El Plan Cóndor, que contó con la colaboración de los servicios de inteligencia de EE.UU, se desarrolló en varios lugares de América Latina.

ALERTAN SOBRE UN NUEVO PLAN CÓNDOR EN AMÉRICA LATINA

La conexión externa, además, es nítida: la agencia Reuters ratificó que Goldman Sachs manejaría la economía de Brasil a través de la posible designación de Paulo Leme en el gabinete económico de Temer.

El ‘impeachment’ a la presidenta de Brasil es un golpe de Estado que busca “alinear a los países de América Latina y el Caribe con la estrategia de EE.UU.”, denuncia la agrupación Patria Grande.

El proceso para destituir a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, es un golpe de Estado que no respeta “la voluntad de 60 millones de brasileños y brasileñas que en 2014 eligieron a Dilma como presidenta”, denuncia el movimiento popular argentino Patria Grande.

Para la agrupación, “esta decisión de millones es reemplazada por la de un grupo de legisladores que representan al poder económico concentrado y que en su mayoría están sospechados de corrupción”, mientras que el objetivo de este golpe es “alinear a los países de América Latina y el Caribe con la estrategia de EE.UU.”.

“El imperio intenta retomar el control del continente tras una década de articulación entre gobiernos de izquierda y progresistas”, asegura la organización en su manifiesto.

El movimiento argentino recuerda que a lo largo de la historia, EE.UU. ya ha intentado “instalar gobiernos dóciles a su política” en América Latina a través del llamado Plan Cóndor, “a partir del cual se coordinó el secuestro, la tortura, el asesinato y la desaparición de miles de compatriotas con el objetivo de aniquilar la movilización popular y aterrorizar a la población para instalar las políticas neoliberales”.

Actualmente, la nueva estrategia de este plan “es la del llamado ‘golpe blando’, donde se intenta legitimar la destitución de gobiernos inconvenientes por medio de la articulación entre los medios privados de comunicación, sectores del Poder Judicial y el Parlamento”, prosigue el grupo, que expresa su “solidaridad con el pueblo de Brasil, que está siendo invisibilizado por los medios masivos y que en este momento se encuentra en las calles repudiando el golpe”.

El movimiento manifiesta también su “preocupación por el curso de los acontecimientos en desarrollo, de plena afinidad con los deseos del imperialismo”, entre los cuales menciona el triunfo electoral de Mauricio Macri en Argentina y “el golpe en Brasil”.

“Coordinar las luchas”

“El terreno está preparado para avanzar más decididamente contra los gobiernos y los pueblos de Venezuela, Bolivia y Ecuador y para iniciar un nuevo ciclo de ajuste neoliberal sobre todo el continente”, aseveran los activistas, que opinan que “en estas circunstancias, tenemos que redoblar y profundizar el debate político y los procesos de unidad entre las organizaciones populares de cada país y en todo el continente”.

“Es preciso coordinar las luchas y las movilizaciones en solidaridad con los procesos agredidos y en cada país, disponernos a asumir en unidad un nuevo ciclo de resistencia, con el objetivo de construir la alternativa política de los pueblos”, concluye Patria Grande.

El Plan Cóndor, que contó con la colaboración de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, se desarrolló en varios lugares de América Latina. Este proyecto supuso la instauración de un sistema de represión mediante dictaduras en diferentes países de la región durante la década de los 70 y principios de los años 80. Esos regímenes coordinaban sus operaciones de seguimiento, vigilancia, detención, torturas y asesinato de individuos que consideraban subversivos.

La Cámara de Diputados aprueba el ‘impeachment’ contra Rousseff

Dos tercios de la Cámara Baja del Parlamento brasileño han dado la luz verde a la destitución de la actual presidenta del país, Dilma Rousseff, según informó este lunes la agencia Reuters.

De acuerdo con los resultados oficiales, 342 diputados de la Cámara Baja del Parlamento votaron a favor del inicio del juicio político contra la mandataria, mientras que 135 no apoyaron la iniciativa, pero no han logrado neutralizar a la mayoría opositora.

Ahora la iniciativa pasa a manos del Senado, donde la mayoría simple de los votos decidirá el destino político de Rousseff.

En opinión del analista político Joaquim Ernesto Palhares, los opositores han aprovechado el momento para apartar del poder a Rousseff porque saben que será difícil ganar en las próximas elecciones.

