración, jugaron su ficha en un breve encuentro con el Papa, el miércoles luego de la audiencia pública en la plaza de San Pedro.

Fue una movida impulsada por Roberto Carlés, el frustrado candidato de Cristina a la Corte tras la renuncia de Raúl Zaffaroni.

Carlés tiene llegada al Vaticano y propició desde hace meses este encuentro a propósito de la situación en las cárceles, tema que es preocupación notoria de Francisco.

Carlés estuvo en la audiencia con Francisco pero no concurrió quien fue su numen y socio original en el asunto, el propio Zaffaroni.

Según se comentó en el Palacio de Tribunales, Zaffaroni habría tenido algún conflicto en su nuevo destino, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a propósito de su alta exposición como asesor privilegiado y virtual coordinador de la estrategia de Cristina frente a la complicada situación judicial que atraviesa.

Esa visibilidad incluyó el acompañamiento a la ex presidenta en el acto político que encabezó a las puertas de Comodoro Py tras su presentación ante el juez Bonadio.

Razones de prudencia o de simple decoro habrían llevado a la CIDH, que tiene sede en Washington, a recomendarle a Zaffaroni un tiempo de discreción, como juez de ese tribunal internacional que funciona en el ámbito de la OEA.

Aún sin Zaffaroni, la hábil movida cristinista se llevó adelante.

Por descuido, por premeditación política o por simple imperio del inagotable afán viajero de los argentinos, junto a jueces y camaristas de filiación kirchnerista como el titular de la Cámara de Casación, Alejandro Slokar, hubo hombres y mujeres de la Justicia de procedencia opuesta, como el presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecases, y hasta el representante del Gobierno en ese organismo, Juan Bautista Mahiques, encargado de los temas penitenciarios en el Ministerio de Justicia.

Ellos ayudaron a maquillar de ecumenismo el momento.

El nudo de la jugada fue adherir la imagen del Papa a un programa de Gils Carbó llamado “Atajo”, que instala oficinas en villas y asentamientos para facilitar el acceso a la Justicia a la población más vulnerable.

Desde el Ministerio de Justicia, fuentes cercanas al ministro Garavano aseguran que ese programa fue creado en su momento por Gils Carbó para facilitar el despliegue territorial de La Cámpora.

Quien encabeza el programa es Julián Axat, fiscal y poeta, hijo de desaparecidos, quien el miércoles subió presuroso a su cuenta de Twitter la foto en la que le está entregando al Papa una remera con el logo y la inscripción “Atajo”.

La imagen es muy parecida a la foto de setiembre de 2014 en la que, bajo la sonrisa de Cristina, el diputado Andrés “Cuervo” Larroque le entregaba al Papa una remera de La Cámpora.

Aquella vez se dijo que a Francisco le había disgustado aquel exceso de escenificación política cristinista.

Pero en vista de la virtual repetición ocurrida el miércoles en San Pedro, se ve que ciertas ocasiones fotográficas lo pueden.

El gobierno advierte que “si lo vamos a hacer hagámoslo bien”

GARAVANO (1) PIDIÓ PRUDENCIA EN LOS CAUSAS QUE INVOLUCRAN A CRISTINA

LA NACION

07/05/16

En tanto, acerca de la causa por presunto lavado de dinero en la que se encuentra detenido el empresario Lázaro Báez, el magistrado sostuvo que “hay una demora que existió” pero agregó que “no se puede tomar un caso y hablar de ‘la justicia'”.

El presidente de la Corte Suprema afirmó también que “para que la corrupción sea perseguida con efectividad, tiene que haber una política de Estado”.

“Hay que ser cuidados cuando hablamos de ‘pongan preso a uno, pongan preso al otro’.

Una cosa es la condena social que es legítima y otra cosa es la condena política que también es legítima.

Los procesos judiciales no pueden guiarse solamente por eso”, explicó Lorenzetti, y remarcó: “Lo importante es que tiene que haber una voluntad muy clara del poder judicial de investigar estos casos”.

El magistrado también manifestó la necesidad de “plantear como política de Estado la idea de que esos procesos que se inician tienen que terminar” y consideró que “tiene que haber más cantidad de jueces” y que “hay que facilitar el procedimiento para que sea más rápido”.

En esta línea, consideró que actualmente la Argentina no cuenta con “un procedimiento acusatorio rápido” y que “acá hace falta una reforma procesal penal inmediata” que permita que los casos se resuelvan eficientemente.