Acusada por los acusados

El periódico ‘The New York Times’ analizó la situación política en Brasil y llegó a la conclusión de que la presidenta es acusada por legisladores que enfrentan sus propios escándalos. Y es que, según Transparência Brasil, el 53% de los integrantes de la Cámara de Diputados están siendo investigados.

A esta paradoja la subraya también el corresponsal en América Latina para ‘The Guardian’ Jonathan Watts, quien describe así el proceso de votación: “Los diputados fueron llamados uno por uno al micrófono por el instigador del proceso de destitución, [Eduardo] Cunha ―un conservador evangélista que a su vez es acusado de perjurio y corrupción― y uno por uno condenaron a la presidenta”.

El periodista señala, por ejemplo, que Paulo Maluf “está en la lista roja de Interpol por conspiración”; por su parte, Nilton Capixaba está acusado de lavado de dinero, y Silas Camara está siendo investigado por la falsificación de documentos y malversación de fondos públicos.

“Por el ‘sí’, votó una gran mayoría de más de 150 diputados que están implicados en delitos, pero protegidos por su condición de parlamentarios”, lamenta Watts.

 

Fuente. Actualidad RT

……..

EL “GOLPE A LA PARAGUAYA” LLEGA A BRASIL

Por Juan Manuel Karg

 La presidenta Dilma Rousseuff alertó en octubre de 2015 sobre un intento de “golpe a la paraguaya” que comenzaba a planificarse en su país. La advertencia se produjo apenas un año después de su triunfo electoral, donde 54 millones de brasileros optaron por el Partido de los Trabajadores, derrotando una vez más al PSDB. En aquel entonces la derecha comenzó a hablar de la “tercera vuelta” electoral, en las calles, pidiendo la renuncia de la presidenta durante los meses siguientes a la elección. Todo era pavimentado por el tridente mediático concentrado (Globo, Folha, Estadao) que centraba su atención en Lava Jato, investigación donde paradójicamente Dilma no aparece.

El “golpe a la paraguaya” ya está en desarrollo ante nosotros, apenas seis meses después de aquella advertencia. Lo incubó la dupla Temer-Cunha, del PMDB, en alianza explícita con el PSDB de Neves-Alckmin-Cardozo. Como se ve, agrupaciones y nombres que aparecen tanto en Lava Jato como en los más recientes Panamá Papers. Pequeños partidos evangélicos y diputados ultraderechistas como los hermanos Bolsonaro agregaron el condimento final a la cocción de un ‘impeachment’ verdaderamente inexplicable a la luz de la opinión pública internacional. La supuesta ‘nueva derecha’, saludada previamente por ríos de tinta que destacaban sus atributos democráticos, abrió paso a lo que verdaderamente es: una derecha rancia, que se vale de las instituciones para actuar contra esas mismas instituciones, provocando el absurdo de que 367 diputados influyan más que 54 millones de brasileros en los destinos de su país.

La conexión externa, además, es nítida: la agencia Reuters ratificó que Goldman Sachs manejaría la economía de Brasil a través de la posible designación de Paulo Leme en el gabinete económico de Temer. Esto explica por qué diversos analistas también consideran al golpe institucional en curso como un deliberado embate a los BRICS y los países emergentes, que en los últimos años han creado mecanismos alternativos al FMI y Banco Mundial, como el Banco de Desarrollo y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras contra los cuales Washington diseña el TPP (Acuerdo Transpacífico).

Temer tiene un reto evidente, mirando el espejo paraguayo: no ser Federico Franco. En aquel entonces la derecha paraguaya utilizó al enigmático personaje en cuestión para retomar el poder político y desbaratar a Lugo. Pero Franco fue velozmente descartado, ya que internacionalmente quedó ligado al andamiaje golpista por el cual Paraguay fue apartado velozmente del Mercosur. Temer, al servicio de la FIESP y Globo, cumple su mandado temporal: correr a Dilma, desbancar al PT. La relativa cautela en la derecha latinoamericana respecto al zarpazo institucional de Temer ilustra el desafío de este: no convertirse velozmente en un personaje descartable, en el Franco brasilero.

 

Publicado: 18 abr 2016 13:54 GMT | Última actualización: 18 abr 2016 14:24 GMT