Lorenzetti también dijo que la Corte Suprema pasó por muchos momentos difíciles y que eso había sido porque existía “la concepción de que ‘si ganamos las elecciones podemos hacer todo y no puede haber un poder judicial que nos controle'”.

Mirá también: Un sector del gobierno, tentado de usar el freno de mano

Por último, Lorenzetti aseguró que las investigaciones sobre funcionarios y ex funcionarios de Gobierno “no pueden traer ningún desequilibrio” institucional ya que “eso ocurre cuando los jueces hacen política”.

Carrió ataca a Gils Carbó para apretar a Cristina y Báez.

 CARRIÓ NO PARA: PIDE QUE INDAGUEN A GILS GARBÓ POR ENCUBRIR A BÁEZ Y A CFK

BIGBANG NEWS 

26 abr. 2016

Presentó un escrito ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi donde afirma que la jefa de los fiscales “fue partícipe de maniobras de encubrimiento agravado”.

También destaca que intentó garantizar la impunidad de Báez y de Cristina.

La diputada nacional Elisa Carrió, presentó hoy un escrito ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi para pedir que cite a prestar declaración indagatoria a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, por supuesto encubrimiento de la ex presidenta Cristina Kirchner y del empresario Lázaro Báez.

Para Carrió, Gils Carbó “detentando el poder de la más alta Magistratura de la Nación intentó garantizar impunidad a través de la Procuración General, por lo que “la jefa de los fiscales utilizó los fiscales por ella designados para garantizar la impunidad de Báez y sus verdaderos jefes, los funcionarios políticos más poderosos de ese entonces”, manifestó en el escrito.

“Resulta evidente que la Procuradora ha sido participe necesaria de maniobras de encubrimiento agravado respecto de al menos Lázaro Báez y de las más altas esferas del Poder Ejecutivo Nacional, a saber, la ex presidenta Cristina Kirchner”, afirmó Carrió, que busca desplazar a la funcionaria del cargo.

Cristina y Gils Garbó en la mira de la diputada.

 “Los hechos de estos días demuestran que a quien los funcionarios de la Procuración sacaron del requerimiento fiscal – Báez- es hoy el principal investigado en la causa”, remarcó.

“Báez está procesado por lavado de activos, con prisión preventiva dictada tras la enorme cantidad de pruebas en su contra, luego de reiteradas resoluciones de la Cámara del fuero señalando que se debía avanzar sobre los hechos que lo tenían como protagonista, cosa que el juez no hacía”, agregó la diputada.

Lorenzetti contraataca a Carrio y a la Embajada de los EE.UU.

 DENUNCIARON A CARRIÓ POR VIOLAR INFORMACIÓN “SECRETA” DE LORENZETTI

ARGNoticias

10/05/2016

La Justicia federal avanza en una causa que involucra a un grupo de funcionarios de la AFIP por “filtrar” información confidencial sobre contribuyentes, con objetivos políticos.

El fiscal Eduardo Taiano imputó por el delito de “violación de secreto” al actual titular del organismo recaudador, Alberto Abad, y al subdirector general de Operaciones Impositivas del Interior, Jaime Mecikovsky, entre otros, por la supuesta confección de “dossiers“de personalidades influyentes que eran luego utilizados en causas judiciales o ventilados en los medios de comunicación.

La imputación alcanza a la diputada y aliada de Cambiemos, Elisa Carrió, una de las principales denunciantes por hechos de corrupción durante el kirchnerismo.

La denuncia original había sido radicada en Tribunales el 28 de marzo pasado a raíz de un anónimo recibido en el correo electrónico institucional de uno de los diputados del bloque del Frente para la Victoria.

En sigilo, Taiano impulsó la acción penal y requirió que se abra una causa contra todos quienes fueron mencionados en la presentación, además de ordenar una batería de medidas tendientes a establecer si dentro de la AFIP funcionaba una suerte de “task force” encargada de recopilar información sensible que era luego utilizada por allegados al Gobierno.

El juez Claudio Bonadio adoptó las primeras actuaciones para corroborar la autenticidad del mensaje recibido por email que describía el marco de actuación dentro del organismo recaudador.

Ordenó a la Policía Federal que perite la computadora y el sistema informático del legislador RodolfoTahilade, quien formalizó la denuncia.

La imputación impacta en la actual cúpula de la actual AFIP: involucra al administrador general, Abad; al titular de la Dirección General Impositiva, Horacio Castagnola; a Mecikovsky en su rol de subdirector general de Operaciones Impositivas del Interior; y a funcionarios de ese organismo.

Entre ellos se menciona a Liliana Graciela Chimenti (abogada, exagente judicial en jurisdicción de la Agencia Nº 8 de la Dirección Regional Centro); al agente Miguel Ángel RificiDiego Sparsa (director regional de la Dirección Regional San Juan); y Clotilde Silvana Sinatra, asesora de la AFIP.

El expediente N° 3386/2016, caratulado “Mecikovsky, Jaime y otros s/violación de secretos”, retoma los términos de la denuncia y apunta que el agente anónimo identificado como “CB” “habría sido obligado a ingresar a distintos sistemas del organismo -tales como eFisco, Cuentas Tributarias, Red Fiscal, Mis Facilidades y Mis aportes- para extraer información de declaraciones juradas, movimientos bancarios y consumos de tarjeta de crédito, entre otras operaciones, sin que hubiere un expediente administrativo y/o fiscalizaciones en trámite que lo habiliten“.

El denunciante señaló a Mecikovsky como quien implementó la maniobra “para entregarle memos, dossiers y/o carpetas” a Carrió, con quien “mantendría asiduas comunicaciones“.

Allí mencionó que se suministró información sobre el presidente Mauricio Macri y su entorno (el constructor Nicolás Caputo, la familia Awada y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, entre otros); de jueces federales como BonadioAriel LijoRodolfo Canicoba CorralJulián Ercolini y los camaristas Eduardo Farah y Jorge Ballestero; y de exfuncionarios kirchneristas.

El denunciante destacó que uno de los primeros informes suministrados fue el del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, denunciado por Carrió por supuesto enriquecimiento ilícito, caso que se cerró en marzo último.

Además, el fiscal transcribió que esos mismos informes habrían sido utilizados en causas que involucran empresas de Báez y de Cristóbal López.

Mecikovsky, cuando declaró como testigo, negó tener un trato con Carrió y con Margarita Stolbizer, pero reconoció contactos con la abogada Silvina Martínez, una de las principales asesoras de la líder del GEN.

La Justicia avanza un poco más sobre Cristina

CRISTINA KIRCHNER FUE PROCESADA EN LA CAUSA DÓLAR FUTURO

Para el juez Bonadio, las operaciones implicaron administración infiel con perjuicio al Estado; se trabó un embargo a sus bienes por $ 15 millones; también están procesados Axel Kicillof y Alejandro Vanoli

LA NACION

13 de mayo de 2016

Un mes después de haberla indagado, el juez federal Claudio Bonadio procesó hoy a la ex presidenta Cristina Kirchner en la causa por la venta de dólar futuro.

Según Bonadio, las operaciones que llevó adelante el Banco Central no hubieran podido concretarse sin una decisión expresa de las máximas autoridades del Ministerio de Economía y del Poder Ejecutivo Nacional, por entonces a cargo de Cristina Kirchner.

De acuerdo al juez, las operaciones implicaron “administración infiel con perjuicio al Estado” porque se acordó vender dólares en el mercado de futuros a un precio bajo que, tras la devaluación, iba a obligar al Estado a pagar una gran diferencia a los compradores.

Junto con la ex presidenta fue procesado también el ex ministro de Economía Axel Kicillof. y el ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli.

Más notas para entender este tema

Axel Kicillof, Alejandro Vanoli y otros 12 funcionarios kirchneristas fueron también procesados en la causa dólar futuro

¿Por qué el juez no dictó la prisión preventiva para Cristina Kirchner?

Desde la defensa esgrimieron que el Banco Central es autónomo y no depende del presidente y que el perjuicio económico lo provocó la gestión de Mauricio Macri al devaluar. Además, cuestionaron a Bonadio.

Lo acusaron de parcial y lo recusaron, pero la Cámara Federal lo confirmó en la causa.

Cristina Kirchner fue indagada el 13 de abril.

Su presencia como imputada funcionó como su relanzamiento político, con un multitudinario acto en las puertas de Comodoro Py.

 

NOTAS:

  1. Germán Carlos Garavano (Buenos Aires, 23 de octubre de 1969) es un abogado y consultor en Reforma Judicial argentino, que se desempeña como Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la República Argentina desde el 10 de diciembre de 2015. Fue Fiscal General en el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires2 entre 2007 y 2014 y Consejero Suplente del Consejo de la Magistratura de la Nación.

 

A %d blogueros les gusta esto: